Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Turquía rechaza la presión estadounidense para que Ankara cancele el acuerdo de misiles ruso

Turquía quiere comprar tanto los aviones militares estadounidenses como los sistemas de defensa aérea rusos, para el descontento de Estados Unidos
Ankara planea reemplazar su flota F-16 en un futuro cercano con docenas de F-35 (AFP)

Turquía rechazó la presión de Estados Unidos el viernes para comprar misiles rusos, y dijo que Ankara ya estaba en conversaciones sobre la entrega del disputado sistema de defensa S-400.

"Hemos firmado un acuerdo con Rusia, y este acuerdo es válido. Ahora estamos discutiendo el proceso de entrega", dijo el ministro de Relaciones Exteriores, Mevlut Cavusoglu, durante una conferencia de prensa con su homólogo ruso en la ciudad turca de Antalya.

"Tenemos un acuerdo con Rusia y estamos obligados a cumplirlo", dijo, y agregó que la presión de otros países estaba en contra del derecho internacional.

Cavusoglu dijo que Turquía también había cumplido con sus obligaciones como socio en el avión F-35 fabricado por la compañía estadounidense Lockheed Martin.

"Turquía también es un socio en el proyecto F-35. Algunas partes se están realizando aquí en Turquía. Turquía ha cumplido con sus responsabilidades en este sentido", dijo el ministro.

 

Estados Unidos intenta bloquear la compra de F-35

La declaración de Ankara se produce después de que cuatro senadores estadounidenses presentaran el jueves un proyecto de ley para bloquear la participación de Turquía en el programa de aviones de combate F-35 de Estados Unidos.

El senador republicano James Lankford, uno de los patrocinadores del proyecto de ley, lo describió como un intento de enviar "un mensaje claro" a Ankara advirtiéndole de que no puede adquirir tecnología militar estadounidense y rusa.

"Turquía es un importante aliado de la OTAN y un socio dispuesto a abordar una serie de prioridades de seguridad nacional de Estados Unidos", dijo Lankford.

"Es preocupante que Turquía busque una estrecha cooperación de defensa con Rusia, cuyo autoritario gobernante busca socavar los intereses de la OTAN y de Estados Unidos sin parar".

El proyecto de ley es el último capítulo de una disputa diplomática entre Washington y Ankara, que planea comprar tanto el avión F-35 de fabricación estadounidense como el sistema de defensa ruso S-400.

Los Estados Unidos han argumentado que el sistema ruso comprometería el equipo de seguridad de los aviones de combate estadounidenses.

Los cuatro senadores que presentaron el proyecto de ley denominado "Ley de protección de los cielos de la OTAN de 2019", han expresado su alarma por la compra de misiles S-400 rusos que planea Turquía.

"No se equivoquen: el Kremlin es un adversario de los Estados Unidos y de muchos de nuestros aliados de la OTAN. La posibilidad de que Rusia tenga acceso a los aviones y la tecnología de los EE. UU. en un país de la OTAN, Turquía, es un grave riesgo de seguridad nacional y mundial", dijo la senadora demócrata Jeanne Shaheen, otra co-patrocinadora.

La legislación propuesta establece que no se pueden asignar fondos de los EE. UU. a la transferencia de los aviones F-35 a Turquía, ni a la transferencia de los datos adjuntos necesarios para mantener o respaldar la aeronave.

También restringiría la participación de los EE. UU. en la construcción de instalaciones de almacenamiento en Turquía para mantener los F-35.

Solo "una certificación escrita" del presidente Donald Trump "de que el gobierno de Turquía no planea ni tiene la intención de aceptar la entrega del sistema de defensa aérea S-400" puede anular las restricciones, según el proyecto de ley.

No quedó claro cuándo se presentaría el proyecto de ley para una votación en el Senado o qué nivel de apoyo obtendría en el Congreso.

El mes pasado, el vicepresidente de los EE. UU., Mike Pence, apeló personalmente a Erdogan en una llamada telefónica para renunciar a un acuerdo de misiles con Rusia a favor de uno estadounidense, informó el Middle East Eye en exclusiva.

Durante la llamada telefónica con Erdogan, Pence destacó que un acuerdo alternativo con Washington, que vería a Turquía comprar misiles Patriot en lugar del S-400, aún estaba sobre la mesa, según dos fuentes turcas que tenían conocimiento de la llamada.

La solicitud proviene de un mandato de los EE. UU. que sanciona a los países que realizan transacciones con la industria militar rusa, de acuerdo a una ley ratificada por el Congreso de los EE. UU. en 2017 llamada CAATSA, o Ley de contrarrestación de los adversarios de los Estados Unidos.

Ankara planea reemplazar su flota F-16 en un futuro cercano con docenas de F-35.

 

 

Vía Arabia.Watch

Categorías
Asia y AméricaEEUUEuropa y RusiaNoticiasRusiaTurquía

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines