Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Después de 71 años, Abu Ibrahim sigue teniendo la esperanza de volver a casa

Imagen de los palestinos que fueron expulsados y que viajaban en busca de refugio durante el éxodo de 1948, también conocido como la Nakba.

Desde 1948, Abu Ibrahim ha estado esperando para regresar a la humilde casa que él y su padre construyeron en su aldea, ocupada por las nacientes fuerzas de ocupación israelíes y convertida en un asentamiento agrícola de Moshav. Aunque ha perdido a la mayoría de sus parientes y amigos que huyeron del pueblo con él, todavía tiene la esperanza de regresar algún día.

“Si no vuelvo con vida para vivir en mi casa”, dijo a MEMO la víspera del 71 aniversario de su Nakba personal, “espero volver muerto y ser enterrado en el cementerio de la aldea”.

Mohammad Ibrahim Al-Najjar, conocido por su kunya Abu Ibrahim, tiene ahora 88 años. Aún recuerda su aldea, Yasur, y cómo él y sus familiares y amigos fueron limpiados étnicamente bajo el fuego armado de las bandas terroristas judías.

Según Abu Ibrahim, todos los palestinos en ese momento vivían una vida “simple” y “estable” en sus aldeas y ciudades de la Palestina histórica. “Como la mayoría de los otros pueblos”, explicó, “en Yasur vivíamos de la agricultura y de nuestros animales, los que vivían en las ciudades solían trabajar en fábricas y transporte”.

Leer: The moral travesty of Israel demanding Arab and Iranian money for its own ‘Nakba’

Yasur era un pueblo palestino a 40 kilómetros al noreste de la Franja de Gaza. Los sionistas expulsaron a sus residentes, más de 1.000 de ellos, a punta de pistola en junio de 1948 y construyeron el moshav llamado Talmei Yechi. Sus residentes huyeron a otras aldeas y pasaron por Al-Majdal, ahora Ashkelon, antes de llegar a Gaza, donde se quedaron. Hoy, se estima que ellos y sus descendientes que viven como refugiados en Gaza y la diáspora en general suman un total de más de 7.000 personas.

Cuando Abu Ibrahim tenía la edad suficiente para comprender la ocupación británica de Palestina, le preguntó a su padre acerca de la presencia militar en tres lados de su aldea. “En el oeste había un aeropuerto, en el sur había un campamento del ejército y en el norte, había un cuartel “, recordó.

Durante la era del Mandato británico, dijo el anciano, los aldeanos de Yasur no experimentaron mucho sufrimiento, pero se les impidió poseer cualquier tipo de armas, incluso aunque se tratase de una sola bala. “Si alguien hubiera recibido una bala, podría haber sido enviado a prisión durante años”. Sin embargo, a los judíos de Palestina se les permitió comprar, transportar y almacenar armas.

Nakba Day 1948 - Cartoon [Latuff/MiddleEastMonitor]

Día de la Nakba 1948 – Viñeta [Carlos Latuff / MiddleEastMonitor]

“Los residentes de nuestro pueblo eran pacíficos, muchos de ellos, incluido mi padre, trabajaron en los campos británicos junto con los ocupantes y los inmigrantes judíos, y al final del día, los aldeanos iban a trabajar en sus granjas y los judíos iban a los campos de entrenamiento militar dirigidos por las autoridades británicas de ocupación.”

Abu Ibrahim era demasiado joven para recordar mucho sobre los disturbios en Palestina durante la década de 1930, pero en la década de 1940, dijo que ya tenía la edad suficiente para observar y recordar. “Las bandas judías comenzaron a realizar ataques esporádicos aquí y allá en toda Palestina. En 1948, los británicos entregaron Palestina a los judíos y dejaron la mayor parte de sus armas para que llevaran a cabo las masacres de los palestinos”.

Leer: The ongoing Nakba and its forthcoming defeat

Escuchó sobre las masacres en las ciudades, pueblos y aldeas de Palestina. “Sin embargo, continuamos nuestra vida normal. Sí, teníamos miedo, pero era muy necesario cuidar nuestras granjas y animales. Más tarde, el 9 de junio de 1948, nos despertamos con el ruido de las balas judías disparando contra nuestros hogares. No podíamos hacer nada más que huir”.

Tenía solo 16 años y tenía que cuidar a su madre, hermano, hermana y padre, que para entonces era ciego. “Nos convencimos a nosotros mismos de que era normal, pero habíamos hecho nuestro equipaje desde el momento en el que nos enteramos de las masacres en el resto de pueblos”. Él y los otros aldeanos de Yasur se dirigieron primero a Beit Jibrin, 21 kilómetros al noroeste de Hebrón, antes de ir a Gaza a través de Al-Majdal.

“Solo tres de los aldeanos murieron y cuatro resultaron heridos, fuimos a Al-Majdal y nos quedamos un par de días, esperando poder regresar a nuestra casa, pero los ataques continuaron y miles de personas caminaron hacia el sur a lo largo de la costa mediterránea hasta llegar a Gaza”.

Algunos de los refugiados palestinos en Gaza buscaron la oportunidad de reasentarse en otro lugar. La familia de Abu Ibrahim, junto con otras 5.000 personas, continuaron su paseo por la costa hasta El-Arish en Egipto, allí vivieron en un campo de refugiados en un antiguo cuartel del ejército británico. En 1951, regresaron a Gaza y se quedaron en el campo de refugiados de Al-Maghazi. Todavía esperan poder volver a su aldea, pero ese momento aún no ha llegado.

Leer: Deteriorating situation in Gaza caused by Israel’s occupation

“La ONU creó el ‘Organismo de Obras Públicas y Socorro para los Refugiados de Palestina’ – UNRWA – para atender nuestras necesidades más urgentes”, señaló Abu Ibrahim. “Al principio, nos dieron tiendas de campaña, luego construyeron cuartos de arcilla y luego casas improvisadas muy pequeñas que luego fueron convertidas en fuertes edificios de concreto por los refugiados”.

UNRWA's lifeline is decreasing due to the cuts made by the Trump administration [AlArabi21News/Twitter]

La línea de vida de UNRWA está disminuyendo debido a los recortes realizados por la administración de Trump – Viñeta [AlArabi21News / Twitter]

A los 88 años, Abu Ibrahim ha vivido bajo la ocupación británica, el dominio egipcio y la ocupación israelí. A pesar de que han pasado 71 años desde que huyó de su aldea la que se ha convertido en una comunidad agrícola israelí, aún así todavía siente nostalgia por Yasur, su escuela primaria y su mezquita.

Le dijo a MEMO que les enseña a sus hijos y nietos sobre su pueblo y su ubicación exacta para que no se pierdan cuando el día que ejerzan su legítimo derecho de retorno. “Tengo casi 90 años de edad ahora”, señaló. “Todavía tengo muchas esperanzas de volver a casa, pero en caso de que no lo haga, les enseño a mis hijos y nietos sobre el pueblo, su gente, sus granjas y su ubicación exacta para poder ir directamente a ella cuando llegue el momento y no esté con ellos.

 

Yasur es solo uno de los más de 550 pueblos y aldeas palestinos de donde los residentes fueron expulsados ​​y reemplazados por judíos inmigrantes. La mayoría de los lugares han sido borrados del mapa por los israelíes. El mismo Abu Ibrahim estaba entre los más de 750.000 refugiados palestinos que ahora son 12 millones de hombres, mujeres y niños que aún viven en campos de refugiados o dispersos por todo el mundo.

Leer: Lebanon won’t survive with Palestine, Syria refugees, says Aoun

La comunidad internacional y las Naciones Unidas no han podido o no han querido asegurarse de que se haya hecho justicia a Palestina y los palestinos. Sin embargo, los propios palestinos no han perdido la esperanza de regresar a sus hogares, sin importar cuáles sean sus condiciones actuales.

“Si fallezco antes de que regresemos, mis hijos y mis nietos continuarán luchando por su derecho al retorno. Los viejos mueren y los jóvenes viven y recuerdan “, concluyó Abu Ibrahim.

El mundo no debe olvidar ese simple hecho, el pueblo de Palestina no se va a ir simplemente porque Israel y sus aliados quieren que lo hagan. En virtud del derecho internacional, tienen el derecho legítimo de regresar a la tierra de la que se les limpió étnicamente, y Abu Ibrahim no es el único que cree que, algún día, ejercerán ese derecho.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOrganizaciones InternacionalesOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba