Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

Canadá concede asilo al refugiado sirio atrapado en un aeropuerto malasio

El sirio Hassan Al-Kontar saltó a la fama cuando comenzó a publicar vídeos en redes sociales desde el aeropuerto internacional de Kuala Lumpur.

Un refugiado sirio que había pasado ocho meses en el limbo en el área internacional de un aeropuerto malasio ha llegado finalmente a Canadá, tras haber obtenido asilo.

La odisea de Hasán Al-Kontar le valió muestras de apoyo desde todo el mundo después de que comenzara a publicar vídeos en las redes sociales desde el Aeropuerto Internacional de Kuala Lumpur. Tras ser deportado de Emiratos Árabes Unidos, donde trabajaba, Al-Kontar se quedó atrapado en Malasia en 2017, sin que se le permitiera embarcar en ningún vuelo.

Dos organizaciones caritativas, la Asociación de Musulmanes de la Columbia Británica y la Sociedad Canadiense de Cuidados, le han patrocinado para que pueda viajar a Canadá como refugiado. Una petición online dirigida al ministro de Inmigración canadiense recabó más de 62.000 firmas.

Leer más: Rusia: “1.261 refugiados sirios han regresado a sus hogares”

“No me lo creía hasta que me enseñaron el billete,” declaró a los medios que le esperaban a la salida del avión. “Me dije: hasta que llegue a Canadá, nada es seguro,” agregó.

Al-Kontar fue expulsado de Emiratos cuando caducó su pasaporte, que no podría renovar por no haber completado el servicio militar obligatorio en su país. Sin embargo, no quería regresar a casa por temor a ser detenido o reclutado por la fuerza.

Malasia es uno de los pocos países del mundo que permiten a los sirios entrar sin necesidad de un visado durante un periodo de tiempo. Desde allí, Al-Kontar trató de viajar a Camboya. Sin embargo, le denegaron la entrada en el país y le deportaron de vuelta a Kuala Lumpur. A continuación, Al-Kontar se quedó atrapado en la terminal de llegadas del aeropuerto, sin poder entrar ni salir del país.

Leer más: Cinco refugiados pierden la vida al intentar cruzar de Turquía de Grecia

El hombre de 37 años, natural de Suweida, se pasó meses viviendo en la terminal, sobreviviendo gracias a la comida que le daba el personal de las líneas aéreas. El mes pasado, Al-Kontar fue detenido brevemente por las autoridades malasias, que le amenazaron con deportarle de vuelta a Siria.

El gobierno canadiense y un abogado contratado por una voluntaria de la Sociedad de Cuidados Canadiense negociaron su liberación. Al-Kontar se refiere a ellos como “los Vengadores”, en referencia a los superhéroes de los comics de Marvel.

“Su situación es representativa de los desafíos a los que se enfrentan los refugiados por todo el mundo,” explica Laurie Cooper, la voluntaria implicada en su liberación. “Es cada vez más difícil para ellos encontrar un lugar seguro en el que vivir. Él es uno de los afortunados,” remata.

Leer más: Francia: es ilusorio creer que los refugiados sirios pueden regresar

Categorías
Asia y AméricaCanadáMalasiaNoticiasOriente MedioRegiónSiria