Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

Los refugiados sirios en el Líbano siguen enfrentándose al invierno extremo

El frío ha alcanzado nuevos mínimos este fin de semana cubriendo los campos de refugiados de nieve y dejando a la población refugiada en una situación de severa necesidad de ropa de abrigo, madera, petróleo o dinero para cubrir sus necesidade
Refugiados sirios se preparan para regresar a Siria desde la ciudad fronteriza libanesa de Arsal, Líbano, el 28 de junio de 2018 [Mohamed Azakir / Reuters]

Los refugiados sirios que se encuentran asentados en la ciudad libanesa de Arsal, al este de Trípoli, cerca de la frontera con Siria, siguen sufriendo debido a las condiciones climáticas extremas.

Según ha informado la agencia Anadolu, citando al alcalde de la ciudad de Arsal, Basil Al-Hujairy, en los 126 campamentos de refugiados de Arsal viven cerca de 60.000 refugiados sirios.

Mientras, el frío ha alcanzado nuevoas cotas este fin de semana, cubriendo los campos de refugiados de nieve y dejando a la población refugiada en una situación de severa necesidad de ropa de abrigo, madera, petróleo o dinero para cubrir sus necesidades.

Además de estos problemas, las familias refugiadas en estos campos improvisados y no oficiales temen ser expulsadas ​​de sus tiendas por no poder pagar la renta, que oscila entre 150 y 200 dólares por tienda.

Leer más: La población refugiada siria abandona los campamentos en Líbano que ha enterrado la nieve

El refugiado Khalid Abu-Daher, un profesor de 50 años que colabora como voluntario en el campamento de refugiados de Al-Salam, ha explicado: “No recibimos ayuda salvo de organizaciones benéficas. La gente aquí no tiene trabajo”. Abu-Daher, que es padre de tres hijos, agrega: “La situación en las tiendas es muy mala. Las organizaciones humanitarias han distribuido piezas de nylon para cubrir las tiendas, pero esto no es suficiente”.

En el caso de Abu-Daher, solo recibe un salario mensual de 50-100 dólares, lo que significa que ha tenido que vender madera de su tienda para pagar sus deudas. Reitera su llamamiento a los poderes regionales e internacionales, así como a organizaciones benéficas que operan en el área, para que ayuden a los refugiados como él lo antes posible.

Y agrega: “Agradecemos a Líbano que nos acoja pese a los problemas en su economía”. Al respecto, los altos responsables libaneses no cesan de recordar que el apoyo internacional ofrecido por la comunidad internacional la labor que su país hace de acogida de refugiados no es suficiente, ya que estos ejercen una gran presión sobre un país que ya tiene recursos limitados.

Leer más: OXFAM critica a la UE por abandonar a refugiados vulnerables en Grecia

Una organización humanitaria turca ha llegado a la zona la semana pasada y ha comenzado a ayudar a los refugiados distribuyendo ayuda de primera necesidad entre la que se incluyen mantas, colchones y ropa de invierno para los menores. El portavoz de la organización ha explicado a Anadolu que su objetivo es ayudar a la población refugiada de todos los campamentos de la zona.

Sin embargo, parece que sus problemas van a continuar, en tanto que siguen previstos días de clima extremo a la vez que el apoyo de la ONU y otros organismos internacionales se ha reducido abruptamente.

Categorías
LíbanoNoticiasOriente MedioSiria