Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El software espía de una empresa israelí, vinculado al caso de Khashoggi, se ha utilizado para hackear WhatsApp

Una vigilia a la luz de las velas para recordar al periodista Jamal Khashoggi frente al consulado de Arabia Saudí en Estambul, Turquía, el 25 de octubre de 2018 [Chris McGrath/Getty Images]

El software creado por una empresa israelí de software espía, que se ha visto relacionado con el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi, se ha utilizado para hackear la aplicación de mensajería WhatsApp.

WhatsApp descubrió a principios de este mes que los posibles atacantes habían podido instalar un software maligno de vigilancia en teléfonos iPhone y Android llamando a los objetivos usando la función de llamada de la aplicación, informó el Financial Times (FT) ayer. El FT agregó que el software “podría transmitirse incluso si los usuarios no contestaban sus teléfonos, y las llamadas a menudo desaparecían de los registros de llamadas”.

El software en cuestión fue desarrollado por NSO Group de Israel, famoso por fabricar el famoso software espía “Pegasus”. Se cree que el software de NSO aprovechó un vacío legal en WhatsApp, que este último todavía estaba trabajando para solucionar hasta el fin de semana. WhatsApp está instando a sus 1.500 millones de usuarios globales a que actualicen su aplicación para reducir el riesgo de nuevos ataques.

La compañía dijo en un comunicado: “WhatsApp anima a que la gente actualice a la última versión de nuestra aplicación, así como a mantener su sistema operativo móvil actualizado, para protegerse contra posibles ataques dirigidos diseñados para comprometer la información almacenada en dispositivos móviles”.

Aún no está claro cuántos teléfonos móviles se han visto afectados por el ataque.

Leer: Israel company admits spying on Emir of Qatar

El ataque se descubrió después de que un abogado radicado en Londres, que habló ante los medios de comunicación bajo condición de anonimato, dio la voz de alarma, creyendo que su teléfono había sido atacado. Según el New York Times, el abogado dijo que había “sospechado que su teléfono había sido hackeado cuando comenzó a no recibir videollamadas de WhatsApp de números de teléfono suecos en horas extrañas”.

Luego contactó con el grupo de investigación canadiense Citizen Lab, que ha estado a la vanguardia de las investigaciones sobre el uso del software de NSO Group con fines maliciosos. El grupo comenzó a investigar el incidente.

MEMO pudo ponerse en contacto con el abogado en el meollo del asunto, que describió las revelaciones como “molestas” pero enfatizó que “no es una sorpresa, dado que ahora la tecnología de NSO se usa con frecuencia contra defensores de derechos humanos, abogados y periodistas”. “Esto demuestra la importancia de responsabilizar a la compañía”, agregó.

Leer: Israel spyware used to target colleagues of murdered Mexico journalist  

El abogado en cuestión actualmente está involucrado en una demanda que acusa a NSO Group de proporcionar herramientas para hackear a Omar Abdulaziz, un disidente saudí con sede en Canadá cercano a Khashoggi cuyo teléfono fue intervenido utilizando el software Pegasus. La petición afirma: “En los meses previos al asesinato [de Khashoggi] [el 2 de octubre de 2018], el tribunal real [saudí] tuvo acceso a las comunicaciones del Sr. Khashoggi sobre proyectos de oposición con el Sr. Abdulaziz debido al programa espía en el teléfono del Sr. Abdulaziz”.

Aunque en enero el NSO Group afirmó que su software no estaba acostumbrado a espiar a Khashoggi directamente, la venta de sus productos a Arabia Saudí ha sido criticada con dureza. En una entrevista con el periodista israelí Yedioth Ahronoth, el denunciante estadounidense Edward Snowden argumentó que si el grupo se hubiera negado a vender su tecnología a Arabia Saudí, Khashoggi todavía estaría vivo.

Snowden enfatizó que si bien no “finge que NSO está involucrado en hackear el teléfono de Khashoggi […] las pruebas muestran que los productos de la compañía estaban involucrados en hackear los teléfonos de los amigos [de Khashoggi] Omar Abdulaziz, Yahya Assiri y Ghanem Al- Masarir”.

Ésta no fue la primera vez que Snowden acusó a NSO Group de contribuir al asesinato de Khashoggi. En noviembre, Snowden acusó a NSO de “vender una herramienta de robo digital”, y agregó que sus productos “no solo se usan para atrapar delincuentes y detener ataques terroristas, no solo para salvar vidas, sino para ganar dinero”. “Tal nivel de imprudencia […] en realidad comienza a costar vidas”, agregó.

Leer: Saudis gained access to Amazon CEO Bezos’ phone

Las organizaciones de derechos humanos se han sumado a las críticas de Snowden a NSO Group. Ayer, Amnistía Internacional anunció que estaba apoyando acciones legales contra el Ministerio de Defensa de Israel, exigiendo que revoque la licencia de exportación de NSO.

En una petición presentada hoy en el Tribunal de Distrito de Tel Aviv, la organización de derechos humanos argumentó: “El Ministerio de Defensa israelí ha ignorado la creciente evidencia que vincula al NSO Group con los ataques a defensores de derechos humanos […] Mientras productos como Pegasus se comercialicen sin el control y la supervisión adecuados, los derechos y la seguridad del personal de Amnistía Internacional y el de otros activistas, periodistas y disidentes de todo el mundo están en riesgo”.

Amnistía primero hizo un llamamiento al Ministerio de Defensa de Israel para que revocara la licencia de NSO en noviembre, después de que uno de sus empleados fuese atacado por el software del grupo casi al mismo tiempo que Abdulaziz. El Ministerio de Defensa hizo caso omiso de estas apelaciones, lo que llevó a Amnistía a iniciar la acción legal de esta semana junto con la Clínica Bernstein del Instituto de Derechos Humanos y Justicia Global de la Escuela de Leyes de la Universidad de Nueva York.

Leer: Israel’s Justice Minister advances punitive steps against Amnesty

Categorías
Arabia SauditaIsraelNoticiasOriente Medio