Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Quién está librando sus guerras de poder en Libia?

Los libios, algunos con chalecos amarillos, sostienen pancartas durante una protesta contra Khalifa Haftar, quien comanda las fuerzas leales al gobierno del este de Libia y lanza una campaña para capturar la capital, Trípoli, el 26 de abril de 2019 en la Plaza de los Mártires de la capital libia, Tripoli. [Hazem Turkia - Agencia Anadolu]

¿Hay algún país que esté entrometiéndose en los asuntos internos de Libia, haciendo que sus conflictos internos se conviertan más en una guerra de poderes que en un conflicto nacional interno? ¿Ayudan esos países a avivar las llamas que se han mantenido encendidas en el país durante los últimos ocho años? ¿Por qué las Naciones Unidas no pueden detenerlos reforzando sus numerosas resoluciones que hacen que sea ilegal intervenir en los asuntos internos de Libia?

De hecho, los países regionales y las potencias internacionales han estado interviniendo en el conflicto de Libia desde que estalló por primera vez en febrero de 2011. En los últimos ocho años, Libia se ha convertido en un campo de batalla entre intereses e ideologías opuestas.

Qatar, desde el principio, se convirtió en el mayor campeón de la llamada “Revolución del 17 de febrero” en la versión de Libia de la Primavera Árabe. Entonces, como ahora, Qatar dice que solo está ayudando al pueblo libio a decidir su propio futuro. Doha apoya a Abdel Hakim Belhaj de Libia y a las milicias regionales en Misrata.

Leer: Libya: 443 killed, 2,100 injured since Haftar attack on Tripoli 

Turquía, miembro de la OTAN y socio económico importante desde hace mucho tiempo, participó en la intervención militar de 2011 en Libia que derrocó a su líder de toda la vida, Muammar Gaddafi. Ankara, como Doha, ayuda a dos facciones en Libia; particularmente las facciones de Misratan con raíces históricas turcas que se remontan al imperio otomano.

Junto a esta alianza entre Doha y Ankara, Sudán, el vecino del sudoeste de Libia, hasta hace poco funcionó como trampolín al transferir armas a las facciones libias seleccionadas de Doha

Opuestos a esta alianza se encuentran Egipto, los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí. Se están uniendo para erradicar cualquier idea persistente dejada por la Primavera Árabe. El líder golpista y presidente de El Cairo, Abdel Fattah Al-Sisi, y Riad, desde que Mohamed Bin Salman se convirtió en gobernante de facto en 2017, también se han unido para Yemen y Libia. El Cairo siente una amenaza inmediata mientras su vecina, Libia, se encuentre en un caos sin gobierno central.

General Khalifa Haftar taking over Libya - Cartoon [Sabaaneh/MiddleEastMonitor]

El general Khalifa Haftar controlando Libia – Viñeta [Sabaaneh/MiddleEastMonitor]

Al-Sisi tiene razón en preocuparse por la amenaza a la seguridad que la Libia sin ley representa para Egipto. Tampoco le gusta la idea de demasiada democracia y muy poco control cuando la seguridad está en riesgo. Él ve a Haftar como la mejor opción para Libia.

Riad y Abu Dhabi también quieren mantener bajo control la creciente influencia regional de Ankara.

Este trío está brindando todo tipo de apoyo a Haftar. Incluso se acusa a Emiratos Árabes Unidos de participar en la violencia actual mediante el uso de sus drones.

Cruza el Mediterráneo y encontrarás a Italia y Francia en desacuerdo sobre quién tiene derecho a intervenir en Libia sin ser cuestionado. Roma, la antigua potencia colonial de Libia, cree que otros países europeos deberían mostrar su mismo parecer. París, por otro lado, cree que la actual coalición gobernante de Roma no dudaría en avergonzar a Francia de cualquier manera posible. Aun cuando Fayez Al-Sarraj, el jefe del gobierno en Trípoli respaldado por la ONU, visitó ayer ambas capitales, insistieron nuevamente en el diálogo entre las facciones libias. Sin embargo, Francia apoya a Haftar mientras que Roma presta su apoyo a Al-Sarraj.

Leer: La ONU inicia una investigación sobre el papel militar de Emiratos Árabes Unidos en el conflicto de Libia

En el fondo, ni París ni Roma creen que la fuerza del otro sea una amenaza para sus intereses de petróleo y gas en Libia. De hecho, muchas de sus disputas tienen mucho que ver con las políticas europeas más amplias donde a la coalición italiana, actualmente en el poder, no le gusta el poderoso impulso de Emmanuel Macron detrás de una mayor integración europea, incluso en cuestiones de defensa.

A protestor carries a banner reading "France hands off Libya" during a protest against Libyan military commander Khalifa Haftar's offensive to seize Tripoli, on 12 April 2019. [Hazem Turkia - Anadolu Agency]

Un manifestante porta una pancarta que dice “Francia, saca las manos a Libia”, durante una protesta contra la ofensiva del comandante militar libio Khalifa Haftar para capturar Trípoli, el 12 de abril de 2019. [Hazem Turkia – Agencia Anadolu]

Al final del día, los libios están luchando las guerras de otros con su propio dinero y su gente. Libia continuará entrando en guerras esporádicas mientras las milicias estén dispuestas a alinearse con las potencias extranjeras regionales e internacionales.

El mismo análisis se aplica a Rusia, los Estados Unidos y el Reino Unido. A todas estas potencias mundiales les encantaría tener un punto de apoyo en la ubicación estratégica de Libia, pero no están dispuestas a hacerlo dentro de las normas de las relaciones internacionales mediante las cuales los estados soberanos celebran acuerdos de cooperación mutuamente respetados. Prefieren marionetas, no socios.

Las resoluciones 1970, 1973 y 2420, aprobadas por el Consejo de Seguridad de la ONU en los últimos ocho años, piden embargos de armas y que nadie intervenga en los asuntos de Libia. Pero la ONU es incapaz de reforzarlos. El organismo internacional sabe muy bien quién está violando estas resoluciones y ayudando a destruir Libia y desestabilizar toda la región, pero no puede hacer mucho. Hasta ahora, la ONU ni siquiera ha sugerido ningún tipo de sanciones para estos países. Como siempre, los países con poder de veto en el Consejo de Seguridad (Estados Unidos, Rusia, Francia y el Reino Unido) no están de acuerdo en cómo manejar la situación en Libia. Este mismo grupo, sin embargo, estuvo de acuerdo en 2011 y los militares intervinieron en el país dejándolo caer en picado.

 

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaEEUUEmiratos Árabes UnidosEuropa y RusiaFranciaItaliaLibiaOriente MedioReportajes y AnálisisRusiaSudán

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]