Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los sirios protestan en Daraa por el servicio militar obligatorio

El líder superior del ejército sirio, el general de división Issam Zahreddine [SyrianArmy News / Facebook]

Decenas de sirios se congregaron en la ciudad sureña de Daraa esta semana para protestar contra el servicio militar obligatorio impuesto por el régimen sirio, a medida que aumenta la frustración por las represalias del gobierno en la antigua fortaleza de la oposición.

Decenas de manifestantes, principalmente hombres jóvenes, se reunieron el martes para condenar el allanamiento de sus hogares por parte de los servicios de inteligencia, así como la campaña en curso de arrestos arbitrarios y reclutamiento forzoso. Pidieron al gobierno que cumpla con los términos del acuerdo de reconciliación firmado en julio pasado, en el que las fuerzas de la oposición renunciaron al control del área y se retiraron a cambio de la seguridad de los civiles que quedaron atrás.

Según fuentes locales, las últimas protestas fueron provocadas cuando cientos de jóvenes de la ciudad de Nawa en la zona rural de Daraa llegaron a los centros de reclutamiento el lunes, después de que los servicios de inteligencia amenazaran con represalias contra ellos y sus familias si no se presentaban para el servicio militar.

El acuerdo de reconciliación negociado entre el gobierno sirio y la oposición el año pasado estipuló un período de seis meses para el cual se habrían implementado los términos iniciales del acuerdo. Ahora, a finales de enero, los residentes todavía se quejan del reclutamiento y de arrestos desenfrenados. Según la Oficina de Documentación de los Mártires de Daraa, al menos 132 personas han sido arrestadas desde julio; 26 detenidos murieron a consecuencia de las torturas.

A varios partidarios de la oposición el estado también les ha embargado sus propiedades, bajo alegaciones de que han apoyado el terrorismo. Justificados bajo la polémica Ley Diez, numerosos activistas, miembros de consejos locales y trabajadores humanitarios, incluidos aquellos que trabajaron con la ONU, se han visto privados a sí mismos y a los miembros de sus familias de sus bienes.

Los abogados y las ONG han condenado a la Ley Diez por violar el derecho de propiedad protegido por el derecho internacional; los activistas dicen que la medida es un acto de venganza contra los que apoyaron la revolución, y recuerdan que el ex presidente Hafez Al-Assad implementó una política similar en los años ochenta.

El acuerdo de reconciliación tampoco ha reconocido decretos anteriores emitidos tanto por el Gobierno interino sirio como por la Coalición siria que administró la provincia durante los últimos siete años. Sin emitir una nueva legislación, esto ha llevado al cese de muchos servicios públicos, incluidas algunas universidades, con escuelas en otras partes del país que no reconocen las calificaciones obtenidas bajo las autoridades civiles de la oposición en Daraa.

Las manifestaciones contra el régimen se han vuelto cada vez más comunes en el sur del país, aún consideradas como la “Cuna de la Revolución” después de haber presenciado algunas de las primeras protestas contra el presidente Bashar Al-Assad en 2011. Frustrado por Damasco y por las fuerzas aliadas rusas por no adherirse a los términos del acuerdo, los manifestantes se han reunido en la simbólica Mezquita de Al-Omari varias veces desde noviembre, pidiendo al gobierno que cumpla sus compromisos.

Aunque la estricta seguridad en Daraa ha evitado que las congregaciones crezcan significativamente, el gobierno no ha logrado suprimir completamente la resistencia. En noviembre, un pequeño grupo de oposición, la Resistencia Popular de Daraa, se formó con el objetivo declarado de liberar al sur del país de las fuerzas del régimen y de las milicias iraníes aliadas. Dirigiéndose a funcionarios de seguridad y puntos de control, el grupo ha lanzado ataques de estilo guerrillero en toda la provincia.

Graffitis antigubernamentales también han comenzado a aparecer en las paredes de varias ciudades y pueblos, celebrando el levantamiento sirio con lemas como “La revolución continúa” y “Abajo el partido de Al-Baath”.

La guerra en Siria, que ahora se aproxima a su noveno año, ha matado a más de 560.000 personas, la gran mayoría de las fuerzas aliadas al régimen.

Categorías
Europa y RusiaNoticiasOriente MedioSiria

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba