Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Dos hermanas saudíes huyen del reino y buscan asilo

Las dos hermanas saudíes, Maha (izquierda) y Wafa (derecha)

Durante su estancia en Georgia, dos hermanas saudíes buscaron ayuda después de huir de su familia en Arabia Saudí, siendo el último caso de huida del Reino.

Las dos hermanas Maha Al-Subaie, de 28 años, y Wafa Al-Subaie, de 25, crearon una cuenta de Twitter el miércoles con el nombre de usuario GeorgiaSisters. Afirmaron que están en peligro y que serían asesinadas si las obligaban a regresar a Arabia Saudí.

“Somos dos hermanas saudíes que hemos huido del reino y estamos buscando asilo, pero nuestra familia y el gobierno saudí han cancelado nuestros pasaportes, y ahora estamos atrapadas en Georgia”, dijeron Maha y Wafa.

“Huimos de la opresión de nuestra familia porque las leyes en Arabia Saudí son demasiado débiles para protegernos”, agregaron las dos hermanas.

Las dos jóvenes hermanas saudíes mencionaron que su padre y sus hermanos llegaron a Georgia y las estaban buscando.

Leer: Iraqi PM holds talks with Saudi king in Riyadh

“Estamos en peligro. Necesitamos protección. Queremos un país que nos reciba y que proteja nuestros derechos”, dijo Maha en un video publicado en su cuenta de Twitter.

Varios usuarios de redes sociales interactuaron con la súplica de las hermanas saudíes y lanzaron el hashtag #SaveSaudiSisters para reunir apoyo por su súplica.

Phil Robertson, subdirector de la división de Asia de Human Rights Watch, ha contactado con ellas mediante su cuenta de Twitter.

“Ya envié un correo electrónico a nuestro equipo de Oriente Medio y África del Norte, y también pregunté sobre quiénes tenemos en Georgia”, mencionó Robertson.

El caso de Maha y Wafa se produce pocos meses después de que la chica saudí de 18 años Rahaf Al-Qunun recibió asilo en Canadá, tras recurrir a Twitter para atraer la atención del mundo sobre su difícil situación y su asedio en una de las habitaciones de un hotel de Bangkok.

Al-Qunun usó la plataforma de Twitter para evitar que la deportasen de Tailandia cuando fue arrestada de camino a Australia en enero.

Al-Qunun huyó de su familia, a quienes acusó de maltrato, durante un viaje a Kuwait y expresó su preocupación de que su familia la mataría si lograba traerla de regreso al Reino.

Actualmente, hay más de una docena de activistas en Arabia Saudí, algunos de los cuales están siendo juzgados por cargos de derechos humanos y por comunicarse con periodistas y diplomáticos extranjeros.

Entre los que están siendo juzgados están la activista de derechos humanos Loujain Al-Hathloul, el profesor universitario Hatoon Al-Fassi, el bloguero Eman Al-Nafjan y la académica Aziza Al-Yousef, que tiene sesenta años.

La semana pasada, las autoridades saudíes impidieron que diplomáticos y medios de comunicación occidentales asistieran al juicio de algunos activistas, según la agencia de noticias Reuters.

Los familiares de activistas y grupos de derechos humanos afirman que algunas mujeres habían estado recluidas en régimen de aislamiento durante meses y sometidas a malos tratos, como descargas eléctricas, azotes y agresiones sexuales.

Treinta países, incluidos los 28 estados miembros de la Unión Europea, así como Canadá y Australia, pidieron liberar a los activistas.

El ministro de Relaciones Exteriores británico, Jeremy Hunt, y el ministro de Relaciones Exteriores de Estados Unidos, Mike Pompeo, plantearon el tema de las activistas detenidas por las autoridades saudíes durante su reciente visita al Reino.

Los cargos contra Loujain Al-Hathloul incluyen ponerse en contacto con 15 o 20 periodistas extranjeros en Arabia Saudí, tratar de solicitar un trabajo en las Naciones Unidas y asistir a capacitaciones sobre privacidad digital.

Los medios de comunicación respaldados por Arabia Saudí describieron a los activistas como “traidores” y “agentes de la embajada”.

Categorías
Arabia SauditaAsia y AméricaEEUUKuwaitNoticiasOriente MedioTailandia

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba