Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La Autoridad Palestina está tomando partido en un juego diplomático que supone un desastre para los palestinos

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas (izquierda), y el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, se dan la mano antes de una reunión en el Hotel Palace durante la 72ª Asamblea General de las Naciones Unidas, el 20 de septiembre de 2017, en Nueva York [Brendan Smialowski / AFP / Getty Images]

El enfoque excesivo en el próximo “acuerdo del siglo” del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ya está marginando a los palestinos. El enfrentamiento del plan de Estados Unidos contra el compromiso de dos estados ha creado otro campo de batalla diplomático en el que los únicos perdedores siguen siendo los palestinos.

Sin embargo, esto no ha disuadido al nuevo primer ministro de la Autoridad Palestina, Mohammad Shtayyeh, de contribuir a la eliminación de cualquier tipo de concentración en los palestinos para priorizar la narrativa de Trump frente a la comunidad internacional y viceversa. “No hay socios en Palestina para Trump”, dijo Shtayyeh a Associated Press. “No hay socios árabes para Trump y no hay socios europeos para Trump”. Describió las decisiones de Estados Unidos que han paralizado a la Autoridad Palestina como una “guerra financiera”.

Esta afirmación es engañosa. Los países árabes no están en contra de normalizar las relaciones con Israel, y se está promocionando a Egipto como un reclutador para movilizarlos para que apoyen el acuerdo de Trump. Israel ya ha señalado que los países árabes están interesados ​​en normalizar los lazos y el primer ministro Benjamin Netanyahu ha declarado repetidamente que la causa palestina ya no es una prioridad para la diplomacia regional.

Leer: Kushner: Estados Unidos anunciará el “acuerdo del siglo” después de Ramadán

La salida de Estados Unidos del compromiso de los dos estados ha sido desproporcionada y sin tener en cuenta a los palestinos. Todas las figuras políticas están explotando a Palestina para promover su propia diplomacia, y la Autoridad Palestina es un participante dispuesto a colaborar en una farsa que prioriza tomar partido y olvidar al pueblo palestino.

Palestinians protest against the Trump's deal of century plan in the West Bank city of Ramallah on 2 July 2018 [Abbas Momani/AFP/Getty Images]

Palestinos protestan contra el acuerdo del siglo de Trump en la ciudad cisjordana de Ramallah, el 2 de julio de 2018 [Abbas Momani / AFP / Getty Images]

Shtayyeh hace una buena observación al hablar sobre el aislamiento de Trump en la comunidad internacional. Sin embargo, esta bravuconería no excluye el hecho de que la inclusión de la Autoridad Palestina en el ámbito internacional es simplemente una consecuencia de su subyugación al proceso que ha asegurado la colonización de Palestina y continúa ayudando a la expansión de Israel. Además, el funcionario de la AP no reconoce el hecho de que el aislamiento político impuesto a los palestinos, y que la AP apoya, es de mayor magnitud que la burla que ha seguido a la presidencia de Trump.

Leer: We are witnessing a tsunami of Arab crises 

Hay más verdad en el reconocimiento de Shtayyeh de que las decisiones unilaterales tomadas por Trump son colectivamente más perjudiciales que el “acuerdo del siglo”. Sin embargo, nuevamente, el primer ministro de la Autoridad Palestina recurre a la hipótesis de los dos estados para justificar la oposición a las propuestas de la administración estadounidense hacia Israel. La parte que falta de la ecuación es el rechazo de la Autoridad Palestina a criticar la “solución” de dos estados como insostenible e igualmente perjudicial para el pueblo palestino, al igual que el acuerdo de Trump en última instancia también significará un desastre para los palestinos y sus tierras.

En lugar de Palestina y los palestinos, ahora se habla del acuerdo de Trump y del compromiso de dos estados. En lugar de ser el foco de atención, Palestina no es más que una referencia para que la comunidad internacional, incluido Estados Unidos, promueva su agenda. Ambos campos están bien versados ​​en la aplicación de la agenda humanitaria y ninguno de los dos tiene inclinación alguna en volcarse en el pueblo palestino y sus demandas políticas. El propio Shtayyeh no contemplará la posibilidad de que el pueblo participe, simplemente porque no hay duda de que la estructura burocrática de la Autoridad Palestina sufrirá nuevas repercusiones que podrían llevar a su desaparición si la gente decidiera el curso de sus propias políticas y derechos.

 

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónBlogsIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

MEMO Staff Writer