Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

La fusión del consulado y la embajada de Estados Unidos en Jerusalén consuma la humillación de los palestinos

Embajada de los Estados Unidos en Jerusalén, el 18 de octubre de 2018 [Thomas Coex / AFP / Getty Images]

El Departamento de Estado de los Estados Unidos anunció el martes que fusionará el consulado general de Estados Unidos en Jerusalén Oriental con la embajada de Estados Unidos en Jerusalén Occidental. Una declaración publicada en la página web de la embajada en Israel decía: “Continuaremos llevando a cabo todas las funciones diplomáticas y consulares realizadas anteriormente por el Consulado de los Estados Unidos en Jerusalén”.

Esta medida fue celebrada por las autoridades de ocupación israelíes, mientras que ha enfurecido a los palestinos. La Autoridad Palestina suspendió su relación con la administración de los Estados Unidos, cuando el presidente estadounidense Donald Trump reconoció a Jerusalén como la capital de Israel en diciembre de 2017, y trasladó la embajada de los Estados Unidos desde Tel Aviv a la ciudad santa en mayo del año pasado.

Saeb Erekat, el secretario general del Comité Ejecutivo de la OLP, describió la fusión como “el último clavo en el ataúd” de la administración estadounidense como patrocinador del proceso de paz, que de todos modos ha estado moribundo desde 2014. Según Hanan Ashrawi, miembro superior del Comité Central de la OLP, “el gobierno de Trump tiene la intención de no dejar dudas sobre su hostilidad hacia el pueblo palestino y sus derechos inalienables, así como su desprecio por el derecho internacional y sus obligaciones de acuerdo con la ley”.

Ashrawi insistió en que la fusión del consulado estadounidense en Jerusalén con la embajada estadounidense en Israel, que ahora se encuentra ilegalmente en Jerusalén, no es una decisión administrativa. “Es un asalto político a los derechos e identidad de los palestinos, y una negación del estatus y la función histórica del consulado, que se remonta a casi 200 años”. Reiteró que esta medida “excluye cualquier posible papel positivo para la actual administración de los Estados Unidos en la búsqueda de la paz y la estabilidad”.

Leer: Palestinian ambassador in UK: Trump’s ‘peace plan’ is magician’s misdirection

Sin embargo, el portavoz del Departamento de Estado, Robert Palladino, afirmó que la decisión fue impulsada por los esfuerzos globales de Washington para aumentar la eficiencia y la eficacia de sus compromisos y operaciones diplomáticas. “No indica un cambio en la política estadounidense sobre Jerusalén, Cisjordania o la Franja de Gaza”.

Hablando con MEMO, el profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Al-Najah en la ocupada Cisjordania, Abdul Sattar Qasim, describió la fusión como una “humillación” para los palestinos. “La premisa estadounidense es que la Autoridad Palestina no aceptó el traslado de la embajada de los Estados Unidos a Jerusalén, por lo que decidió obligar a la Autoridad Palestina y a los palestinos a ir a la embajada [para los servicios consulares] y valerse por sí mismos”.

“Después de esta medida, nada queda oculto sobre las intenciones estadounidenses con respecto a la causa palestina”, agregó la Dra. Hanna Issa, experta en asuntos diplomáticos. “Estados Unidos ha estado debilitando a los palestinos para que no penetren en ningún organismo internacional a través de su apoyo a Israel, los vetos y los ataques. Ahora, ha cancelado cualquier posible reconocimiento futuro de un estado palestino porque ha cortado su último canal diplomático con los palestinos, al cerrar su consulado en Jerusalén Oriental”.

El consulado general en Jerusalén se estableció en 1844, señaló la Dra. Issa. “Al trasladarlo, Estados Unidos ha declarado abiertamente que no hay diferencia entre el este y el oeste de Jerusalén, y que ambos son parte de la misma ciudad ‘israelí’. Además, la fusión significa que no es necesario tener dos representantes separados para el mismo país: Israel”.

Leer: La embajada palestina de Estados Unidos en Jerusalén se fusionará con la embajada de Israel

Aunque Palladino enfatizó que Washington “sigue totalmente comprometido con los esfuerzos para lograr una paz duradera y completa que ofrezca un futuro más brillante a Israel y a los palestinos”, el profesor Qasim insiste en que esto no es cierto. “La fusión no es un movimiento inocente. Es un cumplimiento de las promesas israelíes [de que Palestina es el Estado judío de Israel] y la implementación de las leyes israelíes. Es el preludio al reconocimiento por parte de Estados Unidos de los asentamientos judíos ilegales en los territorios palestinos ocupados”, dijo.

El embajador de Estados Unidos en Israel, David Friedman, es un partidario tenaz de los asentamientos coloniales israelíes, Qasim no tiene dudas de que llevará a cabo esta misión. El consulado de los Estados Unidos solía preparar informes sobre los asentamientos para el Departamento de Estado de los Estados Unidos; ésta será ahora la misión de la embajada supervisada por Friedman, por lo que podemos suponer que serán muy favorables.

Los movimientos de Estados Unidos sobre el terreno desmienten la afirmación de Palladino, de que el gobierno de Trump todavía está comprometido con la paz en beneficio de los israelíes y los palestinos. Parece un futuro más brillante para Israel y uno más oscuro para los palestinos. Washington no solo ha duplicado su apoyo a Israel, sino que también ha recortado más de 500 millones de dólares de las donaciones a la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina (UNRWA) y otros programas de ayuda.

Trump's son-in-law and Senior Advisor Jared Kushner (R) and Israel's Prime Minister Benjamin Netanyahu (L) shake hands at the opening of the US embassy in Jerusalem on 14 May 2018 [Israel Press Office /Handout/Anadolu Agency]

El yerno y consejero principal de Trump, Jared Kushner (derecha), y el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu (izquierda), se dan la mano en la apertura de la embajada de Estados Unidos en Jerusalén, el 14 de mayo de 2018 [Oficina de Prensa de Israel  / Agencia Anadolu]

Los estadounidenses, explicó Qasim, han estado trabajando arduamente para debilitar el estatus de la Autoridad Palestina como una entidad autónoma que sirve a los intereses palestinos. “La Autoridad Palestina perderá su prestigioso estatus después de esta medida”, dijo. “El pueblo palestino verá ahora que la Autoridad Palestina no merece ninguna representación diplomática de parte de un antiguo aliado, que fue considerado durante décadas como el país que cumpliría los sueños palestinos”.

En respuesta, sugirió que los palestinos deberían comenzar una campaña de protesta popular contra las medidas de Estados Unidos e Israel. Con optimismo, el profesor Qasim agregó que la Autoridad Palestina no debe detener esto, aunque no espera que la autoridad con sede en Ramala permita que una campaña de este tipo despegue.

Hanna Issa acusó a los estadounidenses de “discriminación racial” contra los palestinos al cerrar el consulado. “¿Qué significa, puesto que Estados Unidos tiene oficinas de representación oficiales para cada nación, pero la embajada que se fundó hace 200 años en Palestina ha finalizado?” Sin embargo, no espera que la Autoridad Palestina ni ningún país árabe presenten ninguna queja, porque básicamente les han dado a los israelíes y estadounidenses luz verde para hacer lo que quieran. La Autoridad Palestina podría ser un perdedor en todo esto, pero todavía hace lo que dicen las autoridades de ocupación y sus aliados. “No tenemos ninguna esperanza en la Autoridad Palestina ni en los regímenes árabes”, concluyó la Dra. Issa. “Si la Autoridad Palestina considera seriamente detener las medidas unilaterales en el terreno, debería unir a los palestinos, reorganizar el hogar palestino y acordar un programa de resistencia”.

La fusión del consulado y la embajada de los Estados Unidos en Jerusalén realmente completa la humillación abyecta del pueblo de Palestina. ¿Qué hará la Autoridad Palestina al respecto? Considero que nada en absoluto. Y es eso lo verdaderamente humillante.

 

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaEEUUIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis