Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

En Yemen, sólo la fatiga del conflicto hará que los bandos mantegan conversaciones de paz

Patrulla de hutis en Sanaa, Yemen el 5 de diciembre de 2017 [Mohammed Hamoud / Agencia Anadolu]

Mientras Mohammed Bin Salman continúa con su gira mundial intentando estabilizar la economía de Riad, su política exterior necesita una revisión para evitar que profundicen los problemas políticos y de seguridad. Tras tres años luchando en la guerra civil de Yemen, los hutíes han intensificado su estrategia y ahora persiguen a las empresas económicas de Arabia Saudí.

No nos equivoquemos; el programa de misiles hutí ha demostrado ser un problema en Oriente Medio, y supone una amenaza para Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí y los barcos comerciales de Bab Al Mandeb. Esta semana, los hutíes anunciaron que habían atacado a la empresa saudí Aramco en la provincia de Jizán utilizando un dron no tripulado Qasef-1. Esa misma semana, dispararon otros tres misiles hacia Riad y, aunque todos fueron interceptados, demostraron así las capacidades hutíes. En una entrevista realizada por MEMO hace unos meses, los hutíes afirmaron que poseían “más de 300 misiles balísticos – de medio a largo alcance – de todo tipo.” Es algo preocupante”. El líder político hutí, Saleh Al Samad, dijo:

“Ya se lo hemos dicho; si queréis paz, detened los ataques aéreos, y nosotros detendremos nuestros misiles. Si seguís adelante con los ataques aéreos, tenemos derecho a defendernos de todas las formas posibles”.

“El pueblo yemení neutralizará el mayor proyecto económico de Arabia Saudí, Aramco, y eso afectará al proyecto Neom”, advirtió Muhammad Ali Al-Houthi, líder del comité supremo revolucionario. El proyecto en curso para crear una zona económica transnacional entre Arabia Saudí, Jordania y Egipto corre un riesgo muy alto, dependiendo de cómo se desarrolle el conflicto.

 

Ataque misil

El 25 de marzo, víspera del tercer aniversario del momento en el que la coalición saudí se involucró por primera vez en el conflicto de Yemen, los hutíes lanzaron siete misiles balísticos contra Arabia Saudí. Tres se dirigieron a Riad, la capital, y los demás a ciudades del sur, entre ellas Najran, Jizán y Khamis Mushait. Un expatriado egipcio perdió la vida y otros dos resultaron heridos. Esto supuso la primera vez que un ataque misil hutí causaba víctimas.

Leer: ¿Pueden las conversaciones en Omán acabar con la guerra en Yemen?

A pesar de que la coalición saudí afirma que los siete misiles fueron interceptados, resulta evidente que no fue así. En las redes sociales aparecieron vídeos que mostraban cómo los misiles caían en calles residenciales. Está claro que el equipo militar de Arabia Saudí es incapaz de proteger al Reino, a pesar de la firma del acuerdo armamentístico con Estados Unidos el año pasado. Joseph Votel, comandante cel Comando Central del ejército estadounidense, se apresuró a afirmar que Estados Unidos “está trabajando con Arabia Saudí para ayudar a proteger al país de estas amenazas.”

El jefe del Comité Supremo Revolucionario de los hutíes, Muhammad Ali Al-Houthi, tampoco se quedó atrás y aprovechó la oportunidad para reiterar que el grupo ha mejorado los misiles rusos y coreanos – no los iraníes. “Si contásemos con ese supuesto apoyo iraní, hoy estaríamos en Riad. Si tuviéramos la tecnología iraní, la habríamos usado desde el primer día para atacar al enemigo”. Es cierto, el grupo podría haber utilizado misiles desde mucho antes durante el conflicto, pero decidió ir intensificando gradualmente su estrategia. Pero también podría haberse dado el caso de que el grupo haya mejorado su tecnología misil mucho después.

 

Objetivo saudí

La estrategia hutí volvió a llevarse a la práctica el 3 de abril, cuando un petrolero saudí fue atacado en la costa oeste de Yemen, cerca de Hudaydah. Un buque de la coalición saudí intervino y escoltó al buque dañado hasta las aguas territoriales del norte de Arabia Saudí. Turki Al-Maliki, portavoz de la coalición saudí, reiteró a la comunidad internacional la necesidad de recuperar el control del puerto de Hudaydah y de controlar las transferencias de armas. Este “ataque terrorista”, según afirmó Al-Maliki, “supone una grave amenaza para la libertad de navegación y del comercio internacional en el Estrecho de Bab Al-Mandeb y el Mar Rojo. También podría causar daños medioambientales y económicos”. Los hutíes representan una amenaza marítima importante en el Mar Rojo debido a su uso de barcos explosivos no tripulados y drones submarinos. Telegram y otras redes de código abierto se jactan a menudo de estos ataques, que se remontan hasta 2017.

Leer: Yemen: La coalición liderada por Arabia Saudí mata a 39 personas en Saná

Un alto cargo político del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria iraní negó las alegaciones de Arabia Saudí de que Irán proporcionó misiles balísticos a los hutíes. “Las afirmaciones saudíes pretenden desviar la atención pública de las atrocidades que cometen en Yemen”, insistió Yadollah Javani. “Los saudíes han cometido atrocidades a gran escala y han atacado a la nación oprimida de Yemen durante los últimos dos o tres años, con la ayuda de los americanos, los sionistas y algunos Estados regionales reaccionarios”.

Un periodista pro-hutí operando en el terreno también negó que los iraníes hayan proporcionado armas al grupo. “Ni de lejos, no tienen ninguna influencia en el campo de batalla”.

“En términos de ataques o cualquier idea militar, Irán no tiene ninguna influencia”.

“Sé que los hutíes pueden parecerse, por ejemplo, a Hezbollah, pero no es así. Los hutíes tienen el control total de sus áreas. Hezbollah necesita a Irán para que le dé instrucciones, pero los hutíes controlan el país – no necesitamos que interfieran en nuestros asuntos”, declaró Hussain Al-Bukhaithi.

Al-Bukhaithi negó que los hutíes hayan utilizado misiles de fabricación iraní. “Los misiles iraníes son todos rusos, por lo que, por supuesto, existen armas en Yemen que son similares a las rusas – y, con el bloqueo, es imposible introducir misiles de contrabando en Yemen, todos los puertos están cerrados”.

 

Vínculos con Irán

Tal y como están las cosas, ninguna noción que alegue el apoyo militar iraní a los hutíes puede ser concluyente. En un informe redactado por un panel de la ONU de expertos en Yemen, afirmaron que existían “claras indicaciones” que demuestran que hay armas que se han manufacturado en Irán o provienen de allí. Las armas en cuestión son misiles balísticos de corto alcance y vehículos aéreos no tripulados de menor tamaño – drones. Además, un panel de expertos de la ONU identificó 2.064 armas pequeñas que entraron en Yemen el año pasado como originarias o manufacturadas en Irán. Irán niega categóricamente el apoyo a los hutíes, mientras que Arabia Saudí afirma que ciertas armas (armas antitanque Kornet) que no estaban disponibles en Yemen ahora están en manos hutíes.

A finales del año pasado, Nikki Haley, embajadora estadounidenses en las Naciones Unidas, reveló “pruebas” que, según ella, demostraban que Irán había proporcionado armas a los hutíes. Pero las presuntas municiones iraníes fueron recuperadas por socios de EEUU, Emiratos y Arabia Saudí; ambos Estados son parte del conflicto en Yemen que combate contra el grupo hutí. Esto hace que las “pruebas” sean cuestionables. Sin embargo, Irán envía señales contradictorias al apoyar públicamente a los hutíes. “A día de hoy, tres capitales árabes han acabado en manos de Irán y pertenecen a la revolución islámica iraní”, dijo en septiembre de 2014 Ali Reza Zakani, parlamentario iraní.

Mientras Martin Griffiths, enviado de la ONU a Yemen, viaja una y otra vez entre Arabia Saudí, Yemen y Omán, es importante ser conscientes de que su visión ha perdido cierto optimismo respecto a las perspectivas de paz. En Mascate, Griffi afirma que los bandos buscan una “visión de paz”. Conseguir la paz es, por desgracia, algo muy difícil en Yemen. La semana pasada, los hutíes anunciaron su plan de interrumpir las empresas económicas de Arabia Saudí utilizando nuevos sistemas misiles mejorados. En mi opinión, la única razón por las que las distintas partes del conflicto podrían acceder a mantener conversaciones de paz sería la fatiga que está causando el conflicto.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónIránOrganizaciones InternacionalesOriente MedioReportajes y AnálisisUNYemen