Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Netanyahu castiga y busca venganza, pero aún no ha ganado

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, durante la conferencia de AIPAC en Washington, EE. UU. El 6 de marzo de 2018 [Chip Somodevilla / Getty Images]

Una guerra arrastra a otra, ya que Israel ha librado tres guerras en la Franja de Gaza en la última década. Una ronda de escalada trae rondas adicionales, cada una con el potencial de convertirse en otra guerra. La última ronda de escalada fue simplemente una repetición de las rondas anteriores, a pesar de ser más que una escalada, pero menos que una guerra. Al igual que todas las guerras pasadas y las sucesivas escaladas, ésta terminó con entendimientos y una tregua, que en última instancia es un alto el fuego temporal. Como de costumbre, no hubo un reconocimiento oficial israelí de este acuerdo después de la guerra o la escalada. En cambio, las noticias provienen de fuentes palestinas en forma de declaraciones y de medios de comunicación, que luego citan los medios de comunicación israelíes que informan sobre el resultado de la escalada o la guerra, ya sea en un alto el fuego o en un retorno al acuerdo de tregua anterior. Hasta ahora, ningún funcionario israelí ha emitido noticias o declaraciones sobre el cese del fuego o el logro de una tregua. En realidad, se llegó a un acuerdo al respecto, bajo los auspicios de Egipto, Qatar e internacional, cuyos detalles fueron informados por fuentes palestinas.

Desde el comienzo de la última ronda, según fuentes militares y de seguridad, citado por los medios de comunicación israelíes, el gobierno israelí determinó que la ronda duraría dos o tres días. Estas fueron supuestamente sus predicciones, pero se demostró que lo habían determinado de antemano y lo habían planeado, ya que la pequeña guerra duró el período que habían determinado. Netanyahu lo marcó con repetidas declaraciones acerca de instruir a sus fuerzas para intensificar los ataques en la Franja de Gaza mientras desplegaba más fuerzas terrestres y aéreas, así como a las Fuerzas Especiales, que se estacionarían a lo largo de la cerca entre la Franja de Gaza y los alrededores del asentamiento.

Leer: Netanyahu orders army to launch ‘more strikes’ on Gaza

En su calidad de Primer Ministro y Ministro de Defensa, Netanyahu quería enviar el mensaje a sus círculos políticos, partidistas y de seguridad de que él es quien tiene la última palabra en esta guerra. Incluso convocó al Gabinete para una reunión, a pesar de que esto no fuera común durante otras rondas anteriores de escalada. Este mensaje les aclara que con las últimas elecciones de la Knesset, el número de escaños en el Likud ha aumentado en cinco en comparación con las elecciones anteriores, junto con el liderazgo de Netanyahu. Esto fue por muchas razones, incluido el hecho de que la opinión pública israelí dio a Netanyahu y al Likud la luz verde para implementar las políticas que habían anunciado. Estas políticas incluyen la política que anunció durante su campaña electoral con respecto a una tregua con Hamas lo que constituye una respuesta efectiva a todos los críticos de esta política en el contexto de las polarizaciones políticas y partidistas en Israel.

Israeli Likud Party campaign material and posters of Prime Minister Benjamin Netanyahu strown on the floor following election night on April 10, 2019 in Tel Aviv, Israel [Jack GUEZ/AFP/Getty]

Material de la campaña del Partido Likud israelí y carteles del Primer Ministro Benjamin Netanyahu en el suelo después de la noche de las elecciones el 10 de abril de 2019 en Tel Aviv, Israel [Jack GUEZ / AFP / Getty]

Si esto no es suficiente para convencer a sus críticos de la tregua, reitera, antes y después de la tregua, que busca establecer la política de Israel al tratar con la Franja de Gaza. La alternativa a esta tregua es una guerra que Israel no puede ganar ni tampoco puede controlar su resultado. Tal tregua serviría a los intereses de Israel relacionados con el fortalecimiento de la división palestina por un lado y la seguridad de los asentamientos de la franja de Gaza por el otro. También conducirá a alcanzar una tregua a largo plazo que abriría las puertas a un acuerdo sobre los prisioneros de Israel capturados por Hamas.

READ: Netanyahu does not want PA to collapse

Con todas estas variables, la ecuación sigue siendo como era en el pasado sin ningún cambio real en el equilibrio de poder que llevó a las guerras y rondas de escalada que se atraen mutuamente. La conclusión en este contexto es que Netanyahu puede buscar venganza y castigar, ¡pero él no puede ganar!

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Ayyam el 8 de mayo de 2019.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónOrganizaciones InternacionalesOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba