Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las dos narrativas de Palestina: la gente está unida, las facciones no lo están

Un niño palestino sostiene una bandera palestina [Ali Jadallah / Agencia Anadolu

La Conferencia Internacional sobre Palestina celebrada en Estambul entre el 27 y el 29 de abril reunió a cientos de académicos, periodistas, activistas y estudiantes de Turquía y de todo el mundo.

La Conferencia fue una oportunidad única para articular un discurso de solidaridad internacional que sea inclusivo y con visión de futuro.

Hubo un consenso general de que el movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) debe ser apoyado, que el llamado “Trato del siglo” de Donald Trump debe ser derrotado y que la normalización debe ser rechazada.

Sin embargo, cuando se trató de articular los objetivos de la lucha palestina, la narrativa se volvió indecisa y poco clara. Aunque ninguno de los conferenciantes defendió una solución de dos estados, nuestro llamado a un estado democrático desde Estambul, o cualquier otro lugar fuera de Palestina, pareció en parte irrelevante. Para que la solución de un solo estado se convierta en el objetivo primordial del movimiento pro palestino en todo el mundo, el llamado debe provenir de un liderazgo palestino que refleje las aspiraciones genuinas del pueblo palestino.

Un conferenciante tras otro llamó a la unidad palestina, implorando a los palestinos por orientación y por articular un discurso nacional. Muchos en la audiencia también estuvieron de acuerdo con esa evaluación. Un miembro de la audiencia incluso soltó la pregunta cliché: “¿Dónde está el Mandela palestino?” Por suerte, el nieto de Nelson Mandela, “Mandla” Mandela de Zwelivelile, fue el mismo quién estaba hablando. Respondió con fuerza que Mandela era solo la cara del movimiento, que abarcaba a millones de hombres y mujeres comunes y corrientes, cuyas luchas y sacrificios finalmente derrotaron al apartheid.

Mandela grandson: South Africa ‘model’ for Palestinians

Después de mi discurso en la Conferencia, me reuní con varios prisioneros palestinos liberados como parte de mi investigación para mi próximo libro sobre el tema.

Algunos de los prisioneros liberados se identificaron como de Hamas, otros como de Fatah. Su narrativa parecía en su mayor parte libre del lenguaje fraccionario deshonrado con el que somos bombardeados en los medios de comunicación, pero también liberada de las narraciones secas y distantes de la política y la academia.

“Cuando Israel puso a Gaza bajo sitio y nos negó visitas familiares, nuestros hermanos de Fatah siempre acudieron en nuestra ayuda”, me dijo un prisionero liberado de Hamas. “Y cada vez que las autoridades penitenciarias israelíes maltrataban a cualquiera de nuestros hermanos de cualquier facción, incluida Fatah, todos resistíamos juntos”.

Un prisionero liberado de Fatah me dijo que cuando Hamas y Fatah lucharon en Gaza en el verano de 2007, los prisioneros sufrieron más. “Sufrimos porque sentimos que las personas que deberían estar luchando por nuestra libertad estaban luchando entre sí, nos sentimos traicionados por todos ”.

Israeli forces murder Palestinian after refusing political detention

Para llevar a cabo la desunión, las autoridades israelíes reubicaron a los prisioneros de Hamas y Fatah en salas y prisiones separadas. Querían cortar cualquier comunicación entre el liderazgo de los prisioneros y bloquear cualquier intento de encontrar un terreno común para la unidad nacional.

La decisión israelí no fue aleatoria, un año antes, en mayo de 2006, los líderes de los prisioneros se reunieron en una celda de la prisión para discutir el conflicto entre Hamas, que había ganado las elecciones legislativas en los territorios ocupados, y el partido principal de la Autoridad Palestina, Fatah.

Estos líderes incluyeron a Marwan Barghouthi de Fatah, Abdel Khaleq al-Natshe de Hamas y representantes de otros importantes grupos palestinos. El resultado fue el Documento de Conciliación Nacional, posiblemente la iniciativa palestina más importante en décadas.

Lo que se conoció como el Documento del Prisionero fue significativo porque no era un compromiso político egoísta alcanzado en un hotel de lujo en alguna capital árabe, sino una articulación genuina de las prioridades nacionales palestinas, presentada por el sector más respetado y honrado de la sociedad palestina.

Israel denunció inmediatamente el documento.

En lugar de involucrar a todas las facciones en un diálogo nacional en torno al documento, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, dio un ultimátum a las facciones rivales para que aceptasen o rechazasen el documento por completo. Abbas y las facciones en guerra traicionaron el espíritu de unidad en la iniciativa de los prisioneros. Finalmente, Fatah y Hamas lucharon su trágica guerra en Gaza al año siguiente.

Palestinian President Mahmoud Abbas [Facebook]

Palestinian President Mahmoud Abbas [Facebook]

Al hablar con los prisioneros después de escuchar el discurso de académicos, políticos y activistas, pude descifrar una desconexión entre la narrativa palestina sobre el terreno y nuestra percepción de esta narrativa desde el exterior.

Los prisioneros muestran unidad en su narrativa, un claro sentido de propósito y determinación para continuar con su resistencia. Si bien es cierto que todos se identificaron como miembros de un grupo político u otro, todavía tengo que entrevistar a un solo prisionero que colocó los intereses de las facciones por encima del interés nacional, esto no debería de tomarse como sorpresa. De hecho, estos hombres y mujeres han sido detenidos, torturados y han pasado muchos años en prisión por ser opositores palestinos, independientemente de sus inclinaciones ideológicas y faciales.

El mito de los palestinos desunidos y disfuncionales es en gran medida un invento israelí que precede a la creación de Hamas, e incluso de Fatah. Esta noción sionista, que ha sido aceptada por el actual primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, sostiene que “Israel no tiene un socio de paz”. A pesar de las concesiones de hemorragia por parte de la Autoridad Palestina en Ramallah, esta afirmación ha sido un elemento fijo en la política israelí hasta el día de hoy.

PA officials on economic crisis: Stability is in Israel’s interest

Dejando de lado la unidad política, el pueblo palestino percibe la “unidad” en un contexto político completamente diferente al de Israel y, francamente, muchos de nosotros fuera de Palestina.

‘Al-Wihda al-Wataniya’ o unidad nacional es una búsqueda generacional en torno a un conjunto de principios, incluida la resistencia, como una estrategia para la liberación de Palestina, el derecho de retorno para los refugiados y la autodeterminación para el pueblo palestino como las últimas metas. Es alrededor de esta idea de unidad que la dirección de los prisioneros palestinos redactó su documento en 2006, con la esperanza de evitar un choque entre facciones y mantener la lucha centrada en la resistencia contra la ocupación israelí.

La Gran Marcha del Retorno en Gaza, la cual sigue en curso, es otro ejemplo diario del tipo de unidad por la que se esfuerza el pueblo palestino. A pesar de las grandes pérdidas, miles de manifestantes insisten en su unidad al tiempo que exigen su libertad, el derecho al retorno y el fin del asedio israelí.

Para nosotros, afirmar que los palestinos no están unidos porque Fatah y Hamas no pueden encontrar un terreno común es completamente injustificado. La unidad nacional y la unidad política entre las facciones son dos cuestiones diferentes.

Es esencial que no cometamos el error de confundir al pueblo palestino con las facciones, la unidad nacional en torno a la resistencia y los derechos con los acuerdos políticos entre grupos políticos.

En lo que respecta a la visión y la estrategia, quizás sea hora de leer el Documento de Conciliación Nacional de los presos. Los Nelson Mandelas de Palestina lo escribieron, miles de los cuales permanecen en las cárceles israelíes a día de hoy.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOrganización Internacional para las MigracionesOrganizaciones InternacionalesOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis