Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

Los inmigrantes africanos en Israel protestan por la deportación forzosa

Israel ha deportado a unos 20.000 migrantes africanos y solicitantes de asilo desde 2012

Miles de inmigrantes africanos y solicitantes de asilo se manifestaron frente a la embajada de Ruanda en Israel el miércoles, contra los planes del gobierno de expulsarlos del país.

Los manifestantes, en su mayoría de Eritrea y Sudán, se reunieron frente a la embajada de la ciudad norteña de Herzliya para protestar por los planes de deportarlos por la fuerza a su país de origen o a un tercer país.

“He pasado más de 9 meses en el desierto para llegar aquí y no volveré a Sudán, donde me matarán o me obligarán a unirme a una milicia”, declaró Kishmar, de 33 años, uno de los manifestantes, a la Agencia Anadolu.

“Solamente quiero vivir aquí en paz y ver que mi familia vive a salvo”, agregó Kishmer, que lleva en Israel desde 2011.

El refugiado sudanés pidió al gobierno de Ruanda que no cooperara con el plan de deportación israelí.

Este es un plan racista y Ruanda no debería participar en él“, declaró.

En agosto del año pasado, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, prometió deportar a los “infiltrados” africanos, promesa considerada estrategia electoral dirigida a sus partidarios de extrema derecha antes de las elecciones de 2019.

Pero su gobierno ha estado bajo una inmensa presión internacional para detener el trato discriminatorio y “racista” de los solicitantes de asilo africanos.

Debido a que tanto Ruanda como Uganda han insistido en que no recibirán a los solicitantes de asilo deportados de Israel, la agencia de la ONU para los refugiados, ACNUR, insiste en que Israel debe ahora revisar adecuadamente su estado y considerar acogerlos en el país.

Leer: Israel no quiere solicitantes de asilo africanos

Según cifras de la Autoridad de Inmigración y Absorción de Israel, unos 55.000 inmigrantes africanos y solicitantes de asilo residen actualmente en el país, aproximadamente el 90% de los cuales provienen de Sudán o Eritrea.

La mayoría de ellos llegaron a Israel, a través de Egipto, durante el período comprendido entre 2006 y 2013, antes de que se erigiera una valla de seguridad a lo largo de la frontera entre Israel y la península del Sinaí, en Egipto.

Desde 2012, Israel ha deportado a unos 20.000 migrantes africanos y solicitantes de asilo que ingresaron ilegalmente al país.

De las 13.764 solicitudes de asilo presentadas hasta julio, solo 10 eritreos y un ciudadano sudanés obtuvieron el estatuto de refugiado oficial.

 

Categorías
ÁfricaEritreaIsraelNoticiasOrganizaciones InternacionalesOriente MedioPalestinaRuandaSudánUN