Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El líder destituido de Sudán, Bashir, trasladado a prisión, según su familia

El derrocado presidente se encuentra bajo estricta seguridad en régimen de aislamiento, según una fuente de la prisión de Kobar
Después de ser destituido por el ejército el jueves pasado, Bashir había sido detenido bajo custodia en la residencia presidencial (Reuters)

El presidente destituido de Sudán, Omar al-Bashir, fue trasladado a la prisión de Kobar en la capital, Jartum, a última hora del martes, dijeron dos fuentes familiares.

Bashir está recluido bajo estricta seguridad en régimen de aislamiento, dijo una fuente de la prisión a la agencia de noticias Reuters.

Desde que fue destituido por el ejército el jueves pasado, Bashir había sido detenido bajo custodia en la residencia presidencial dentro del complejo que alberga también el ministerio de defensa, dijeron las fuentes familiares.

El miércoles, el teniente general Shamseddine Kabbashi dijo a los reporteros que dos de los hermanos de Bashir también fueron arrestados como parte de una continua campaña de arrestos contra “símbolos del régimen derrocado”, informó la agencia de noticias AFP.

Los militares expulsaron a Bashir después de meses de protestas contra él que culminaron en una sentada frente al recinto del ministerio, que comenzó el 6 de abril.

Awad Ahmed Ibn Auf, el cual anunció la expulsión de Bashir y dijo que estaba detenido en un “lugar seguro”, renunció a ser cabeza del gobernante Consejo de Transición Militar (TMC) después de un día en el cargo.

Abdel Fattah al-Burhan ahora encabeza el consejo, y ha prometido celebrar elecciones dentro de dos años.

El TMC también ordenó al banco central revisar las transferencias financieras desde el 1 de abril y confiscar fondos “sospechosos”, informó el miércoles la agencia estatal de noticias SUNA.

El consejo también ordenó la “suspensión de transferencias de la propiedad de cualquier acción hasta nuevo aviso además de que cualquier transferencia importante o sospechosa de acciones o compañías sea informada” a las autoridades.

También el miércoles, el Movimiento de Liberación del Pueblo de Sudán-Norte, un movimiento rebelde en los estados del sur de Nilo Azul y Kordofán del Sur, anunció que cesaría todas las hostilidades en las zonas bajo su control hasta finales de julio.

Abdelaziz Adam al-Helew, el líder del grupo, dijo que el “gesto de buena voluntad” es “dar una oportunidad para una entrega inmediata y pacífica del poder a los civiles”.

 

 Prisión de ladrillos

Unos testigos dijeron que se produjo un gran despliegue de soldados y miembros de la Fuerza de Apoyo Rápido paramilitar frente a la prisión de Kobar el miércoles.

“Hay tropas en vehículos montados con ametralladoras cerca de la prisión”, dijo un testigo a la agencia de noticias AFP.

La prisión fue construida por los británicos durante el dominio colonial y está ubicada en la orilla este del Nilo Azul en un distrito del norte de la capital donde creció Bashir.

La zona era conocida anteriormente como Kobar, que tomó su nombre de la prisión, pero Bashir más tarde cambió el nombre a Omar al-Mukhtar, por un héroe de la lucha de Libia contra el dominio colonial italiano.

La prisión de ladrillos, que está rodeada por un alto muro de hormigón, ha llegado a albergar a cientos de reclusos, muchos de ellos hacinados en celdas diminutas.

Tiene un ala especial para presos políticos, donde varios líderes de la oposición y activistas fueron retenidos durante los cuatro meses de protestas que llevaron al derrocamiento de Bashir.

El ala está dirigida por el temido Servicio Nacional de Inteligencia y Seguridad y no por la policía.

“En esas celdas pequeñas, hay seis o siete personas, en su mayoría contrabandistas, traficantes del mercado negro, traficantes de personas y pequeños delincuentes”, dijo un corresponsal de la AFP que fue detenido en la prisión durante las protestas anteriores contra el gobierno de Bashir en enero de 2018.

“Hay un baño en cada celda, pero no hay camas, solo colchones y mosquitos”.

 

Los mejores fiscales despedidos

Las protestas continúan y la Asociación de Profesionales Sudaneses (SPA), un grupo que encabeza la revuelta popular, ha emitido una larga lista de demandas para un cambio generalizado que termine con la represión y alivie la crisis económica del país.

Ha pedido que el TMC se disuelva en favor de un consejo gobernante civil interino con representantes militares y declaró que las protestas masivas continuarán hasta que se cumplan las demandas.

El martes, el TMC dijo que Burhan había despedido a los tres fiscales de más alto rango del país después de que los manifestantes exigieran una revisión del poder judicial como un paso hacia un gobierno civil.

El jefe de la fiscalía Omar Ahmed Mohamed Abdelsalam, el fiscal adjunto Hesham Othman Ibrahim Saleh y el jefe de la fiscalía estadounidense Amer Ibrahim Majid fueron despedidos, según un comunicado.

Alwaleed Sayed Ahmed Mahmoud fue designado para llevar a cabo las funciones de Abdelsalam, dijo el consejo.

Los detalles de los antecedentes de Mahmoud no se conocieron de inmediato.

La SPA había pedido la destitución de Abdelsalam junto con el jefe del poder judicial y sus oficiales.

El jefe del poder judicial no fue mencionado en la declaración de TMC.

El martes, un testigo de Reuters dijo que cientos de profesores de la Universidad de Jartum que llevaban carteles que decían “gobierno civil de transición” y “democracia” marcharon hasta una sentada frente al ministerio de defensa.

 

Apoyo a Sisi

El presidente de Egipto, Abdel Fattah al-Sisi, llamó a Burhan el martes para ofrecer su respaldo, dijo un portavoz de Sisi.

El TMC confirmó la llamada telefónica en un comunicado y dijo que se esperaba que Sisi visitara Sudán en los próximos días.

Mientras tanto, una delegación de Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos se reunió con Burhan en Jartum el martes, según un comunicado del consejo.

Como jefe de las fuerzas terrestres de Sudán, Burhan supervisó a las tropas sudanesas que luchaban en la guerra liderada por los saudíes en Yemen y tiene estrechos vínculos con altos oficiales militares del Golfo.

Burhan, como Bashir, está acusado de estar involucrado en crímenes de guerra en la región de Darfur en Sudán.

Los sudaneses que luchan en Yemen son a menudo supervivientes del conflicto de Darfur y han sido acusados ​​de incluir a niños en sus filas.

 

‘Se respeta la voluntad del pueblo’

Un funcionario de Estados Unidos dijo el martes que Washington no retirará a Sudán de su lista estatal de patrocinadores del terrorismo hasta que cambien las políticas y el liderazgo del país y los militares ya no tengan el poder.

“Estaremos dispuestos a eliminar a Sudán de la lista de patrocinadores estatales del terrorismo si hay un cambio significativo en el liderazgo y las políticas del país”, dijo a Reuters el funcionario del Departamento de Estado.

La administración Trump suspendió las conversaciones sobre la normalización de las relaciones con Sudán después de que los militares depusieran a Bashir.

Sudán fue designado como patrocinador estatal del terrorismo en 1993 bajo el mandato del ex-presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, aislándolo de los mercados financieros y estrangulando su economía.

Washington levantó un embargo comercial de 20 años contra Sudán en 2017 y se encontraba en medio de discusiones para sacarlo de la lista de terror de Estados Unidos cuando los militares derrocaron a Bashir.

“Es importante que se respete la voluntad de la gente y que se permita una transición pacífica al pueblo sudanés”, dijo el funcionario, y agregó que eliminar la designación en este momento estaba “fuera de cualquier discusión” y que las restricciones siguen vigentes.

El lunes, el Consejo de Paz y Seguridad de la Unión Africana pidió que el TMC transfiera el poder a una autoridad de transición liderada por civiles dentro de 15 días o se arriesgue a que Sudán sea suspendido de la unión.

 

 

Vía Arabia.Watch

Categorías
ÁfricaNoticiasSudán