Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Detenidos cientos de inmigrantes africanos que estaban atrapados en el limbo de Yemen

La mayoría de los migrantes son de los países del Cuerno de África

Ansiosos y hambrientos, cientos de inmigrantes africanos se agrupan apretujados en el suelo de un almacén al aire libre en la ciudad portuaria de Aden, en el sur de Yemen.

La mayoría provienen de países desesperadamente pobres del Cuerno de África y, como decenas de miles cada año, estaban dispuestos a arriesgarse en un viaje traicionero a través del empobrecido y devastado Yemen, con la esperanza de encontrar trabajo en Arabia Saudí o otros estados ricos del Golfo Pérsico.

Pero su plan no era ser detenidos por las autoridades yemeníes, los aproximadamente 600 hombres esperan ser deportados y los soldados armados les impiden salir de la improvisada prisión.

Las condiciones en el almacén son cada vez más desesperadas. Hace varios días, las autoridades dejaron de distribuir alimentos y suministros básicos.

Leer: El gobierno yemení pide a la ONU que incluya a los houtíes en la lista negra

“Vine de Djibouti para trabajar. Solían darnos pequeñas cantidades de comida. Si no hay comida, moriremos”, dijo un inmigrante que se negó a dar su nombre.

“Si no hay solución, nos deportarán a nuestros países o nos sacarán de aquí” 

agregó el hombre.

Yemen, el país más pobre de la Península Arábiga, ha sido durante mucho tiempo un punto de tránsito para los inmigrantes y refugiados de África Oriental, muchos de los cuales huyen del hambre y la violencia.

La ruta era insegura mucho antes de que Yemen sucumbiera a una guerra total en 2015. Cientos de personas se ahogan cada año en el peligroso viaje por mar, y aquellos que lo emprenden se enfrentan a múltiples riesgos, incluida la muerte por “asalto, extorsión y abuso de redes criminales”, o “por los riesgos derivados de la guerra en el propio Yemen “, según dijo ACNUR, la agencia de las Naciones Unidas para los refugiados.

A pesar de estos peligros, el número de inmigrantes que cruzan el Golfo de Adén y el Mar Rojo hacia Yemen ha aumentado, de 92,000 en 2015 a 117,000 en 2016, según el ACNUR.

Khaled al-Elwany, un funcionario local que hasta hace poco supervisaba la deportación de inmigrantes a sus países de origen, dice que cada mes son arrestados hasta 15,000 migrantes en los controles de la ciudad.

Leer: Emiratos Árabes Unidos lanza en Yemen la “Operación Espada Decisiva”

Elwany dice que fue despedido por el Ministerio del Interior por negarse a cooperar con un plan para trasladar el centro a una provincia vecina después de que las autoridades detuvieran los suministros de alimentos.

Un funcionario del ministerio declaró a Reuters que el objetivo del traslado a una nueva instalación había sido mejorar las condiciones de los inmigrantes mientras esperan la deportación.

Arabia Saudí y la coalición de aliados, en su mayoría del Golfo Pérsico, están luchando para restaurar en el poder al gobierno exiliado de Yemen y hacer retroceder al movimiento Huti, alineado con Irán.

Si bien el gobierno controla nominalmente Aden y otras áreas del sur, la crisis presupuestaria y las rivalidades con los grupos armados locales hacen que sus funcionarios residan principalmente en el extranjero.

Los servicios estatales y los salarios se han visto duramente golpeados por el caos, y los inmigrantes africanos parecen ser una prioridad menor.

El inmenso grupo de hombres hacinados en el almacén de Aden, subsistiendo con pan comprado con sus escasos ahorros y lavando sus ropas en un espacio al aire libre cubierto de basura, son solo la punta del iceberg.

Categorías
ÁfricaArabia SauditaBahrainEmiratos Árabes UnidosEritreaEtiopíaNoticiasOrganización Internacional para las MigracionesOriente MedioSomaliaUNYemen

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba