Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

Congelado el proceso de investigación sobre la caída de Mosul

Primer Ministro iraquí Nouri Al-Maliki

La investigación sobre cómo Daesh se hizo con el control de Mosul se ha pausado. Un alto funcionario del gobierno iraquí ha dicho a The New Arab que “la investigación sobre la caída de Mosul se ha congelado”. En el mismo encuentro explicó que la investigación culpaba directamente al ex primer ministro Nouri Al-Maliki, al alto cargo Tariq Najm, al ex ministro de Defensa Sadoun Al-Dulaimi y al ex subsecretario del Ministerio del Interior Adnan Al-Asadi, así como a altos comandantes militares del ejército iraquí, a altos funcionarios de la Policía Federal y a funcionarios locales.

La investigación empezó hace ocho meses y más de 100 políticos y líderes militares han comparecido ante la misma para dar su testimonio.

El alto funcionario destacó que “las investigaciones y las declaraciones de los oficiales y las revisiones de las conversaciones telefónicas grabadas entre los líderes militares en Mosul y la oficina de Al-Maliki, antes de la caída de la ciudad, parecen indicar que había ya un acuerdo pactado. Todos los detalles de los movimientos de los miembros de Daesh y de su avance fueron enviados a Maliki, sin su orden”.

 

https://www.alaraby.co.uk/File/Get/7c93be38-f703-4cbc-82aa-38ad777d4904.mp4?_=1

 

El funcionario añadió que la investigación había dejado al descubierto cómo al Maliki había intentado utilizar la caída de Mosul y su recuperación como un impulso para su campaña política. Sin embargo, el ejército colapsó rápidamente y su plan falló. Además el Gobierno y el ejercito iraquí pronto perdieron el control sobre el  flujo de militantes que entraban al país desde Siria.

Sin embargo, subrayó que la investigación no se reanudará nuevamente durante el gobierno de Haider Al-Abadi, no por falta de pruebas sino porque las personas que están siendo acusadas tienen mucho poder e influencia.

El Parlamento iraquí, a petición de 89 diputados, realizó una votación a finales de 2014 para formar un comité dedicado a investigar las causas de la caída de la provincia de Nínive. Además, en agosto de 2015, recomendó que se juzgara a un total de 70 políticos y funcionarios de seguridad, entre los que se incluía a Al-Maliki, debido a su responsabilidad por la huída de las fuerzas iraquíes de Mosul y la toma de control de la ciudad por parte de Daesh.

El informe del comité de investigación incluía testimonios de líderes militares que confirmaron que Al-Maliki y el gobernador de Nínive a la sazón, Atheel Al-Nujaifi, fueron  los responsables de la caída de Mosul.

Un miembro del Consejo de la provincia de Nínive, Hossam Al-Abar, subrayó que “los compromisos políticos y los intereses partidistas demoraron la resolución  del problema de la caída de Mosul así como la ausencia de resultados hasta ahora”.

Según explicó a The New Arab, “el gobierno de Nínive exigió varias veces durante las reuniones con Al-Abadi y el presidente del Parlamento, Salim Al-Jabouri, que presionaran a la judicatura e hicieran rendir cuentas a los condenados”.

Agregó que “el retraso en el anuncio del resultado del documento de investigación indica la existencia de una considerable presión política”.

El parlamentario iraquí Abdul Rahman Alloizi reveló en junio de 2017 la existencia de personalidades políticas “con más poder que la ley” involucradas en el incidente, señalando que “la ausencia de voluntad política para responsabilizar a las partes involucradas, especialmente aquellas a cargo de figuras prominentes de todas las etnias y religiones, hizo que todos guardaran silencio y que hacer justicia no fuera una prioridad”.

Un miembro del grupo de letrados estatales dirigida por Al-Maliki, Iskander Watut, consideró que “la investigación de la caída de Mosul descuidó los nombres de las figuras políticas y militares”. Explicó a The New Arab que “los autores del documento descuidaron, por ejemplo, la declaración del Jefe de Estado Mayor del ejército iraquí, Babaker Zebari, quien dijo que ordenó la retirada de las fuerzas militares de Mosul, y que no realizó suficientes cargos en el incidente contra presidente del Kurdistán iraquí, Masoud Barzani”.

Agregó;  “no estoy defendiendo a Al-Maliki, pero responsabilizarlo por completo es ilógico. No fue su culpa, es más bien culpa de su consejero militar, Farouk Al-Araji, que no advirtió a Al-Maliki del peligroso avance que se producía en Mosul”. Recalcó que “el archivo se encuentra actualmente en manos del poder judicial, en el que confiamos, pero el Comité de seguimiento del caso que es designado por el Parlamento iraquí está actuando con un sesgo político claro”.

En un momento en que diversos diputados y figuras políticas creen que el documento de investigación está en manos del Consejo Judicial Supremo, la máxima autoridad administrativa responsable de los asuntos judiciales iraquíes, una fuente legal del Consejo confirmó que “el documento solo fue entregado por el comité de investigación para que fuera revisado, ya que el la ocupación de territorios iraquíes por Daesh fue un crimen militar, pues había numerosos miembros de seguridad que ordenaron la retirada del ejército de Mosul “.

Leer: La reconstrucción de Irak ya no es una prioridad para Estados Unidos

Categorías
IrakNoticiasOriente MedioVideos y Fotos Historias