Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El ministro de Finanzas turco dice que tuvo reuniones fructíferas en la Casa Blanca

El ministro de Hacienda y Finanzas, Berat Albayrak, durante una conferencia de prensa después de una reunión del "Grupo de Acción por la Reforma”, celebrada por la Presidencia de la Unión Europea en el Ministerio de Relaciones Exteriores en Ankara, el 29 de agosto de 2018. [ADEM ALTAN / AFP / Getty Images ]

El ministro de Finanzas turco, Berat Albayrak, dijo el lunes que tuvo reuniones muy productivas en Washington con instituciones financieras internacionales, después de la presentación la semana pasada del plan de recuperación económica de Turquía.

Una fuente familiarizada con el asunto dijo que Albayrak, que es el yerno del presidente turco Tayyip Erdogan, también se reunió el lunes con el asesor de la Casa Blanca, Jared Kushner, a su vez el yerno del presidente estadounidense Donald Trump. No quedó inmediatamente claro lo que ambos discutieron.

Albayrak ha estado en Washington desde el jueves pasado, su primera visita oficial a la capital de Estados Unidos desde que se hizo cargo de la economía en julio pasado. Tuvo una serie de reuniones de inversores y asistió a las reuniones de primavera del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

"Ésta es una semana importante para la cooperación entre nuestras dos naciones", dijo Albayrak a los líderes empresariales estadounidenses y turcos en Washington. “Desde el jueves pasado ... mi equipo y yo tuvimos una serie de reuniones. Algunas fueronproductivas con muchas instituciones financieras internacionales", dijo.

Leer: Turkey says buying Russian defence system should not trigger US sanctions

“Además, el secretario del Tesoro Steve Mnuchin y yo discutimos sobre muchos temas diferentes. Esta mañana, tuve conversaciones fructíferas en la Casa Blanca con mis homólogos", agregó, sin dar más detalles.

Un día antes de partir de Turquía, Albayrak reveló un paquete de reforma económica en el que Ankara se comprometió a aumentar el nivel de capital de los bancos y aliviar las deudas incobrables en un sector que quedó afectado por la crisis monetaria del año pasado.

La economía de Turquía experimentó su peor contracción trimestral en casi una década después de la crisis monetaria, que hizo que la inflación subiera hasta un 25% y dejó a las empresas y los bancos cargados con una deuda de moneda extranjera.

Los inversionistas internacionales, nerviosos, han estado esperando que el gobierno señale una ruptura inequívoca con la estrategia de crecimiento alimentada por el crédito de Erdogan. En una reunión privada en Washington el jueves pasado, los inversores no se mostraron convencidos por el plan de cambio de Albayrak.

El lunes, Albayrak dijo que el sistema bancario de Turquía seguía "bien capitalizado" y continuaba ofreciendo crédito. Dijo que habría acciones de política complementarias tras el programa de reforma de la semana pasada para impulsar el potencial de crecimiento.

"Nunca ha habido un mejor momento para invertir en Turquía", dijo, y agregó que Estados Unidos y Turquía deberían hacer más para impulsar el comercio bilateral. Reconoció que los dos aliados de la OTAN tenían desacuerdos.

"Necesitamos fortalecer nuestra asociación de resiliencia a pesar de nuestras diferencias de políticas", dijo. Washington y Ankara han estado en desacuerdo en una serie de cuestiones, siendo la más reciente la compra prevista por Turquía de un sistema de misiles de defensa aérea ruso.

Categorías
Asia y AméricaEEUUEuropa y RusiaNoticiasTurquía

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines