Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

La oposición siria acuerda evacuar Guta Oriental

Se levantan las humaredas después de que el régimen de Assad llevara a cabo un ataque aéreo en Guta Oriental, Siria, el 5 de marzo de 2018 [Mouneb Taim / Agencia Anadolu]

Los grupos de las oposición sirios evacuarán la ciudad sitiada de Guta Oriental, según dijeron hoy fuentes locales, funcionarios y una unidad de medios militares dirigida por Hezbolá, el aliado del gobierno, siendo el primer acuerdo de este tipo alcanzado en la última zona controlada por la oposición cerca de la capital.

Los combatientes de Ahrar Al-Sham, que controla Harasta, acordaron deponer las armas a cambio de un salvoconducto al noroeste de Siria, controlado por la oposición, y la protección del gobierno para las personas que deseen quedarse, según dijeron las fuentes de la oposición.

Unos 1.500 militantes y 6.000 de sus familiares serán transportados a Idlib, que pertenece a la oposición, en dos tandas a partir de mañana, según dijo la unidad de medios militares de Hezbolá.

El Ministerio de Defensa de Rusia, el protagonista de la negociación del acuerdo según las fuentes de la oposición, dijo hoy que había abierto un nuevo “corredor humanitario” cerca de Harasta, pero no indicó si esto sería parte de un acuerdo de retirada de la oposición.

Leer: Un ataque con cohete mata al menos a 29 personas en Damasco

El ejército sirio había recuperado ya el 70% del territorio bajo control insurgente en Guta Oriental, y después de semanas de bombardeos, los residentes han huído por miles.

Además de Harasta, la oposición tiene otros dos reductos en el enclave fuera de Damasco: la ciudad de Douma, de mayor tamaño, y una zona al sur que incluye las ciudades de Jobar, Ein Terma y Arbin.

El asalto del ejército, respaldado por los aviones de combate rusos, comenzó el mes pasado. A medida que los ataques aéreos azotaban áreas residenciales, han matado a más de 1.500 personas, donde miles de residentes se habían refugiado en sótanos distribuidos a través del enclave densamente poblado, de acuerdo con un monitor de guerra.

El presidente sirio, Bashar Al-Assad, está decidido a poner fin a lo que él llama la “amenaza terrorista” cerca de su centro de poder. El gobierno acusa a los combatientes de la oposición de bombardear los suburbios de la capital como venganza por el asalto a Guta, aunque los insurgentes niegan haber atacado a civiles.

La derrota en Guta Oriental sería el peor revés para la rebelión contra Assad desde que la oposición fue expulsada del este de Alepo a finales de 2016, después de una campaña de asedio similar, que incluyó bombardeos, asalto terrestre y la promesa de un salvoconducto.

Leer: ONU: los ataques de castigo colectivo contra Guta son inaceptables

Categorías
Europa y RusiaNoticiasOrganizaciones InternacionalesOriente MedioRusiaSiriaUN