Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Una empresa de armamento israelí vende “drones suicidas” a Azerbaiyán

Un avión no tripulado israelí [Mohammed Asad / Apaimages]

En la primera venta de este tipo que se produce en el mundo, la compañía de armamento israelí Elbit Systems ha proporcionado “drones suicidas” a Azerbaiyán.

Elbit Systems, una empresa de fabricación de drones que suministra armas al ejército israelí, ha vendido a Azerbaiyán su modelo SkyStriker, conviertiendo al país del Cáucaso en el primer receptor no israelí de esta arma.

El dron SkyStriker es conocido como “dron suicida” o “dron kamikaze” debido a su capacidad de destruir su objetivo impactando contra él. Según el diario Jerusalem Post, el dron se desplaza a una velocidad de hasta 100 nudos (185,2 kilómetros por hora), lo que quiere decir que en tan sólo seis minutos puede recorrer 20 kilómetros, mientras localiza su objetivo.

Leer más: Amnistía Internacional se manifiesta contra la venta de armamento israelí al presidente filipino Duterte

Está equipado con una cabeza explosiva de 5 kilos y es “silencioso”, lo que quiere decir que puede planear sin emitir sonido hasta el momento de lanzar un ataque. Los operadores del dron pueden programarlo para zambullirse hacia el objetivo a una velocidad de hasta 300 nudos (555,6 kilómetros por hora), destruyéndolo en el momento del impacto.

El Jerusalem Post estima que al menos diez de estas armas letales han sido vendidas a Azerbaiyán, en base a las imágenes publicadas por la página web AzeriDefence. El portal añade que los SkyStriker fueron adquiridos por los Servicios Fronterizos del Estado (SBS), que los presentaron ante el presidente azerí Ilham Aliyev durante su visita de ayer a la base de los SBS.

Leer más: Empresas israelíes venden información y herramientas de “seguridad” a Arabia Saudí y los países del Golfo

Categorías
Asia y AméricaAzerbaiyánIsraelNoticiasOriente MedioRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba