Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Trump y Arabia Saudí advierten a Irán de un conflicto en Oriente Medio

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump y la primera dama, Melania Trump, en Maryland, EE. UU., el 27 de diciembre de 2018 [SAUL LOEB / AFP / Getty Images]

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, lanzó una nueva amenaza a Teherán el domingo, tuiteando que un conflicto sería el "fin oficial" de Irán, mientras Arabia Saudí advirtió que estaba listo para responder con "toda la fuerza" y dijo que era cosa de Irán evitar la guerra, informa Reuters.

La retórica ha ido en aumento tras los ataques de la semana pasada contra los activos petroleros de Arabia Saudí y el lanzamiento de un misil en la "Zona Verde" fuertemente fortificada de Bagdad el domingo, sede de edificios gubernamentales y embajadas extranjeras.

“Si Irán quiere luchar, ese será el fin oficial de Irán. ¡Nunca vuelvas a amenazar a los Estados Unidos!”, dijo Trump en un tuit sin dar más detalles.

Riad, que enfatizó que no quiere una guerra, ha acusado a Teherán de haber ordenado los ataques con drones del martes en dos estaciones de bombeo de petróleo en el reino, que asumió el grupo hutí alineado con Irán en Yemen. Dos días antes, cuatro barcos, entre ellos dos petroleros saudíes, fueron saboteados frente a las costas de los Emiratos Árabes Unidos.

En respuesta, los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) comenzaron el sábado a “mejorar sus patrullas de seguridad" en las aguas internacionales del área del Golfo Pérsico, dijo el domingo la Quinta Flota de la Armada de Estados Unidos con sede en Bahréin.

Irán ha negado estar involucrado en cualquiera de los incidentes, que se produjeron cuando Washington y la República Islámica discutieron por las sanciones y la presencia militar de Estados Unidos en la región, suscitando preocupación sobre un posible conflicto entre Estados Unidos e Irán.

"El reino de Arabia Saudí no quiere ni busca una guerra en la región", dijo el domingo el ministro de Estado para Asuntos Exteriores, Adel al-Jubeir, en una conferencia de prensa.

"Hará lo que pueda para evitar esta guerra y al mismo tiempo reitera que, en caso de que el otro bando elija la guerra, el reino responderá con toda la fuerza y ​​la determinación, y se defenderá a sí mismo y a sus intereses".

El rey Salman de Arabia Saudí invitó el domingo a los líderes árabes y del Golfo a convocar cumbres de emergencia en La Meca el 30 de mayo para discutir las implicaciones de los ataques.

"Las actuales circunstancias críticas conllevan una postura unificada de los países árabes y del Golfo frente a los desafíos y riesgos que nos afectan", dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores de Emiratos Árabes Unidos en un comunicado.

La Quinta Flota de la Marina de los Estados Unidos dijo en su declaración que el aumento de las patrullas marítimas de los países del CCG estaban "incrementando específicamente la comunicación y la coordinación entre sí en apoyo de la cooperación naval regional y las operaciones de seguridad marítima en el Golfo Pérsico", con fuerzas navales y guardacostas trabajando junto con la marina estadounidense.

Siendo un aliado musulmán sunita de Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos no ha culpado a nadie por la operación de sabotaje de los petroleros, en espera de una investigación. Nadie ha asumido la responsabilidad, pero dos fuentes del gobierno de Estados Unidos dijeron la semana pasada que los funcionarios estadounidenses creían que Irán había alentado al grupo hutí o a las milicias chiítas radicadas en Iraq a llevarlo a cabo.

El ataque de drones a las estaciones de bombeo de petróleo, que Riad dijo que no afectó la producción o las exportaciones, fue reclamado por los hutíes, quienes han estado luchando contra una coalición militar liderada por los saudíes en una guerra en Yemen desde 2015.

La agencia de noticias SABA controlada por los hutíes dijo el domingo, citando a una fuente militar del grupo, que atacar las instalaciones de Aramco la semana pasada fue el comienzo de las próximas operaciones militares contra 300 objetivos militares vitales.

Los objetivos incluyen sedes militares e instalaciones vitales en los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí, así como sus bases en Yemen, dijo la fuente a SABA.

El jefe del Comité Revolucionario Supremo de los hutíes, Mohammed Ali al-Houthi, ridiculizó el llamado de Riad a convocar cumbres árabes, y dijo en un mensaje de Twitter que "solo saben cómo apoyar la guerra y la destrucción".

Un informe de las aseguradoras noruegas visto por Reuters dijo que era probable que los Guardias Revolucionarios de Irán hubieran facilitado el ataque a los barcos cerca del emirato de Fujairah de los Emiratos Árabes Unidos, un importante centro de abastecimiento de combustible ubicado justo a las afueras del Estrecho de Ormuz.

En Bagdad, el ejército de Iraq dijo que un misil Katyusha cayó en medio de la Zona Verde sin causar ninguna víctima.

"Somos conscientes de una explosión en la Zona Internacional (Zona Verde) fuera del recinto de la embajada de Estados Unidos en Bagdad el 19 de mayo. No hubo víctimas estadounidenses ni de la coalición, y las Fuerzas de Seguridad de Iraq están investigando el incidente", dijo el Capitán Bill Urban, portavoz del Comando Central de los Estados Unidos, en un comunicado.

La Zona Verde fue a menudo atacada por morteros durante la ocupación estadounidense de Iraq que finalizó en 2011 y, ocasionalmente, se han lanzado misiles desde entonces.

Leer: Iraq oil minister calls Exxon Mobil’s evacuation of foreign staff ‘unacceptable’

El ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, descartó la posibilidad de que la guerra estalle y dijo que Teherán no quería el conflicto y que ningún país tenía "ilusión por enfrentarse a Irán". El jefe de la Guardia Revolucionaria de Irán se hizo eco de esta postura el domingo.

"No estamos buscando una guerra, pero tampoco la tememos", dijo el general de división Hossein Salami, según la agencia de noticias semioficial Tasnim.

Washington ha endurecido las sanciones económicas contra Irán, tratando de reducir a cero las exportaciones de petróleo de Teherán, y ha reforzado la presencia militar estadounidense en el Golfo en respuesta a lo que dijo que eran amenazas iraníes a las tropas e intereses de Estados Unidos.

El príncipe heredero Mohammed bin Salman discutió los acontecimientos regionales, incluidos los esfuerzos para fortalecer la seguridad y la estabilidad, en una llamada telefónica con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, tuiteó el Ministerio de Medios Saudí el domingo.

"Queremos paz y estabilidad en la región, pero no nos cruzaremos de brazos ante el continuo ataque iraní", dijo Jubeir. "El balón está en el campo de Irán y le corresponde a Irán determinar cuál será su destino".

Dijo que la tripulación de un petrolero iraní, que había sido remolcado a Arabia Saudí a principios de este mes tras pedir ayuda debido a problemas con el motor, todavía estaba en el reino recibiendo la "atención necesaria". La tripulación consta de 24 iraníes y dos bangladesíes.

Arabia Saudí y el Irán chiíta son grandes adversarios en Oriente Medio, respaldando a bandos opuestos en varias guerras regionales.

Como señal de la tensión incrementada, Exxon Mobil evacuó el personal extranjero de un yacimiento petrolero en el vecino Iraq.

El sábado, Bahréin advirtió a sus ciudadanos de no viajar a Iraq e Irán y pidió a aquellos que ya están allí que regresen.

La Administración Federal de Aviación de los EE. UU. ha emitido un aviso a los aviones comerciales estadounidenses que vuelan sobre las aguas del Golfo y el Golfo de Omán para que actúen con cautela.

Categorías
Arabia SauditaAsia y AméricaBahrainEEUUEmiratos Árabes UnidosEuropa y RusiaIrakIránNoruegaNoticiasOriente MedioRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines