Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

Amnistía Internacional condena el “indignante” ataque militar contra un hospital de Sudán

El ataque ha sido duramente criticado por los sindicatos de trabajadores de la sanidad de Sudán que lo han definido como "bárbaro". Posteriormente se han declarado en huelga, clamando que el hospital ha demostrado no ser una instalación segura para tratar a los pacientes.
Manifestantes en una manifestación antigubernamental en la capital sudanesa, Jartum. 6 de enero de 2018 [/ AFP / Getty Images]

Amnistía Internacional ha condenado el ataque sin precedentes ejecutado el miércoles por parte de las fuerzas militares sudanesas contra un hospital de la ciudad de Omdurman.

Las fuerzas de seguridad irrumpieron en el hospital central de la ciudad con el pretexto de estar buscando manifestantes. Este hecho se inscribe en el intento del gobierno de sofocar las protestas que llevan sacudiendo el país durante las últimas tres semanas. En la incursión se lanzaron gases lacrimógenos y se abrió fuego real en el complejo hospitalario. Posteriormente los soldados irrumpieron en el departamento de emergencia y en otras partes del hospital, atacando tanto a pacientes como al personal médico.


Protestas en Sudán – Caricatura [Sabaaneh / MiddleEastMonitor]

El ataque ha sido duramente criticado por los sindicatos de trabajadores de la sanidad de Sudán que lo han definido como “bárbaro”. Posteriormente se han declarado en huelga, clamando que el hospital ha demostrado no ser una instalación segura para tratar a los pacientes.

Leer más: Al-Bashir: “Estamos dispuestos a entregar el poder a los jóvenes”

Según ha denunciado Sarah Jackson, subdirectora de Amnistía Internacional para África Oriental, el Cuerno de África y los Grandes Lagos, “este ataque contra un hospital supone una terrible violación del derecho internacional”. “Por ello, debe llevarse a cabo con urgencia una investigación sobre este ataque horrorífico y todos los oficiales involucrados deben rendir cuentas por sus actos,” añadió. “El Gobierno de Sudán debe además adoptar medidas de forma inmediata para detener esta práctica de disparar con fuego real contra los manifestantes y para que se respete el derecho del pueblo sudanés a la libertad de expresión”.

El ministro de Salud de Sudán, Mamoun Humaida, condenó ayer también este ataque calificándolo como “inaceptable” y anunció que se estaba llevando a cabo una investigación del incidente “junto a las autoridades competentes”, sin ofrecer más detalles.

Al menos 40 personas han sido asesinadas y casi 500 han resultado heridas en las más de 380 protestas que, en oposición a las medidas de austeridad y la autocracia política del presidente Omar Al-Bashir, llevan desarrollándose en todo el país desde el mes pasado.

Leer más: Sudán: 816 detenidos en las protestas contra el gobierno

A pesar de la naturaleza pacífica de las manifestaciones, las fuerzas de seguridad han respondido a las mismas con violencia. Se calcula que unas 1000 personas han sido arrestadas y torturadas, entre ellas, particularmente, gran número de estudiantes que fueron detenidos en masa. Muchos han denunciado que fueron obligados, con coacciones, a confesar “que formaban parte de células terroristas”.

Amnistía Internacional ha llamado además a los funcionarios sudaneses a poner en libertad a un hombre gravemente herido detenido por participar en un mítin. Se trata de Yasser Elsir Ali, de 57 años, que recibió un balazo el 25 de diciembre que le fracturó las costillas, le perforó un pulmón y quedó alojado junto a su médula espinal. Tras ser estabilizado en el hospital  Ali debía haber viajado a los EAU para recibir un tratamiento especializado en su columna vertebral pero fue detenido por agentes de seguridad el 5 de enero y no se tienen noticias de él desde ese momento.

Las últimas protestas en Sudán han sido provocadas por la decisión del gobierno de triplicar el precios del pan, de una libra sudanesa (0.02 dólares) a tres libras sudanesas (0.063 dólares). Los precios de los alimentos han aumentado desde que comenzara el año tras detener el gobierno las importaciones de trigo subvencionado por el estado.

Leer más: Sudán: Al-Bashir achaca las protestas a una conspiración extranjera

El país africano se ha estado enfrentando a la mayor incertidumbre económica de los últimos años por causa de una grave escasez de divisas, lo que ha provocado que la libra sudanesa se haya hundido frente al dólar. Pese a que Estados Unidos levantó el año pasado las sanciones económicas que puso en el pasado sobre Sudán, los bancos internacionales siguen evitando en lo posible realizar negocios con las instituciones financieras de aquel país.

Pese a todo ello, Al-Bashir ha dicho que va a permanecer en el poder y que las manifestaciones en curso son el resultado de una conspiración extranjera.

Categorías
Amnistía InternacionalNoticiasOrganizaciones InternacionalesRegiónSudán