Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

Irán y la inversión en la supervivencia de Daesh

Bandera de Daesh [SpuntnikInt / Twitter]

El área geográfica ocupada por Daesh está disminuyendo, según el Pentágono, pero la organización en sí no desaparecerá. El Secretario de Estado de los Estados Unidos ha dicho a sus homólogos de 75 países, que participan en la “coalición internacional”, que la guerra en Daesh aún no ha terminado.

Esta es la misma conclusión a la que se llegó con respecto a la guerra contra Al-Qaeda. Después de ser perseguido durante muchos años en las cuevas de Tora Bora y en todo Afganistán, el grupo está emergiendo en Pakistán, Indonesia, Iraq, Siria, Yemen, Somalia, Libia, Mali, Níger y otros lugares. El único refugio que sus líderes han encontrado está en Irán.

Desde que Daesh nació de Al-Qaeda, ha superado las capacidades de su órgano principal en varias áreas, incluido el reclutamiento externo, así como en la inevitable fase “post-Daesh”. Ha mantenido almacenes de armas y células durmientes, y ha buscado refugios seguros para que sus miembros puedan reagruparse. Por lo tanto, escuchamos advertencias sobre ‘Daesh II’ en el horizonte.

Las principales operaciones de combate sugirieron que el “califato” había sido eliminado y muy debilitado. Mientras los combatientes de Daesh creían que estaban defendiendo el “Estado Islámico”, destruyeron decenas de pueblos y ciudades de importancia para los musulmanes de Iraq y Siria a nivel económico, científico y de infraestructura.

Leer: Daesh cannot be defeated by war

Lejos de promover la religión y la Ley Sharia, Daesh dirigía una de las bandas criminales más grandes de la historia moderna. Mató o causó el asesinato de decenas de miles de musulmanes y cometió masacres atroces y crímenes contra seguidores de otras creencias.

Si los enemigos del Islam hubieran buscado un instrumento de destrucción para luchar contra la fe y sus seguidores, no podrían haber encontrado uno mejor que Daesh. Si bien quedó claro que la aparición del grupo y su difusión era un delito en sí mismo, había beneficiarios directos e indirectos, como es el caso de cualquier crimen.

La realidad es que la guerra no está a punto de terminar porque las razones para su inicio no han sido alteradas o afectadas por la lucha. De hecho, se han agravado. Es por eso que debemos examinar el resultado en términos de víctimas inocentes y beneficiarios que luchan por la “victoria sobre Daesh”.

En Mosul y Anbar no hubo destrucción, y la vida cotidiana era casi normal a pesar de un conflicto amargo entre sus residentes y el gobierno central en Bagdad. El presidente de Iraq no ha ocultado su sectarismo ni se ha ocupado de las quejas declaradas y legítimas del pueblo. Daesh pudo infiltrarse en estas áreas, presentándose como una solución y alternativa a los problemas con Bagdad; esto fue desastroso.

Iraqi security forces celebrate the success of freeing Mosul from Daesh on 9 July 2017 [Yunus Keleş/Anadolu Agency]

Las fuerzas de seguridad iraquíes celebran el triunfo de liberar a Mosul de los terroristas del Daesh el 9 de julio de 2017 [Yunus Keleş / Agencia Anadolu]

En Al-Raqqa y Deir al-Zour tampoco ha habido destrucción; en cambio, toda Siria estaba en conflicto con el régimen de Damasco, que catalogó a toda la nación de “terrorista” y arrastró al país a una guerra civil. A esto siguió una intervención extranjera, que el régimen consideraba un mal menor que la concesión de derechos a las personas, o al menos algunas de ellas.

En ambas capitales, Irán fue el responsable y la fuerza impulsora. Desde Teherán, los líderes de Al-Qaeda manejaron a sus propios combatientes en estrecha colaboración con el llamado Frente Nusra, que tenía varios nombres en Iraq y Siria. Sus “expertos” se movieron en las ciudades y se mezclaron con los líderes de Daesh, y manejaron su conflicto y separación del organismo principal.

Leer: US-backed Syrian force launches ‘final battle’ against Daesh

Es razonable sentir que las partes en la guerra en Daesh se han beneficiado porque reintrodujo a Estados Unidos en la guerra contra el terrorismo, que Washington creía que había terminado con el asesinato de Osama Bin Laden. Sin embargo, los Estados Unidos ahora tienen la intención de retirar sus tropas de Siria.

Rusia ha afirmado que está luchando contra el terrorismo para aplastar a las facciones de la oposición, salvar al régimen de Damasco y utilizar a Siria como plataforma para sus negociaciones internacionales. El régimen en sí no habría sobrevivido sin su participación con los iraníes en la ingeniería del fenómeno del “terrorismo post-Al-Qaeda”. Turquía también ha participado en la oleada de combatientes en Daesh y finalmente ha comenzado a cosechar sus recompensas mediante la coordinación con Rusia.

Sin embargo, la parte que más se beneficia es el régimen en Teherán, que ayudó a crear el monstruo Daesh, lo engordó, y luego lo combatió y lo derrotó. Ahora está reuniendo a los restantes para restablecer el grupo de una forma aún más feroz y brutal.

La siguiente fase de la guerra contra el terrorismo fue el tema principal de la reunión de ministros de la coalición a la que asistió el secretario de Estado Mike Pompeo. Quizás lo nuevo es que Washington finalmente ha vinculado las garantías de que Daesh no reaparecerá con la salida de Irán y sus milicias de Siria, y el control de estas milicias en Iraq.

Sin embargo, el problema más urgente ahora es reconstruir las áreas de las que Daesh ha sido expulsado porque dejarlas desatendidas e inhabitables ha permitido al grupo reanudar el reclutamiento de combatientes, especialmente de las zonas rurales de Iraq. Esto se debe abordar urgentemente.

 

Traducido de The New Khalij, 14 de febrero de 1029.

 

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosIrakIránOriente MedioReportajes y Análisis