Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Israel impide la entrada a una escritora palestina que iba a participar en un festival literario

La escritora palestina Susan Abulhawa [Henning Lillegard/Dagbladet].

Este fin de semana, las autoridades israelíes impidieron a una escritora palestino-estadounidense la participación en un festival literario celebrado en Jerusalén Este.

Susan Abulhawa, conocida por su novela “Mañanas en Yenín”, había viajado desde EE.UU. para participar en el festival de literatura palestina Kalimat. Fue detenida el momento que aterrizó en el aeropuerto Ben Gurion. Tras 36 horas de espera, fue deportada de vuelta a los EE.UU., país en el que la escritora reside actualmente.

Aunque Abulhawa apeló la decisión a través del Tribunal Supremo, el recurso fue denegado, según ha informado el diario Times of Israel. La portavoz de la oficina de inmigración israelí, Sabine Haddad, ha explicado que a Abulhawa se le ha impedido la entrada en el país debido a un incidente de 2015, cuando la escritora se negó a responder las preguntas del ejército israelí cuando trataba de entrar en el país desde Jordania. De acuerdo con la portavoz, “aquella vez se le prohibió la entrada, y también se la informó de que la próxima vez que llegara debería avisar con antelación”. Sin embargo, este fin de semana, “aterrizó sin haber realizado ninguna gestión por adelantado,” escribía el Times of Israel.

Leer más: El Shin Bet ha impedido la entrada a Israel a 250 personas en lo que va de año

La escritora ha publicado un comunicado dirigido a los organizadores del festival:

Como todos sabréis ya, las autoridades israelíes me han negado la entrada a mi propio país y por ello no puedo participar en el festival. Me duele profundamente no poder estar con mis amigos y compañeros escritores para explorar y celebrar nuestras tradiciones literarias con los lectores, y entre nosotros, en nuestra patria. Me duele que podamos reunirnos en cualquier lugar del mundo excepto en Palestina, el lugar al que pertenecemos, del que emergen nuestras historias y a donde acaban llevándonos todos nuestros pasos.

En cuanto al hecho de que se la hubiera informado para avisar del viaje con adelantado, Abulhawa continuó: “Es una mentira. De hecho, cuando llegué al aeropuerto me dijeron que hubiera sido necesario que pidiera un visado con mi pasaporte estadounidense, pero que tal visado no me sería expedido hasta 2020, por lo menos cinco años después de la primera vez que me negaron la entrada”.

“Me dijeron que era mi responsabilidad saber esto, aunque nunca se me hubiera dado ninguna indicación de que yo estuviera en la lista negra,” añadió.

Según la escritora, fue capaz de meter en su celda un dispositivo electrónico así como material de escritura. “Tengo fotos y vídeos de dentro de ese horrible centro de detención, que tomé con un segundo teléfono móvil que llevaba escondido. Dejé unos cuantos mensajes en los muros próximos a la sucia cama en la que me tuve que tumbar. Supongo que les parecerá vulgar leer ‘Libertad para Palestina´, ‘Israel impone el apartheid’ o ‘Susan Abulhawa estuvo aquí y metió este lápiz de contrabando en su celda’”.

Israel ha deportado a muchos personajes famosos este año, la mayoría de ellos acusados de tener vínculos con el Movimiento por el Boicot, la Desinversión y las Sanciones. Entre ellos están Ariel Gold, un activista judío estadounidense, o Ana Sánchez Mera, una activista española perteneciente al Comité Nacional BDS.

Leer más: Una universitaria estadounidense retenida en Israel por apoyo al BDS

Categorías
IsraelNoticiasOriente MedioPalestinaRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines