Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

Jordania critica el arresto de los altos funcionarios de Waqf por parte de Israel

La policía israelí detuvo al jeque Abdul Azim Salhab, jefe del Consejo Musulmán Waqf (Dotación) en Jerusalén, y al jeque Najeh Bkerat, subdirector de Dotaciones Musulmanas y Asuntos de Al-Aqsa, desde sus hogares en la ciudad.

Jordania ha condenado los arrestos israelíes de dos funcionarios religiosos palestinos por las recientes protestas en el complejo de la mezquita de Al-Aqsa en Jerusalén oriental.

La policía israelí detuvo en sus respectivas residencias al jeque Abdul Azim Salhab, jefe del Consejo Musulmán Waqf (dotaciones) en Jerusalén, y al jeque Najeh Bkerat, subdirector de Dotaciones Musulmanas y Asuntos de Al-Aqsa.

El ministro de Waqf jordano, Abdulnasser Abu al-Bassal, describió los arrestos como “una escalada grave e inaceptable”, según la agencia oficial de noticias Petra.

Tras afirmar que los arrestos debilitan el papel jordano en la protección de los lugares sagrados en Jerusalén, el ministro exigió que los detenidos sean liberados de inmediato.

Según el abogado Mohammad Mahmoud, la policía israelí entregó a las dos figuras religiosas una orden judicial que les prohíbe ingresar a la mezquita de Al-Aqsa durante siete días.

Las detenciones del domingo se produjeron después de las protestas palestinas contra el cierre por parte de Israel de la Puerta Rahma de la Mezquita Al-Aqsa, en el muro este de la Ciudad Vieja de Jerusalén.

La Autoridad de Waqf, una entidad dirigida por Jordania encargada de supervisar los lugares sagrados musulmanes y cristianos de Jerusalén oriental, ha presentado reiteradas solicitudes a las autoridades israelíes para que la puerta se reabra de forma permanente.

El viernes, la policía israelí arrestó a docenas de palestinos en el este de Jerusalén con la intención de evitar las protestas contra el cierre israelí de la puerta.

La puerta de Al-Rahma fue cerrada por primera vez por las autoridades israelíes en 2003. Un tribunal israelí renovó la orden de cierre en 2017.

Para los musulmanes, Al-Aqsa representa el tercer sitio más sagrado del mundo. Los judíos, por su parte, se refieren a la zona como el “Monte del Templo”, afirmando que se trata de un lugar donde se encontraban dos templos judíos en la antigüedad.

Israel ocupó Jerusalén oriental, donde se encuentra Al-Aqsa, durante la guerra árabe-israelí de 1967. Se anexó a toda la ciudad en 1980, movimiento que, a día de hoy, no se ha reconocido por la comunidad internacional.

Categorías
IsraelJordaniaNoticiasOriente MedioPalestina