Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

La retirada de Estados Unidos de Siria no señala el fin del conflicto

Opositores sirios preparan una barricada para enfrentarse a las fuerzas de Al Assad [Enes Abed/Anadolu Agency]

Existen muchos aspectos a considerar sobre el anuncio de que Estados Unidos retirará sus tropas de Siria. No es necesario hablar de la postura fluctuante de Donald Trump sobre Siria, pasando de rechazar cualquier intervención para fortalecer a sus fuerzas y de amenazar al régimen sirio a anunciar su intención de retirarlas. El hombre que hace política por Twitter no tiene una opinión estable.

Esta es la dimensión más importante de este anuncio, ya que estamos lidiando con un presidente único, incluso dentro de los estándares estadounidense. Es alguien que no escucha las evaluaciones de sus agencias de seguridad; hace política al día de acuerdo a sus opiniones personales en vez de a las de sus asesores.

Este último ejemplo de su nivel de desconexión con quienes le rodean refleja hasta qué punto llegan las diferencias entre Trump y las instituciones militares y de seguridad de EEUU, además de los principales políticos y cargos. Esto resulta obvio con la dimisión del Secretario de Defensa.

El anuncio de la retirada de las tropas no es un tema marginal. Plantea preguntas fundamentales sobre la gestión de los asuntos políticos en Estados Unidos. También replantea la cuestión del destino del propio Trump, dada su participación en el Estado profundo y a raíz de las investigaciones realizadas por el jefe de la investigación del Asesor Especial, Robert Mueller.

Leer más: Irak descubre y destruye una planta de fabricación de misiles de Daesh en Anbar

Lo que es tanto interesante como notable son los aparentemente impresionantes servicios de Trump a Rusia y este extraño acuerdo entre él y Putin. Esto levanta más dudas acerca de que es posible que Mueller esté siguiendo el caso de la supuesta intervención rusa en los asuntos estadounidenses. Esto también plantea cuestiones sobre el secretismo de esta extraña relación, sobre todo porque todo el mundo sabe que Rusia, junto a China, supone la mayor amenaza estratégica para la hegemonía de EEUU.

El otro aspecto a considerar es si la orden de retirada de las tropas se llevará realmente a cabo o si no es más que una decisión en caliente que acabará por ser abandonada. Puede que se de una retirada parcial o total a lo largo de un extenso periodo de tiempo. O, efectivamente, puede que simplemente Estados Unidos intente encontrar otras formas de intervenir en Siria sin una participación militar directa.

No hay duda de que el rechazo nacional a la decisión, acompañado de una respuesta similar por parte de aliados importantes como Reino Unido o Rusia, hace de esto último una posibilidad probable. Sin embargo, también es posible que el anuncio de la retirada fuese en realidad una amenaza dirigida a ciertos países del Golfo, especialmente Arabia Saudí, para que financien la presencia estadounidense en Siria y, quizá, para que incluso pasen más con tal de mantenerla en su totalidad.

Y, ¿qué piensa Israel? El rechazo de Netanyahu de la retirada de tropas estadounidenses del país vecino de Israel podría provocar que Trump se eche atrás, especialmente teniendo en cuenta que el presidente estadounidense ajusta sus decisiones en Oriente Medio a las “preocupaciones de seguridad” israelíes más que a ninguna otra cosa. Esto se debe tanto a su base de apoyo evangélica como al lobby pro israelí, que le proporciona una importante protección política.

Leer más:  La población siria refugiada pide ayuda tras las inundaciones de los campos de refugiados de Idlib

Si sigue adelante, la retirada de las tropas estadounidenses en Siria representaría un triunfo importante para Rusia e Irán, quizá incluso para Turquía, si gestiona bien la situación tras su implementación. Los enemigos kurdos de Ankara, que cuentan con el apoyo de EEUU, se quedarían sin protección, por lo que sería prematuro afirmar que la ausencia de tropas americanas supondría el fin del conflicto sirio.

El régimen en Damasco tiene millones de disidentes en el país y en el extranjero, pero no se siente estable o seguro en estos momentos violentos, a menos de que convenza a la mayoría del pueblo sirio para que brinde su apoyo. Esto no sucederá sin cambios formales en la naturaleza del sistema de seguridad sectario. También debemos tener en cuenta la restricción de un país que ha sido destrozado prácticamente por completo; ni tampoco podemos ignorar la participación rusa e iraní y la presencia de Israel en la frontera. Lo miremos como lo miremos, se retiren las tropas estadounidenses o no, no estamos ni mucho menos cerca de una conclusión satisfactoria del conflicto en Siria.

 

Este artículo fue publicado en árabe en Al-Arab el 26 de diciembre de 2018.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen a su autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisSiria