Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los legisladores de Estados Unidos renuevan su esfuerzo para sancionar a Arabia Saudí

El Senado de los Estados Unidos [Foto de archivo]

Los legisladores republicanos y demócratas de Estados Unidos renovaron su esfuerzo el jueves para sancionar a Arabia Saudí por el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi, y abordar la crisis humanitaria en Yemen, introduciendo una legislación para prohibir algunas ventas de armas e imponer sanciones a los responsables de la muerte del periodista, informa Reuters.

Los demócratas Bob Menéndez, Jack Reed, Jeanne Shaheen y Chris Murphy y los republicanos Todd Young, Lindsey Graham y Susan Collins presentaron el proyecto de ley un día antes de la fecha límite del 8 de febrero, para que el gobierno del presidente Donald Trump presente un informe al Congreso sobre si el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed Bin Salman, ordenó el asesinato de Khashoggi.

Los asesores del Congreso dijeron que no se les había indicado que el gobierno cumpliría ese plazo. La Casa Blanca no respondió de inmediato a una solicitud para hacer comentarios.

Mientras tanto, una investigación dirigida por las Naciones Unidas sobre el asesinato de Khashoggi dijo el jueves que las pruebas apuntaban a un crimen brutal “planeado y perpetrado” por funcionarios saudíes.

Entre otras cosas, la “Ley de Responsabilidad de Arabia Saudí y Yemen 2019” impondría sanciones obligatorias a toda persona responsable de la muerte de Khashoggi, residente estadounidense y columnista del Washington Post.

Menéndez, Graham y otros legisladores intentaron aprobar una legislación similar el año pasado, durante el Congreso anterior, pero no logró avanzar. El Senado aprobó por unanimidad una resolución que culpaba a Bin Salman por el asesinato de Khashoggi, y una medida que habría prohibido el apoyo de Estados Unidos a la coalición liderada por Arabia Saudí, que estaba librando una guerra en Yemen.

Sin embargo, los republicanos que luego dirigieron la Cámara de Representantes no permitieron una votación sobre la legislación.

Trump ha resistido los esfuerzos legislativos para reprender a los saudíes, señalando que la venta de armas es una fuente importante de empleos en los Estados Unidos. Su gobierno también se muestra reacio a perturbar la relación estratégica con el reino, considerado como un importante contrapeso regional para Irán, archirrival del aliado estadounidense Israel.

Leer: Evidence shows Khashoggi murder planned, carried out by Saudi officials

Graham, un aliado cercano de Trump que, sin embargo, ha liderado el impulso para una respuesta contundente a Arabia Saudí, dijo que esperaba un fuerte apoyo bipartidista para las “sanciones serias”.

“Si bien Arabia Saudí es un aliado estratégico, el comportamiento del Príncipe Heredero, en múltiples formas, ha mostrado falta de respeto por la relación y lo ha hecho, a mi modo de ver, más tóxico”, dijo Graham en un comunicado.

“Me doy cuenta de que tenemos que lidiar con personajes malos y situaciones imperfectas en el escenario internacional. Sin embargo, cuando perdemos nuestra voz moral, perdemos nuestro activo más fuerte”, agregó Graham.

Los demócratas ahora controlan la Cámara y han estado más abiertos a la legislación que penaliza a Arabia Saudí. El presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes celebró una audiencia sobre las relaciones con Arabia Saudí el miércoles, donde abrió la puerta a nuevas restricciones sobre la exportación de armas al reino.

Además de poner nuevos límites a la venta de armas, la legislación del Senado anunciada el jueves prohibiría el reabastecimiento de combustible estadounidense de aviones para la coalición liderada por Arabia Saudí en la guerra civil de Yemen.

También impondría sanciones a quienes bloqueen la asistencia humanitaria en Yemen; sancionaría a quienes apoyen a los rebeldes hutíes respaldados por Irán, que luchan contra el gobierno internacionalmente reconocido de Yemen; exigiría “un informe de responsabilidad” para todos los involucrados en el conflicto de Yemen que cometan crímenes de guerra; y exigiría un informe sobre derechos humanos en Arabia Saudí.

“Al ver que la Administración Trump no tiene la intención de insistir en responsabilizar plenamente a los asesinos del señor Khashoggi, es hora de que el Congreso intervenga e imponga consecuencias reales para reexaminar básicamente nuestra relación con el reino de Arabia Saudí y con la coalición liderada por Arabia Saudí en Yemen”, dijo Menéndez, el principal demócrata en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, en un comunicado.

Categorías
Arabia SauditaAsia y AméricaEEUUIránNoticiasOriente MedioYemen

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba