Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El futuro de Siria, en manos rusas

El presidente sirio y su homólogo ruso en el Kremlin el 17 de mayo de 2018 [Kremlin Press Office/ Agencia Anadolu]

Después de la cumbre en Helsinki entre Donald Trump y Vladimir Putin, y de la confirmación del presidente ruso como el padrino del presente y del futuro de Siria – con una estrecha colaboración con Israel, ha de decirse –, el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Sergey Lavrov, visitó el autodenominado el Estado sionista. Presentó a Tel Aviv una oferta para mover las fuerzas iraníes a 100 kilómetros de la frontera sirio-israelí. Israel rechazó la oferta, y exige que los iraníes se retiren totqlmente de Siria a cambio de que Bashar Al-Assad se quede en el poder en Damasco.

Leer: Los drusos israelíes, molestos por la ley del “Estado-nación judío” 

    El futuro de Siria ya no depende de Assad, sino de lo que quiera Putin. Rusia negocia con Estados Unidos, Israel e Irán en cuanto al futuro de Siria. Es cierto que el líder sirio cree que ha ganado la guerra en su país, ya que sigue siendo el presidente. Sin embargo, se ha convertido en algo similar a los líderes de Europa del Este durante la era soviética, cuando no tenían opciones para la autodeterminación; sin la Rusia de Putin, Assad se enfrenta al mismo destino que el antiguo dictador rumano Nicolae Ceausescu.

Por supuesto, Rusia ya no es la Unión Soviéticca; sin embargo, en el futuro inmediato, Putin tiene una gran importancia en Siria y en toda la región, lo que le permite a tomar decisiones clave de manera casi unilateral. Estas llegan a incluir, por ejemplo, la distribución de la ayuda humanitaria en Al-Ghouta. Aunque ya ha anunciado que tomará estas decisiones en cooperación con Francia, en realidad dependen totalmente de Rusia.

Ni la ONU ni su enviado a Siria, Staffan de Mistura, tienen influencia real a la hora de encontrar una solución política a la crisis de Siria, ya que esto también es una decisión rusa. Rusia celebrará pronto una reunión en Sochi en la que recibirá a los países que participan en el proceso de Astana – Turquía e Irán – y a la que atenderá el enviado de la ONU. François Sénémaud, el nuevo enviado a Siria del presidente francés Emmanuel Macron, visitó Moscú antes de llegar oficialmente al cargo en septiembre, justo después de abandonar su puesto como embajador en Irán. Moscú, Sochi, San Petesburgo y otras ciudades se han convertido en el núcleo de las negociaciones en cuanto a Siria. No hay duda de que las empresas rusas estarán al frente de la reconstrucción de Siria si y cuando se consiga la paz; cualquier otro que quiera una parte del botín de la reconstrucción también tendrá que pasar por Moscú.

Por lo tanto, la corrupción desenfrenada de Rusia aumentará debido a las personas cercanas a Assad, cuya propia corrupción fue la chispa que hizo estallar las protestas populares que el presidente sirio reprimió utilizando barriles explosivos, bombas y torturas. Siempre han declarado que los manifestantes que hicieron campaña por la libertad y en contra de la corrupción eran terroristas. Cuando Rusia decidió expulsar a refugiados de Líbano y Jordania a Siria, sugirió claramente que es Moscú la que decide si los sirios podrán regresar a su país. Esta dominación de Rusia en Siria sobrevivirá a esta catastrófica guerra, a diferencia del régimen de Assad, que se ha convertido en una marioneta de Rusia, Israel e Irán.

Leer: Irán y Estados Unidos se enfrentan en una batalla verbal 

    En cuanto a las fuerzas iraníes en Siria, se enfrentarán a una guerra feroz con Israel, lo que no les permitirá permanecer en su frontera. Rusia sabe que no puede retirar a Irán completamente de Siria, e Israel sigue atacando  bases iraníes bajo la mirada atenta de las fuerzas aéreas rusas, que no responden a estas acciones, ya que son consciente que, al final, Israel acabará expulsando a los iraníes por su cuenta. Irán no cuenta con la capacidad militar como para luchar contra Israel, por lo que cuenta con que Assad continúe bajo la dominación rusa, dejando que se centre en eliminar a Irán. Hezbolá ha empezado a retirar a sus fuerzas de vuelta a Líbano, ya que se ha dado cuenta de que la guerra supondría un gran coste para el movimiento y para Líbano si Rusia cubre las acciones de Israel en Siria.

Este artículo fue publicado en árabe en Arabi21 el 25 de julio de 2018.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen a su autora y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaIránIsraelOriente MedioRegiónRusiaSiria

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines