Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Explotados y abandonados, los palestinos son verdaderas víctimas de traicion.

Los palestinos se manifeistan durante la Gran Marcha del Retorno en la frontera de Israel con Gaza, el pasado 11 de mayo de 2018 [Mohammad Asad / Middle East Monitor]

Escribiendo para el New York Times menos de una semana después de que soldados israelíes matasen a tiros a 61 palestinos, y casi 3.000 resultasen heridos, el editor político del Jewish Journal, Shmuel Rosner, dijo esto en un artículo de opinión titulado “Israel necesita proteger sus fronteras: como sea necesario”: “Por supuesto, la muerte de humanos nunca es una imagen feliz. Aún así, no siento la necesidad de entablar un luto ingenue. Proteger la frontera era más importante que evitar matar, y proteger la frontera es lo que Israel hizo con éxito “.

Fue una línea de defensa dura y fría, una que ha sido presentada una y otra vez por el gobierno israelí y sus seguidores; las muertes se justificaron con la necesidad de asegurar la frontera y proteger a los israelíes cuyas vidas estaban amenazadas. Esa respuesta cuidadosamente orquestada, junto con dos hechos evidentes, sugiere enfáticamente que Israel quería el derramamiento de sangre y lo concibió como un mensaje franco y brutal dirigido a los palestinos.

Los hechos son simples: las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) tenían alternativas al uso de munición real: tanto un uso mucho más intenso de gases lacrimógenos y de granadas aturdidoras, como cañones de agua e incluso disparos de perdigones. La mayoría, si no todos, se han utilizado para controlar las protestas en lugares como Bahréin, un hecho al que puedo atestiguar haber cubierto la infeliz historia de ese país del Golfo durante más de una década.

Leer: Nakba 2018: 61 palestinos asesinados


Por otra parte, los israelíes sabían con semanas de antelación de la intención de Hamás para provocar una marcha hacia la frontera y aun así se comportaron de la manera que lo hicieron, matando hombres, mujeres y niños, periodistas y trabajadores médicos con ronda tras ronda de fuego de francotiradores.

¿Se habían parado a pensar los israelíes y los estadounidenses en lo que supone la imagen de una brillante inauguración de una Embajada de los Estados Unidos en Jerusalén yuxtapuesta con la masacre que se desarrollaba a menos de sesenta millas de distancia? Probablemente no. Nunca les importó realmente. Benjamin Netanyahu, envalentonado por Donald Trump, vio la oportunidad y aprovechó el momento. Él ya había calculado las consecuencias, los palestinos estaban condenados.

¿Cuál fue el mensaje que Netanyahu quería enviar al pueblo de Palestina? No tenéis esperanza, ni futuro, solo tenéis desesperación a menos que aceptéis nuestro plan de paz. De lo contrario, con la complicidad de Egipto, os seguiremos desangrando y exprimiéndo. No necesitamos negociar con vosotros. Las negociaciones han terminado. Tomad el plan que ofrecemos. Escucha a tus hermanos árabes como Mohammad Bin Salman. El Príncipe Heredero de Arabia está de acuerdo con nosotros en que el momento es ahora. No hay otra manera.

¿Y el trato? Eso es algo que, según los informes, el yerno de Trump y consejero especial en Oriente Medio, Jared Kushner, ha tramado con Bin Salman. Se parece mucho a una transacción inmobiliaria. No es sorprendente, quizás, dado que Kushner, de 36 años, no tiene experiencia previa en diplomacia, pero sí muchísimo en el manejo del mundo de las apuestas inmobiliarias en Nueva York.

 

La embajada de EEUU se muda a Jerusalén – Cartoon [Chappatte / MiddleEastMonitor]



Ha sido llamado “el acuerdo del siglo”. Implica que los palestinos entreguen el 50 por ciento de Cisjordania ocupada a Israel. Las ciudades y pueblos palestinos en Cisjordania que están rodeados por proyectos de asentamientos israelíes quedarían bajo el control administrativo de Jordania. Por su parte, los egipcios acordarían ceder el Norte de Sinai a una nueva entidad palestina contigua a Gaza. La capital de esta extraña aglomeración se convertiría en una ciudad palestina en las afueras de Jerusalén, Abu Dis. Jerusalén, al completo, se convertiría en la capital de Israel.

Para ayudar a cumplir el plan, los israelíes están brindando apoyo militar a Egipto en su lucha contra Ansar Beit Al-Maqdis (ABM). En 2014, ABM prometió lealtad al autoproclamado califa de Daesh, Abu Bakr Al-Baghdadi. La península fue declarada Wilayat Sinai, “la provincia de Sinai” del ahora roto califato de Al-Baghdadi.

Según el New York Times, una “alianza secreta” ha permitido a los israelíes llevar a cabo más de 100 ataques aéreos dentro de Egipto contra ABM en los últimos dos años. Los egipcios niegan los hechos, pero lo crucial es que los israelíes no lo han ni confirmado ni negado. Usando drones no marcados y jets con sus marcas ocultas, los israelíes han estado degradando la capacidad militar de los terroristas, algo que el ejército egipcio no ha logrado hacer.

Volviendo a la analogía del negocio inmobiliario, si eres Jared Kushner y quieres desalojar inquilinos problemáticos de una propiedad altamente deseada con la menor incomodidad posible, tienes que ofrecerles algo a cambio, y ese algo no puede ser una propiedad invadida por gangsters fuertemente armados. Así que los israelíes están haciendo su parte para ayudar a asegurar el vecindario.

El yerno y asesor principal de Trump, Jared Kushner, y el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu se dan la mano en la inauguración de la embajada de EEUU en Jerusalén el 14 de mayo de 2018 [Oficina de Prensa de Israel / Folleto /Agencia Anadolu]

Por su parte, el presidente Abdel Fattah Al-Sisi necesita desesperadamente mantener de su lado a los saudíes y los israelíes mientras lucha contra una economía lenta y patosa, y el descontento contra su régimen de mano dura. Una cantidad de dinero saudí igual a varios cientos de millones de dólares ayudará a mantener a flote la economía y a Sisi. Para el presidente egipcio, renunciar a un problemático norte de Sinaí puede parecer un pequeño precio a pagar.

Por Mohammad Bin Salman, una solución al “problema” palestino, que es muy favorable para Israel,  es que puede recurrir a los israelíes, que después de todo tienen armas nucleares, para hacer frente a Irán en la lucha por la hegemonía regional. Donald Trump puede presumir de lograr el “mayor trato de la historia” y Jared Kushner habrá rescatado algo de su manchada reputación. ¿Y los egipcios que ahora viven en el norte de Sinaí? Bueno, esa es una pregunta que deberá resolverse mas adelante, presumiblemente.

En realidad, el “acuerdo del siglo” es una locura, como anotaciones mal consideradas en una servilleta. Sin embargo, por muy absurdo que sea, debe haberle encantado a Netanyahu. Con poco o ningún esfuerzo de su parte, hizo que los saudíes apoyaran un plan que incluso un colono de extrema derecha encontraría atractivo. La cereza del pastel fue la decisión de Trump de trasladar la Embajada de los Estados Unidos a Jerusalén sin exigir nada a cambio.

Por supuesto, quedan muchas preguntas. ¿Por qué el presidente egipcio entregaría más tierras, habiendo sido atacado rotundamente por entregar dos pequeñas islas en el Mar Rojo a los saudíes? ¿Qué haría que los palestinos renuncien a sus derechos en Cisjordania y Jerusalén a cambio de un pedazo de Egipto plagado de terrorismo?

En la euforia evangélica que rodea la apertura de la embajada en Jerusalén, estas preguntas no cuentan para nada. Además, con la forma en que los saudíes y gran parte del mundo árabe hicieron pequeños ruidos de simpatía en lugar de alzarse furiosos por la masacre de Gaza, los palestinos pueden ver en que dirección sopla el viento. Explotados por sus propios líderes, abandonados por todos lados, son verdaderas víctimas de traición.

 

 

 

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónBlogsBlogs- PolíticaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Bill Law es un reconocido periodista británico. Se unió a la BBC en 1995 y desde 2002 ha informado extensamente sobre Oriente Medio. Ha viajado al Reino de Arabia Saudí muchas veces. En 2003 fue uno de los primeros periodistas en cubrir los inicios de la insurgencia que envolvió a Irak. Su documental The Gulf: Armed & Dangerous, que se emitió a finales de 2010, anticipó las revoluciones que se convirtieron en la primavera árabe. Luego cubrió los levantamientos en Egipto, Libia y Bahrein. También ha informado desde Afganistán y Pakistán. Antes de abandonar la BBC en abril de 2014, el Sr. Law era el analista del Golfo de la corporación. Ahora trabaja como periodista independiente, centrado en el Golfo.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba