Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Alemania financiará la construcción de una planta desalinizadora en Túnez

Alemania ya ha concedido créditos por valor de 300 millones para financiar diversos proyectos de gestión del agua
Un campesino tunecino regando [CGIAR Research Program on Dryland Systems/Flickr]

Túnez ha firmado el martes una serie de acuerdos con la gubernamental “Fundación Alemana de Créditos para la Reconstrucción” gracias a los cuales recibirá un préstamo de 82 millones de euros para financiar el proyecto de construcción de una planta desalinizadora.

Según el corresponsal de Anadolu en el país, estos acuerdos han sido firmados por el ministro de Desarrollo e Inversión de Túnez, Ziyad al Adzhari por el lado tunedino, y por Seven Nienesker por el alemán. Este es el director de esta fundación alemana en Túnez.

El tipo de interés fijo con que cuenta este crédito, con el que se financiará la planta de desalinización de Al Zaraat, en la gobernación de Gabes, al sureste de Túnez, será del 1,86%. Este crédito será devuelto a plazos en 15 años, incluyéndose 5 años de gracia.

El costo total del proyecto para la construcción de esta desalinizadora se estima en 231,6 millones de dinares tunecinos (96,5 millones de euros) y está previsto que sea completado a finales de 2018 para que la planta comience a funcionar de forma efectiva en 2021.

De esta forma, el gobierno tunecino aportará 14,5 millones de euros al proyecto, que sumados a los 82 prestados por Alemania costearán el mismo.

Leer:  El turismo sube un 58% en Túnez

Al Adzhari ha explicado en declaraciones públicas tras la firma de este crédito que “el proyecto contribuirá a proporcionar agua potable al alrededor de 1.145.000 personas que se espera residan en 2035 en los estados sureños de Qaabes, Madenine y Tataouine”. Aclarando que el proyecto pondrá en marcha una planta desalinizadora con una capacidad inicial de desalinización de 50.000 metros cúbicos diarios, que podría llegar a los 100.000 metros cúbicos diarios en 2027.

También ha señalado que esta fundación alemana ya ha asignado 300 millones de euros para la financiación de  proyectos de gestión del agua en Túnez.

A primeros de Mayo ya ha comenzado a entrar agua de mar en la planta desalinizadora de la isla de Yerba, en la provincia de Madenine, al sureste del país. Esta planta ha tenido un coste de 180 millones de dinares (unos 60 millones de euros), y ha sido igualmente financiada con la ayuda de créditos concedidos por este organismo gubernamental alemán, la Fundación Alemana para Créditos de Reconstrucción.

Categorías
ÁfricaAlemaniaEuropa y RusiaNoticiasRegiónTúnez

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba