Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

Rusia, Alemania, Francia y Turquía participan en una cumbre sobre Siria

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan y su ministro de defensa Hulusi Akar reciben al presidente ruso Vladimir Putin el 27 de octubre de 2018 en Estambul [Cem Öksüz/Anadolu Agency].

Los líderes de Rusia, Alemania, Francia y Turquía se reunieron en Estambul durante el fin de semana para tratar de la situación en Siria. Los enfrentamientos violentos que se produjeron la semana pasada en Idlib, el último bastión de los rebeldes islamistas, deja en evidencia la fragilidad del acuerdo alcanzado con anterioridad entre las distintas potencias para evitar una ofensiva del régimen contra la región.

Ankara, que respalda a los rebeldes que combaten contra el gobierno del presidente Bashar Al-Assad, había cerrado un trato con Moscú, el principal valedor del régimen, para crear una zona desmilitarizada en la región noroccidental de Idlib.

La provincia de Idlib y sus inmediaciones constituyen el último bastión de los rebeldes islamistas, que se levantaron contra el gobierno de Assad en 2011. Se calcula que en la región habitan actualmente unos tres millones de personas, la mitad de las cuales habría huido de otras zonas de Siria ante el avance de las tropas regulares.

Leer más: Al Assad: El alto el fuego en Idlib es “temporal”

El viernes pasado, siete civiles murieron en la localidad de Rafa a consecuencia del fuego de mortero del régimen. Se trata de la jornada con el saldo mortal más elevado desde que cesaron los bombardeos rusos a mediados de agosto, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

El presidente ruso Vladimir Putin, la canciller alemana Angela Merkel, el presidente francés Emmanuel Macron y el presidente turco Recep Tayyip Erdogan participaron en la cumbre celebrada en Estambul.

Asistió asimismo el enviado de las Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, que debido a razones familiares renunciará a su cargo a finales de noviembre.

Según el acuerdo alcanzado el mes pasado por Turquía y Rusia, la zona desmilitarizada ha de extenderse de 15 a 20 kilómetros sobre terreno rebelde. Todas las armas pesadas y los combatientes extremistas habrían de retirarse de ella.

Leer más: Los rebeldes sirios aceptan el pacto de Idlib

Categorías
AlemaniaEuropa y RusiaFranciaNoticiasOriente MedioRegiónRusiaSiriaTurquía