Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

La oposición turca repite sus errores del pasado

Manifestantes ondean banderas turcas mientras escuchan un discurso del líder d ela oposición en Estambul, el 9 de Julio de 2017 [Onur Çoban/Anadolu Agency]

Los partidos políticos turcos han empezado a intensificar sus campañas electorales frente a las inminentes elecciones presidenciales y parlamentarias anticipadas, que se celebrarán el 24 de junio. Las campañas se han dividido en dos campos: La Alianza del Pueblo, formada por el Partido para la Justicia y el Desarrollo (AKP), el Partido del Movimiento Nacionalista y el Partido de la Gran Unidad (BBP); y la Alianza Nacional, formada por cuatro partidos: el Partido Popular Republicano (CHP), el Partido Felicity (SP), el Partido Ivi y el Partido Demócrata (DP).

La anticipación de las elecciones presidenciales y parlamentarias ha confundido y alterado los cálculos y planes de los partidos de la oposición. Han perdido varios días buscando a un candidato conjunto para las elecciones presidenciales, pero todos sus intentos han fracasado. En última instancia, el CHP se vio obligado a nombrar a uno de sus diputados después de que su líder evadiera la nominación, y compite contra el candidato de la Alianza del Pueblo, el presidente Recep Tayyip Erdogan.

En el manifiesto presentado por Erdogan el domingo en Estambul, el AKP declaró sus opiniones y promesas, recordando al pueblo los grandes triunfos de Turquía en varios aspectos durante su gobierno. También llamaron la atención sobre los peligros que amenazan al país y los desafíos a los que se enfrentará en el futuro. Dicho de otra forma, les dijo a los votantes que garantizará la seguridad y la estabilidad política y económica del país y que conseguirá aún más desarrollo y progreso.

En cuanto a la oposición, empezó a repetir los mismos errores del pasado y está recurriendo a los mismos métodos que fracasaron estrepitosamente en las elecciones previas. Parece que la oposición no ha aprendido de su amarga experiencia. Por lo tanto, no se espera que los resultados de estas elecciones sean distintos a los de las anteriores.

Leer: La alianza de la oposición turca intenta controlar el parlamento

    Los cuatro partidos de la oposición que conforman la Alianza Nacional actúan de repente como si fueran partidos nuevos desconocidos por el público turco. El candidato del CHP, Muharrem Ince, realizó sus rezos del viernes en la famosa mezquita de Haci Bayram, en Ankara, la capital, mientras que el líder del SP y candidato a las elecciones presidenciales, Temel Karamollaoglu, promueve eslóganes revolucionarios de izquierdas. Sin embargo, es casi imposible que estas acciones hagan cambiar de opinión a los votantes poco antes de las elecciones, ya que las orientaciones de los partidos ya son bien conocidas y la comunidad no olvida lo que cada partido ha dicho y hecho desde su creación.

Los partidos de la Alianza Nacional no ofrecen a los votantes un programa con el que conseguir más desarrollo y prosperidad. Lo único que prometen es restaurar la “antigua Turquía”, plagada de golpes de Estado y crisis políticas y económicas. Este discurso negativo que sugiere dar un paso atrás en vez de hacia adelante es lo que preocupa a los votantes, que quieren estabilidad.

La oposición dice a los votantes que cambiará el régimen presidencial de Turquía a uno parlamentario, pero ese es un tema complicado, ya que fue el pueblo turco el que aprobó la transición al sistema presidencial en un referéndum, y este cambio requeriría de una enmienda constitucional. También está la cuestión de si el CHP o cualquier otro partido de la oposición sería capaz de renunciar a los privilegios del sistema presidencial y de gobernar el país si su candidato gana las elecciones.

Hay un problema que obstaculiza a los partidos de la Alianza Nacional, y es el hecho de que no pueden prometer combatir a quienes pretenden dar golpes de Estado o crear células estatales paralelas, ni tampoco pueden luchar contra las organizaciones terroristas como el PKK, ya que el Estado paralelo que organizó el golpe de Estado fallido apoya firmemente a la alianza. Ven a la alianza como una manera de recuperar su influencia en el país. Además, la alianza necesita el apoyo del Partido Demócrata del Pueblo (HDP), la rama política del PKK, y no quiere enfadar a quienes apoyan a este partido.

Leer: Erdogan comienza a hacer campaña para las elecciones de junio 

    El mayor error de la oposición ha sido recurrir a métodos de desviación e intentar engañar a la opinión pública con medios modernos y redes sociales.  Esto se debe a que la victoria o la derrota en las elecciones democráticas se determina contando los votos que salen de las urnas, no los tweets publicados por docenas de cuentas falsas de Twitter.

La campaña electrónica actual de la oposición contra Erdogan sirve a la campaña del candidato de la Alianza del Pueblo porque les da a los votantes la idea de que el Estado paralelo y el PKK están aliados con los partidos de la Alianza Nacional. Además, la participación de extranjeros de varios países occidentales en esta campaña despierta sentimientos patrióticos entre los votantes y les dice a los turcos que su país está siendo el blanco de sus enemigos.

Este artículo apareció primero en árabe en Arabi21 el 9 de mayo de 2018.

    Las opiniones reflejadas en este artículo pertenecen a su autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónBlogsEuropa y RusiaRegiónTurquía