Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Yemen: Se demora la retirada las tropas apostadas en el puerto de Hudeidah

El retiro de las tropas de Hudeidah que debía haber comenzado el pasado 7 de enero se ha estancado. Este repliegue de las tropas apostadas en la ciudad portuaria se considera una medida fundamental de fomento de la confianza con vistas a forjar la confianza necesaria para mantener un diálogo político
Bebés malnutridos reciben tratamiento médico en Yemen [Mohammed Hamoud / Agencia Anadolu]

Los bandos que se enfrentan en Yemen no han ordenado que las tropas apostadas en el puerto de Hudeidah abandonen el lugar, a pesar de la tregua de un mes de duración firmada recientemente. Según explica Reuters, ello pone en peligro el primer gran avance diplomático conseguido en esta guerra que ya se extiende desde hace cuatro años y reactiva la amenaza de una ofensiva total que podría desencadenar una nueva hambruna.

A esto se suma la renuncia esta semana del alto responsable de la ONU que supervisa el alto el fuego, días después de que el convoy en el que viajaba fuera atacado. Si los enfrentamientos en torno al puerto de Hudeidah se reactivan, la principal ruta de entrada de suministros al país podría bloquearse, con lo que millones de personas quedarían al borde de la inanición.

“Estas próximas semanas pueden ser un punto de inflexión para el conflicto. O vemos un reinicio de las negociaciones políticas, o puede ser que se observe una intensa escalada militar”, ha indicado Adam Baron, del Consejo Europeo de Asuntos Exteriores.

De hecho la tregua sí se ha mantenido en gran medida en el puerto de Hudeidah desde que entrara en vigencia hace un mes. Pero a última hora del miércoles se han intensificado los combates en algunos puntos críticos en los límites de la ciudad.

Leer más: La ONU reemplaza al jefe de los observadores de la tregua de Yemen

El retiro de las tropas de Hudeidah, que debía haber comenzado el pasado 7 de enero, se ha estancado. El repliegue  se considera una medida fundamental para fomentar la confianza, con vistas a forjar un diálogo político.

Sin haberse conseguido este repliegue, el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, reconocía la semana pasada que la “falta de confianza” se ha convertido en “fuente de complicaciones” en el intento de que las partes se sienten a hablar.

En los casi cuatro años de guerra, la coalición de estados árabes y sus aliados yemeníes no han sido capaces de desalojar a las milicias hutíes. Éstas, aliadas de Irán, controlan el norte del país, la capital y la mayoría de los principales centros de población.

La coalición ya intentó capturar Hodeidah el año pasado con la esperanza de pasar a controlar la principal ruta de suministro del país y forzar con ello a los hutíes a retroceder.

Leer más: Yemen: 23 detenidos asesinados en prisiones administradas por EAU

Pero los dos intentos de capturar el puerto desarrollados hasta ahora han fracasado. Ello ha impedido la ejecución de una ofensiva de calado que podría haber causado una hambruna generalizada. Con los hutíes todavía controlando la ciudad y las fuerzas árabes concentradas en las afueras, en las conversaciones mantenidas cerca de Estocolmo el mes pasado se consiguió por fin acordar un alto el fuego.

Este acuerdo de alto el fuego estipula también una agenda de diálogo político para poner fin a la guerra. Pero la falta de progresos podría poner a prueba la paciencia de los Emiratos Árabes Unidos, que lideran las operaciones militares en la costa yemení del Mar Rojo para la coalición liderada por Arabia Saudí.

El funcionario gubernamental Abdullah Abdul-Bari, un residente de Hudeidah de 51 años de edad, explica que “la gente está preocupada por la posibilidad de que la guerra se reinicie tras el fracaso en la implementación del acuerdo”.

 

Momento frágil

La renuncia esta semana del director de la Misión de la ONU encargada de supervisar el acuerdo, Patrick Cammaert, se produjo tras el fracaso de los mediadores a la hora de convocar una reunión para discutir la redistribución de fuerzas de Hudeidah.

Algunas fuentes han explicado a Reuters que el Comité de Coordinación de Redistribución se había reunido en dos ocasiones en el territorio controlado por las milicias hutíes, pero que los intentos de convocar una tercera reunión en el territorio controlado por las fuerzas de la coalición habían fracasado porque los hutíes habían rechazado atravesar la línea del frente.

Los hutíes han acusado a Cammaert de ser parcial en contra de ellos. Un portavoz de estas milicias, Mohammed Abdul-Salam, ha dicho que a menos que el superior de Cammaert, el Enviado de la ONU para Yemen Martin Griffiths se ocupe del asunto, “podría ser difícil hablar de otras cuestiones”.

Leer más: Yemen: Cinco expertos de desactivación de minas mueren en una explosión

Griffiths ha estado viajando en los últimos días entre la capital de Yemen, Sanaa, controlada por los hutíes, y Riad. El objetivo es intentar recuperar el acuerdo de paz y aprovechar los progresos alcanzados en torno al intercambio de prisioneros acordado en Estocolmo, aunque este no haya concluido aún.

“Es un momento muy delicado. Las partes siguen comprometidas política y retóricamente con el Acuerdo de Estocolmo como la mejor vía para progresar. La pregunta es si podremos conseguir avances tangibles en el terreno “, ha explicado la analista del International Crisis Group (Grupo Internacional de Gestión de Crisis), Elizabeth Dickinson.

Los estados árabes muestran signos de que se les está agotando la paciencia. El ministro de Estado de Asuntos Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos, Anwar Gargash, criticó el miércoles el “obstinado comportamiento” de las milicias hutíes.

Leer más: OMS: 24,4 millones de yemeníes necesitan ayuda humanitaria urgente

Niños yemeníes afectados por la guerra de la coalición saudí – Caricatura [Sabaaneh / MiddleEastMonitor]

Mientras, un diplomático del Golfo ha expresado que la confianza se había erosionado aún más después del ataque con aviones no tripulados ejecutado por los hutíes el 10 de enero contra un desfile militar del gobierno yemení. Este fue seguido de ataques aéreos de la coalición contra objetivos militares hutíes en Saná.

Una fuente conocedora de la situación ha indicado que los EAU se han sentido en la necesidad de renovar la presión sobre los hutíes.

“Está claro que los EAU quieren encontrar una estrategia de salida”, señala mientras un diplomático de alto rango. “Esta guerra está comportando unos grandes costes no solo en términos de recursos económicos sino también de credibilidad y vidas humanas”.

 

Corredores humanitarios

Mientras, las naciones occidentales, muchas de las cuales suministran armas e informaciones de inteligencia a la coalición, siguen presionando para que se ponga fin al conflicto, especialmente después de que el asesinato en octubre del periodista saudí Jamal Khashoggi intensificara el control de las políticas regionales saudís.

Por su parte, los residentes y trabajadores humanitarios siguen denunciando se siguen levantando y reforzando las barricadas, las trincheras y los bloqueos de carreteras en Hodeidah. Las tensas líneas del frente han dificultado la creación de corredores humanitarios para suministrar ayuda a los 10 millones de yemeníes que se enfrentan el hambre.

“Parte de los alimentos y el combustible están llegando a través del puerto de Hodeidah y se están trasladando a todas las zonas del país, pero las carreteras principales están cerradas, y ello hace que se deban desviar los convoyes por rutas más largas. Además los combates continúan, lo que amenaza la seguridad del transporte”, ha denunciado Suze van Meegan, del Consejo Noruego para la Población Refugiada.

Leer más: Los bandos enfrentados en Yemen inician las conversaciones en Jordania para el intercambio de prisioneros

Y mientras, el Programa Mundial de Alimentos aún no ha podido hacerse con las 51.000 toneladas de trigo, suficientes para alimentar a 3,7 millones de personas durante un mes, bloqueadas desde septiembre en tierra de nadie en Hodeidah.

Frank McManus, del Comité Internacional de Rescate, denuncia que el acceso a Hudeidah se ha restringido durante las últimas dos semanas. En un caso, los medicamentos no se pudieron entregar a ciertos complejos hospitalarios. En otro, a un equipo médico móvil no se le permitió visitar algunos lugares.

“En los primeros días tras la firma de los acuerdos en Estocolmo, vimos una mejora en la situación de seguridad. Pero esos días parecen haber pasado”, lamenta.

Leer más: La ONU proporciona alimentos a 9,5 millones de yemeníes

Categorías
Arabia SauditaIránNoticiasOrganizaciones InternacionalesOriente MedioSueciaUNYemen

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba