Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La odisea nuclear de “Netanyahoo”

El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, sostiene una pieza que dice es de un avión no tripulado iraní que fue derribado por Israel el 10 de febrero, en la 54ª Conferencia de Seguridad de Munich (MSC) en Alemania el 18 de febrero de 2018 [Andreas Gerbert / Agencia Anadolu ]

Con toda la habilidad y la maestría de un estafador de feria que nos presenta a la mujer barbuda, el lunes el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, llevó su audiencia en televisión hacia las más altas expectativas. Los titulares nos tenían sentados al borde de la silla mientras revelaba archivos nucleares ultra secretos que habían llegado a su poder tras una incursión en Teherán. Su presentación, en inglés, fue global y se programó para llegar a los principales espacios de noticias televisivas en todo Occidente.

Las imágenes de lo que parecía el escaparate de una tienda de un comerciante de Teherán eran engañosas, afirmó Netanyahu, antes de anunciar que dentro de este almacén sin protección se encontraban pruebas de que Irán había mentido. Debo confesar que detuve lo que estaba haciendo y me acerqué a la televisión.

“Esta es una presentación original iraní de estos archivos”, se jactó mientras se pavoneaba por el escenario, hablando de que “la declaración de la misión iraní es diseñar, producir y testar cinco ojivas con 10 kilotones de TNT para la integración en misiles”.

Mientras Netanyahu reveló con un movimiento teatral las 55.000 páginas de documentos y 183 CDS, contaba que Irán había trasladado sus archivos sobre armas nucleares – conocidos como Proyecto Amad – a la localización secreta en Teherán. Entonces, en un instante, me perdió a mí y probablemente a millones de espectadores; casi podía oír la risa retumbando en los pasillos del imam Khomeini Hussainiya, desde donde trabaja el líder supremo de Irán.

Leer: Netanyahu a Macron: “El islam político busca destruir a Israel y Europa”

Reconocidos expertos en información y diplomáticos de todo el mundo ya han desestimado las declaraciones del líder israelí para demostrar que Irán ha violado los términos del acuerdo nuclear internacional. Aunque Netanyahu ha impulsado el tema para los escépticos que quieren acabar con el acuerdo, Europa parece estar más firme que nunca respecto al acuerdo, a pesar de las extravagancias televisivas del lunes en Tel Aviv.

Por supuesto, el presidente de los EEUU, Donald Trump, que también quiere acabar con el acuerdo, dijo que estaba impresionado y convencido por la presentación de Netanyahu pero, ¿cómo no iba a decirlo? Su nuevo secretario de Estado, Mike Pompeo, estuvo en Tel Aviv el sábado, prometiendo que Washington cancelará el acuerdo nuclear con Irán si no se arregla.

Whistleblower Mordechai Vanunu quien, en 1986, le dijo a un periódico británico que Israel poseía armas nucleares

Sin embargo, no importa cuánta purpurina y piruetas utilizó Netanyahu en su aparición televisiva mundial (que fue ridiculizada en las redes sociales), nada va a convencernos de sus afirmaciones.

El alijo de documentos, afirma Netanyahu, demuestra que Irán ha mentido durante años al mundo respecto a su programa nuclear.

Quizá es cierto, pero el que lo decía era el primer ministro de Israel, un Estado que ni siquiera admite que cuenta con un arsenal de armas nucleares mucho más mortífero que el de la mayoría de países. De hecho, sólo conocemos la existencia de Israel gracias al heroico denunciante Mordecai Vanunu, a quien el Estado sionista todavía persigue por informar a los medios británicos en 1986 respecto a lo que realmente hacían los técnicos de la planta nuclear de Dimona, en el desierto del Néguev. Se le ha prohibido viajar desde su salida de prisión en 2004, y cada uno de sus movimientos está observado tras pasar 18 años entre rejas, 12 de ellos en confinamiento solitario.

Netanyahu concluyó su espectáculo bizarro diciendo: “Irán mintió al decir que nunca había tenido un programa nuclear secreto. Además, incluso después de firmarse el acuerdo, siguió expandiendo su programa nuclear para su futuro uso. En tercer lugar, Irán mintió al no decir toda la verdad a la OIEA. El programa nuclear se basa en mentiras iraníes”. Estas palabras salieron de la boca de un hombre que se enfada cuando la comunidad internacional pide la apertura de sus instalaciones nucleares para ser inspeccionadas por OIEA y la firma de su gobierno de un Tratado de No Proliferación Nuclear.

Leer: Pompeo a Netanyahu: “Tienes un lugar especial en mi corazón”

Tras la conferencia de prensa televisiva, el líder israelí pasó a los teléfonos e informó al presidente francés, Emmanuel Macron, y a la canciller alemana, Angela Merkel, de sus descubrimientos respecto a las armas nucleares iraníes. Al parecer varios equipos de expertos serán enviados a Alemania y a Francia para informar allí respecto a la documentación robada por Israel. También llamó al presidente ruso, Vladimir Putin, quien le dijo a Netanyahu que se reuniría con él “lo antes posible.” Aunque yo no contaría con ello.

El ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, declaró que la presentación israelí “subraya la importancia” de mantener el acuerdo con sus duras restricciones impuestas sobre Irán. “El acuerdo nuclear de Irán no se basa en la confianza en las intenciones iraníes”, añadió. “Más bien, se basa en una verificación estricta de la realidad”.

El organismo nuclear de la ONU, el Organismo Internacional de Energía Atómica, localizado en Viena, publicó el martes un comunicado reafirmando que no existen “indicaciones creíbles sobre actividades iraníes relevantes para el desarrollo de un artefacto nuclear explosivo después de 2009”. La directora de política exterior de la UE, Federica Mogherini, afirmó que Netanyahu no había proporcionado pruebas de que Irán esté violando el acuerdo actual.

En Irán, el ministro de Exteriores, Jayad Zarif, describió a Netanyahu como “un niño con un berrinche”. Sin embargo, tras el espectáculo de la noche del lunes, vi en él un personaje ligeramente distinto: deberíamos referirnos a él como “Netanyahoo”, en referencia a las repugnantes criaturas que se encuentra Lemuel Gulliver en el País de los Houyhnhnms en “Los viajes de Gulliver”. El autor, Jonathan Swift, describe a los yahoos como intratables, traviesos y maliciosos. Bien podría estar describiendo al primer ministro del Estado nuclear de Israel.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen a su autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba