Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Amnistía Internacional: el régimen sirio y Rusia continúan atacando a civiles

Una fotografía tomada el 15 de octubre de 2018, muestra a un hombre caminando entre los escombros y los edificios dañados en la ciudad de Raqa, en el norte de Siria (Foto por Delil SOULEIMAN / AFP / Getty)

Amnistía Internacional dijo que las fuerzas del régimen de Bashar Al-Assad continúan atacando deliberadamente con el apoyo de Rusia los centros de salud, hornos y vecindarios en Idlib, en el norte de Siria, lo que indica que entra en el marco de los "crímenes de guerra".

En un informe publicado el jueves y titulado: "las fuerzas del gobierno sirio lanzaron ataques ilegales contra civiles y centros de salud", dijo la organización:

“En marzo, las fuerzas del régimen aumentaron la frecuencia de los ataques aéreos a los barrios residenciales en las inmediaciones de la autopista internacional entre Alepo y Damasco, señalando que estos ataques obligaron a miles de civiles a huir a zonas cercanas a la frontera con Turquía".

El informe citó a la directora de la oficina de Oriente Medio de la organización, Lynn Maalouf, diciendo que:

"El gobierno sirio sigue ignorando las leyes de guerra y la seguridad de las vidas de los civiles, a pesar del paso de la guerra desde hace ocho años en el país", mencionando que la victoria militar (del régimen) se produjo después del asesinato de decenas de miles de civiles y de la destrucción de ciudades pobladas".

Maalouf señaló que los ataques en curso en Idlib son similares a los de Alepo (norte), Daraa (sur) y la zona de campo de Damasco.

Añadió que "las fuerzas gubernamentales sirias dirigidas a hospitales, centros de salud, hornos y escuelas están obligando a la gente a irse". El gobierno sirio, apoyado por Rusia, usa las mismas tácticas militares ilegales que llevan al desplazamiento forzado y al desplazamiento masivo".

Leer: Israel conducts overnight air strikes on Syria, killing ten

Según el informe, el régimen sirio bombardeó una escuela en la ciudad de Sheikh Idris, en el área de campo de Idlib, el 26 de marzo.

El informe citó a dos fuentes del hospital de campaña que afirmaron que un niño de 10 años murió en el bombardeo y dos niños resultaron heridos de gravedad, uno de los cuales tiene 9 años y el otro 10.

El informe señaló que los residentes del área confirmaron la ausencia de objetivos militares en las inmediaciones de la escuela.

El informe también se refería al bombardeo de un grupo de edificios, a menos de 100 metros uno del otro, en la ciudad de Saraqib, en el campo de Idlib. El complejo incluye el Hospital Al-Hayat, el Banco de Sangre, la Unidad de Ambulancia y el Centro de Defensa Civil (Cascos Blancos).

El bombardeo provocó el cierre del hospital y el traslado de pacientes gravemente enfermos a los hospitales vecinos.

El informe también menciona el bombardeo del régimen de un hospital en la ciudad de Talmans y un horno en la ciudad de Khan Shaykhun en el área rural de Idlib.

Maalouf señaló que el asesinato y la lesión de civiles, mediante sus ataques deliberados a civiles, es un "crimen de guerra".

Según un informe de la Red Siria para los Derechos Humanos, el régimen sirio y sus aliados cometieron 5.042 violaciones del Acuerdo de Sochi que alcanzó un alto el fuego en la región de Idlib para reducir la escalada en el norte de Siria. Las violaciones se cometieron desde la firma del acuerdo el 27 de septiembre de 2018 hasta el 27 de marzo de 2019.

La provincia de Idlib, el área rural del norte de Hama y el campo del oeste de Alepo son una zona de "desescalada" en virtud de un acuerdo celebrado en septiembre de 2017 entre Turquía, Rusia e Irán en Astaná, la capital de Kazajistán.

Desde principios de este año, los ataques del régimen de Bashar Al-Assad y los grupos terroristas pro-iraníes han aumentado en la zona de “desescalada", violando el Acuerdo de Sochi.

El régimen sirio y los bombardeos de los grupos terroristas pro-iraníes en la zona de "desescalada" han asesinado al menos a 175 civiles y han herido a más de 480 desde principios de este año.

Turquía y Rusia firmaron el Acuerdo de Sochi en septiembre de 2018 para consolidar el alto el fuego en Idlib. En virtud de este acuerdo, la oposición retiró sus armas pesadas de la zona cubierta por el acuerdo el 10 de octubre de 2018.

Categorías
Amnistía InternacionalEuropa y RusiaIránNoticiasOrganizaciones InternacionalesOriente MedioRusiaSiriaTurquía

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines