Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La ley de Israel de “nación-estado” simplemente confirma su naturaleza racista de por vida

Una bandera israelí ensangrentada cuelga en el edificio principal de la Universidad de Ciudad del Cabo, Sudáfrica [Foto de archivo]

La ley básica “estado-nación” aprobada en el parlamento israelí el año pasado fue denunciada ampliamente en Occidente. La ley establece que Israel no pertenece a todos sus ciudadanos, sino que es el “Estado-nación del pueblo judío”. El texto estipula además que “el derecho a ejercer la autodeterminación nacional en el Estado de Israel es exclusivo del pueblo judío”.

Los redactores de la ley dejaron en claro que los ciudadanos palestinos de Israel, alrededor del 20% de la población dentro de los territorios que ocupó Israel en 1948, no son ciudadanos iguales; En cambio, son sujetos coloniales.

Debido al hecho de que esta nueva ley, que tiene un estatuto constitucional, hizo tan explícito el racismo de Israel que se opuso ampliamente en Occidente. The Guardian en su editorial sobre el tema concluyó que “la nueva ley no ayudará, amplifica en lugar de contrarrestar las peores tendencias de la democracia israelí”.

Incluso los sionistas liberales estadounidenses se opusieron a la ley, aunque en términos estrechos. No tanto por su naturaleza fundamentalmente racista, sino porque, como lo expresó uno de ellos, “tendrá un efecto negativo en Israel”.

Leer:UN body demands Israel address discrimination against non-Jewish citizens

Los liberales están equivocados: la Ley del Estado-nación no ha hecho de Israel un estado fundamentalmente más racista. Como muchos contribuyentes a la conferencia de MEMO sobre los ciudadanos palestinos de Israel argumentaron el fin de semana pasado, el efecto real de la ley ha sido consagrar constitucionalmente el racismo anti-palestino que ya está profundamente arraigado en la legislación y la práctica israelí. Simplemente confirma la naturaleza racista de por vida del estado.

El profesor palestino estadounidense Joseph Massad dejó en claro en su discurso de apertura que el movimiento sionista y el estado israelí siempre se han opuesto profundamente a la democracia y la igualdad. En solo treinta minutos, Massad proporcionó una visión incisiva de los principales acontecimientos históricos que lo demostraron, desde las primeras colonias sionistas en Palestina en la década de 1880, hasta el día de hoy con esta nueva ley.

Por ejemplo, después de la Primera Guerra Mundial, los británicos consideraron brevemente la idea de entregar parte de la responsabilidad de la ocupación de Palestina a los Estados Unidos. La Organización Sionista Mundial, señaló que se opuso con vehemencia e inmediatamente a la participación de Estados Unidos, temiendo que la democracia pudiera ser impuesta en Palestina.

En su declaración en ese momento, el cuerpo sionista lo explicó así: “La democracia en Estados Unidos comúnmente significa el gobierno de la mayoría sin tener en cuenta la diversidad de tipos o etapas de la civilización, pero si la idea estadounidense se aplicara como una administración estadounidense podría aplicarla a Palestina ¿qué pasaría? La mayoría numérica en Palestina hoy en día es árabe, no judía, la mayoría que gobernaría sería la mayoría árabe”.

El concepto de la eliminación armada de la mayoría árabe palestina del país para dar paso a una nueva mayoría judía, violentamente gobernada por los gentes, la transferencia fue y sigue siendo el eufemismo común, fue el consenso en todo el movimiento sionista. Mientras que el lado revisionista, del lado derecho del sionismo, era más abierto sobre sus intenciones, el “ala de izquierda”, supuestamente líderes socialistas del sionismo, abarcan los cuentos de hadas engañosos sobre el hecho de que los árabes se fueron por su propia voluntad.

Sin embargo, los sionistas de izquierda nunca se opusieron a su propia violencia. Por el contrario, fue el sionismo laborista el que dirigió y ejecutó las operaciones de limpieza étnica de 1947-49. Como su líder, el primer Primer Ministro de Israel, David Ben Gurion, dejó en claro en la década de 1930: “Apoyo la transferencia obligatoria, No veo nada inmoral en ello.”

Israel, por lo tanto, nunca ha sido realmente una democracia para todos sus ciudadanos, y la ley del estado-nación solo está dejando en claro a una audiencia más amplia lo que siempre ha sido evidente para cualquiera que preste mucha atención a las leyes y prácticas reales de Israel en contra de los palestinos: Israel es un estado de apartheid.

La crítica en los círculos de la ley de los establecimientos occidentales no está motivada por la oposición de principio a su racismo o por el rechazo a sus injusticias inherentes. En su lugar, es impulsado por el hecho de que la ley pone esas desigualdades al descubierto en el mundo.

Opinión: The Israeli Elections, reading the Significance and Repercussions 

La misma dinámica estaba en juego cuando el primer ministro Benjamin Netanyahu declaró en marzo que Israel “no es un estado de todos sus ciudadanos”. Los sionistas liberales lamentaron que esto fuera una “traición” de los principios fundadores de Israel.

Nada mas lejos de la verdad. Netanyahu simplemente estaba declarando los hechos. Israel siempre ha sido un estado solo para los judíos y nunca ha sido un estado de todos sus ciudadanos.

Solo por esa razón, si la justicia, la igualdad y la libertad realmente van a reinar entre el río Jordán y el mar Mediterráneo, primero, ha de ponerse fin al sistema de apartheid sionista.

Israel has passed the Nation-State Law becoming officially an Apartheid State - Cartoon [Sabaaneh/MiddleEastMonitor]

Israel aprobó la Ley de Estado-Nación que se convirtió oficialmente en un Estado del Apartheid – Caricatura [Sabaaneh / MiddleEast Monitor]

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Middle East Monitor.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOrganizaciones InternacionalesOriente MedioPalestinaRegión
Asa Winstanley

Editor asociado con The Electronic Intifada, Asa Winstanley es un periodista de investigación que vive en Londres y que visita Palestina regularmente desde 2004