Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

“Era como una prisionera”: unas hermanas saudíes varadas en Hong Kong rememoran sus palizas

Mujeres saudíes [foto de archivo]

Dos hermanas de Arabia Saudí, que huyeron del reino conservador y se han estado escondiendo en Hong Kong durante casi seis meses, dijeron que lo hicieron para escapar de las palizas a manos de sus hermanos y su padre, informa Reuters.

Ambas hermanas, que dicen haber renunciado a su fe musulmana, llegaron a territorio chino desde Sri Lanka en septiembre. Dicen que se les impidió subir a un avión con conexión a Australia y fueron interceptadas en el aeropuerto por diplomáticos de Arabia Saudí.

Reuters no pudo verificar independientemente su historia.

Cuando se le preguntó sobre el caso, la policía de Hong Kong dijo que habían recibido un informe de “dos mujeres expatriadas” en septiembre y estaban investigando, pero no dio más detalles.

El consulado de Arabia Saudí en Hong Kong no ha respondido a las reiteradas solicitudes de Reuters para hacer comentarios.

El caso es el segundo ejemplo destacado este año de mujeres saudíes que buscan escapar de su país y destaca las estrictas reglas sociales del reino, incluido el requisito de que las mujeres busquen el permiso de un “tutor” masculino para viajar.

Leer: Aumenta el número de mujeres saudíes que huyen de la opresión social

Las hermanas, de 18 y 20 años, lograron salir del aeropuerto de Hong Kong, pero los funcionarios consulares han revocado sus pasaportes, dejándolas varadas en la ciudad durante casi seis meses, dijo su abogado, Michael Vidler.

Vidler, uno de los principales abogados activistas en el territorio, también confirmó la autenticidad de una cuenta de Twitter escrita por las dos mujeres que describen su difícil situación.

El sábado, vestidas con vaqueros y zapatillas deportivas, las mujeres de voz suave describieron lo que dijeron fue una vida represiva e infeliz en su hogar en la capital de Arabia Saudí, Riad. Dijeron que habían adoptado los seudónimos Reem y Rawan, porque temen que usar sus nombres reales podría llevarlas a ser rastreadas si se les otorga asilo en un tercer país.

Publicaron fotos, pero pidieron que sus rasgos no fueran revelados.

Todas las decisiones tenían que ser aprobadas por los hombres en su casa, desde la ropa que usaban hasta el peinado que elegían, incluso en los momentos en que se despertaban y se iban a dormir, dijeron las hermanas a Reuters.

“Eran como mis carceleros, como mi oficial de la prisión. Era como una prisionera”, dijo la hermana menor, Rawan, refiriéndose a dos hermanos de 24 y 25 años, así como a su padre.

“Era básicamente esclavitud moderna. No podemos salir de la casa a menos que alguien esté con nosotras. A veces estamos meses sin ni siquiera ver el sol”, dijo la hermana mayor, Reem.

En enero, una mujer saudí llegó a los titulares mundiales al atrincherarse en un hotel del aeropuerto de Bangkok para evitar que le enviasen a casa con su familia. Más tarde le concedieron asilo en Canadá.

Categorías
Arabia SauditaNoticiasOriente Medio