Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

Nuevo acuerdo sobre Palestina entre Estados Unidos y Arabia Saudí

El presidente palestino, Mahmoud Abbas, se reúne con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en la ciudad cisjordana de Belén, 23 de mayo de 2017 [Thaer Ganaim / Apaimages]

Se ha informado que el presidente Donald Trump está trabajando en un acuerdo que ni siquiera garantiza los derechos mínimos de los palestinos. El acuerdo, que aún no se ha anunciado, presentado al presidente palestino Mahmoud Abbas, está muy por debajo de las garantías otorgadas a los palestinos en virtud del derecho internacional y respalda el marco básico de una solución de dos estados.

Según el New York Times, funcionarios palestinos, árabes y europeos que han escuchado la versión de Abbas de la conversación del mes pasado con el príncipe heredero Mohamed Bin Salman informaron que le ofrecieron un plan que favorecía a los israelíes. Un plan que ningún líder palestino podría aceptar.

Abbas reveló detalles de la reunión con Mohamed Bin Salman, quien había convocado al presidente palestino en Riad el mes pasado. Si bien se informó ampliamente que el rey saudí de facto había ofrecido un ultimátum al líder de la OLP, los hechos en torno al plan de paz ideados por el yerno de Trump, Jared Kushner, habían sido poco claros.

Muchos sospechaban que el plan de la administración Trump, que incluye simpatizantes con grupos israelíes de derecha y organizaciones de armas, intentaría forzar un acuerdo con los palestinos.

Leer: El plan de Mubarak para reasentar a los palestinos en Egipto

Si lo que cuenta Abbas sobre la reunión, significaría que a los palestinos se les negaría la soberanía. Se verán privados de un estado política y económicamente sostenible. A millones de refugiados palestinos no se les otorgarán los derechos que les otorga el derecho internacional para regresar y ser compensados por el estado israelí, y un nuevo estado palestino no contiguo que se les ofrezca no incluirá a Jerusalén Oriental como su capital.

Se especula además que, como compensación a los palestinos por la pérdida de territorio, se les asignarán secciones de la Península del Sinaí en Egipto, un desierto rocoso plagado últimamente por enfrentamientos militares entre el régimen egipcio y fuerzas militares. Un funcionario occidental, según el New York Times, rechazó esa idea.

En su declaración a MEMO, el embajador palestino en Reino Unido, Manuel Hassassian, denunció el trato. “El plan de ‘paz’ de Trump es totalmente inaceptable y será rechazado categóricamente porque no cumple con las aspiraciones nacionales del pueblo palestino de tener su propio estado soberano en las fronteras de 1967 con Jerusalén Oriental como su capital”, declaró. “El estado legal y político actual de Jerusalén lo define como territorio ocupado, como es el caso con el resto de los territorios palestinos ocupados”.

El plan propuesto viola el estado de derecho mundial y debe ser condenado rápida e inequívocamente por toda la comunidad internacional“.

Funcionarios de Riyadh y Washington han negado que se haya ofrecido tal trato. El embajador de Arabia Saudí en Estados Unidos, el príncipe Khalid Bin Salman, declaró en un correo electrónico que “el Reino sigue comprometido con un acuerdo basado en la iniciativa de paz árabe de 2002, incluida Jerusalén Oriental como capital de un estado palestino basado en las fronteras de 1967”. Sugerir lo contrario es falso “, informó el New York Times.

Sin embargo, el compromiso de Trump de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel y de trasladar la embajada de EE. UU. a la ciudad ocupada parece sugerir que las ideas que una vez fueron consideradas más allá de lo palpable ahora se están considerando seriamente.

Los miembros más veteranos de la Autoridad Palestina están profundamente inquietos por los planes que Estados Unidos y Arabia Saudí pueden obligar a los palestinos a aceptar. El negociador palestino, Saeb Erekat, declaró que un acuerdo que incluye el no reconocimiento de Jerusalén como la capital de Palestina sería “anarquía internacional y falta de respeto a las instituciones y leyes mundiales”.

Añadió que Estados Unidos estaría desestabilizando la región, desalentando a los partidarios de una solución pacífica y “descalificándose a sí mismo para desempeñar un papel en cualquier iniciativa para lograr una paz justa y duradera”.

Categorías
Arabia SauditaAsia y AméricaIsraelNoticiasOriente MedioPalestinaUS