Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Marruecos se queja ante las Naciones Unidas por una incursión del Frente Polisario

[qudspress.com]

Marruecos ha presentado ante las Naciones Unidas una queja formal por una incursión del Frente Polisario en la zona de distensión situada cerca de Al Kirkarat, cerca de la frontera con Mauritania, y ha pedido a las Naciones Unidas que asuma sus responsabilidades por la misma.

Rabat advirtió oficialmente de que “el traslado por parte del Frente Polisario de cualquier estructura civil, militar o administrativa o de cualquier naturaleza, de los campos de Tinduf en Argelia, a los territorios que se extienden al este del “muro de seguridad defensivo del desierto”, supone un acto hostil que puede llevar a la guerra”.

El embajador marroquí y representante permanente ante las Naciones Unidas, Omar Hilal, dijo en una carta enviada el domingo al presidente del Consejo de Seguridad, Gustavo Mezza Quadra, que “este acto ilegal llevado a cabo por la otra parte amenaza gravemente el proceso político que las Naciones Unidas, su Secretario General, y su enviado especial a la zona, trabajan sin descanso para relanzar”.

Y añadió: “Con sus reiteradas infracciones, que ahora se han extendido a varias zonas al este del “muro de seguridad defensivo” que se extiende en el Sáhara “marroquí”, la otra parte amenaza seriamente cualquier oportunidad de relanzamiento del proceso político”.

Hilal explicó también en su carta difundida por diversos medios de comunicación marroquíes que “las infracciones de los acuerdos militares de alto el fuego y el aumento de las tensiones sobre el terreno son hechos que van en contra del proceso político que de forma ineludible necesita la región y que, de acuerdo al Secretario General de las Naciones Unidas, debe ser estable, pacífico y democrático”.

El representante permanente de Marruecos mostró también ante las Naciones Unidas su pesar por el hecho “del fracaso y pasividad de la comunidad internacional ante estas infracciones que han sido interpretados por la otra parte como un estímulo para no cesar en su actitud desafiante”.

Y añadió: “El Consejo de Seguridad debe exigir que la otra parte detenga las acciones que debilitan la paz, la estabilidad y la seguridad regional”.

Y dijo también: “por ello llamamos al Consejo de Seguridad a tratar de urgencia estos hechos y a hacer valer su autoridad para hacer cumplir los acuerdos de alto el fuego y los otros compromisos militares adquiridos así como para hacer que el Frente Polisario se retire de forma inmediata, incondicional y completa de la zona este del “muro de seguridad defensivo del Sáhara”.

El diplomático marroquí aseguró en este mismo contexto que “Marruecos ha llevado este tema hasta ahora con moderación y haciendo un alto ejercicio de responsabilidad, ello a petición del Secretario General de las Naciones Unidas, de su enviado personal y de la comunidad internacional. Pero no se quedará de brazos cruzados si se deteriora de la situación sobre el terreno. Por eso llama a la otra parte a asumir la plena responsabilidad de las consecuencias de sus acciones”.

El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional marroquí, Nasser Bourita, ya había dicho con anterioridad en unas declaraciones ofrecidas el domingo que “Marruecos no permitirá nunca ningún cambio a la situación histórica y legal de la región, que es parte del territorio nacional”. Añadiendo que “el trato ofrecido por las Naciones Unidas a las provocaciones del Polisario en Al Kirkaraat no es suficiente, lo que ha hecho que este grupo se sienta estimulado”.

Bourita dijo también que “Cuando Marruecos entregó esta región a las Naciones Unidas fue sólo con el fin de que se verificara el alto el fuego, por lo que son las Naciones Unidas y las grandes potencias las que deben asumir su responsabilidad”. Para a continuación incidir en que el reino se reserva el derecho de defender esta parte de su territorio.

Por su parte, tras una reunión celebrada el domingo y presidida por el primer ministro Saad Eddin al Uthmaani sobre los recientes acontecimientos que ha vivido el Sahara Occidental, todos los secretarios generales de los partidos políticos representados en el parlamento marroquí expresaron su “enérgica tendencia hacia la preservación de la integridad territorial del reino, que requiere de llevar a cabo una movilización nacional completa en varios frentes”.

El Frente Polisario realizó en diciembre diversas maniobras militares en la zona de distensión. Además ha protagonizado algunas intervenciones militares esporádicas, especialmente en el área de Al Kirkaraat, situada entre Marruecos y Mauritania. Ello llevó al Secretario General de las Naciones Unidas a intervenir dirigiendo una advertencia al Frente Polisario de las consecuencias de violar la tregua.

La zona de distensión o muro de arena, sito en el territorio oriental del Sáhara, es un muro construido por las fuerzas armadas de Marruecos por orden del fallecido monarca marroquí Hassan II, que luego ha sido reformado por el actual rey Mohammed VI. Éste, construido con la ayuda de los Estados Unidos, tiene una longitud de 2.360 kilómetros y una altura de 6 metros, y está dotado de cámaras de vigilancia, artillería, y rodeado por un campo minado, siendo este último uno de los mayores del mundo.

El muro se construyó para enfrentarse a las escaramuzas del Frente Polisario en la frontera sureste entre Marruecos y Argelia. Después el Frente Polisario aceptó el alto el fuego reinante desde 1991, mientras que Argelia aceptó las negociaciones para llegar a una solución pacífica.

Se debe recordar que la disputa sobre el Sahara Occidental entre Marruecos y el Frente Polisario se inició tras la descolonización española de la región, en 1975. En 1991 se firmó un acuerdo de alto el fuego y se estableció una misión negociadora de las Naciones Unidas para la zona, conocida como MINURSO (Misión Internacional de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental), con el fin de mediar en el conflicto y de lograr una solución definitiva a la disputa sobre este territorio.

Marruecos afirma tener derechos históricos sobre la región del Sahara y que es parte de su territorio, y propone una amplia autonomía para la región bajo su soberanía.

Por su parte el Frente Polisario, apoyado por Argelia, pide que se celebre el referéndum en el que la población decida el destino del territorio. Esta opción es la refrendada por las Naciones Unidas en su Resolución 690 de 1991, base del actual acuerdo de alto el fuego y de la creación de la MINURSO.

Categorías
ÁfricaMarruecosNoticias

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba