Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Para las mujeres en los campos de refugiados en Grecia, incluso las duchas se han vuelto inseguras

Refugiados esperan en Atenas a ser trasladados a Francia con el programa de relocalización de la OIM. Octubre de 2017. [Ayhan Mehmet/Anadolu Agency]

Muchas de las mujeres que viven en los campos de refugiados en Grecia no se atreven a salir de noche o a utilizar las duchas. Además, muchas mujeres embarazadas se ven obligadas a dormir en el suelo en condiciones insalubres. Así lo ha denunciado hoy Amnistía Internacional.

Más de la mitad de los refugiados y migrantes que llegan a Grecia son mujeres y niños, según datos de ACNUR, la agencia para los refugiados de las Naciones Unidas. Las cifras de los recién llegados son pequeñas comparadas con las de 2015. Sin embargo, la lentitud de los procedimientos de asilo significa que miles de demandantes se encuentran atrapados en campos hacinados en unas pocas islas.

Leer más: Cinco refugiados pierden la vida al intentar cruzar de Turquía de Grecia

Según el último informe de Amnistía Internacional, incluso actividades de la vida diaria como ducharse se han vuelto peligrosas para mujeres y niñas. La ausencia de canalización y de agua potable, así como las corrientes de aguas residuales sin tratar y las plagas de ratones, se han vuelto fenómenos comunes.

“El agua de la ducha sale fría y no hay cerrojo. Los hombres entran mientras tú estás dentro. En los baños no hay luz,” explicó una mujer de la República Democrática del Congo, cuyo nombre es citado como Adele. “Por las noches, a veces voy al baño con mi hermana, o si no orino en un cubo,” agregó la mujer, que llegó a la isla de Samos en diciembre.

Algunas demandantes de asilo embarazadas explicaron a Amnistía Internacional que se veían obligadas a dormir en el suelo y que apenas tenían acceso a servicios médicos prenatales. Otras mujeres se gastaban su escaso dinero en efectivo en comprar compresas.

Leer más: España defiende aplicar la mano dura en su frontera sur

“Todo está sucio. Es imposible mantenerse limpia, y cuando tienes la regla es muy complicado,” lamentó Adele.

Algunas de las islas griegas están tan colapsadas que están operando al doble de su capacidad, según los últimos datos del Gobierno. Para aliviar ligeramente la situación, las autoridades han comenzado a trasladar a cientos de refugiados a tierra firme.

“Nos sentimos totalmente olvidadas. Algunas de nosotras hemos estado en este campo desde hace dos años, y nada ha cambiado. No sabemos lo que nos va a pasar,” denunció una mujer yazidí procedente de Irak que vive en el campo de Skaramagás, cerca de Atenas.

Algunas organizaciones por los derechos humanos han informado de que en el campo han entrado traficantes y otras personas armadas.

“El enorme fracaso de los gobiernos europeos a la hora de abrir rutas seguras y legítimas para los refugiados que huyen de la guerra pone a mujeres y niñas en peligro de sufrir abusos,” dijo el Secretario General de Amnistía Internacional Kumi Naidoo, que visitó la isla de Lesbos el jueves.

Leer más: Diversas epidemias amenazan vidas humanas en los campos de refugiados en Grecia

Categorías
EUEuropa y RusiaGreciaNoticiasOrganizaciones InternacionalesRegiónUNHCR/ACNUR

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba