Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

Recordando la operación ‘Pilar Defensivo’ de Israel

El 14 de noviembre de 2012, Israel llevó a cabo la llamada operación ‘Pilar Defensivo’ contra el pueblo palestino de la Franja de Gaza. En los ocho días siguientes a la puesta en marcha de dicha “operación”, 175 palestinos fueron asesinados y más de 1.000 resultaron heridos. Cinco años después, Gaza sigue sujeta al bloqueo israelí, que viola los términos del acuerdo de tregua.

¿Qué?: Operación Pilar Defensivo

¿Cuándo?: 14-21 de noviembre de 2012

¿Dónde?: Franja de Gaza

¿Qué sucedió?

La tensión entre las fuerzas ocupantes israelíes y Gaza aumentó en los días previos a la operación militar. El 10 de noviembre, Israel respondió a un ataque palestino contra un jeep militar asesinando a cuatro adolescentes palestinos que jugaban al fúibol en un estadio deportivo de Gaza. Varios días de ataques con misiles culminaron en la puesta en marcha de una ofensiva oficial por parte de Israel bajo excusa de atacar al partido gobernante del territorio sitiado: Hamás.

La tarde del miércoles 14 de noviembre, el ejército israelí asesinó a Ahmed Jabari, el jefe del ala militar de Hamás, provocando manifestaciones generalizadas. El ejército también atacó otros 20 puntos de la Franja de Gaza, incluyendo zonas residenciales, afirmando que había armas ocultas en los barrios civiles. Murieron más de 10 personas durante el primer día, entre ellas Omar Misharawi, de 11 meses, hijo de Jihad Mishrawi, editor de vídeo de la BBC.

Israel continuó sus ataques con misiles durante la noche, y Hamás en defensa lanzó un cohete contra los suburbios y ciudades israelíes sin que llegara a haber ninguna víctima.

El 16 de noviembre, el entonces primer ministro de Egipto, Hisham Qandil, visitó Gaza para demostrar su solidaridad con el pueblo palestino, pero el alto el fuego de tres horas que se acordó para su visita no duró mucho; Israel y Hamás se acusaron mutuamente de atacar durante esta pausa. El gobierno israelí amplió sus objetivos en la ofensiva para incluir instalaciones del gobierno de Hamás, así como supuestos objetivos militares, atacando por aire el sábado 17 de noviembre y destruyendo las oficinas del primer ministro, Ismail Haniyeh. La Organización Mundial de la Salud condenó los ataques, declarando que los hospitales de Gaza estaban desbordados con heridos y se enfrentaban a una escasez crítica de medicamentos y suministros médicos. Ese mismo día¸ Haaretz citó al ministro israelí de Interiores Eli Yishai diciendo que “el objetivo de la operación es devolver a Gaza a la Edad Media”.

En la Cisjordania ocupada, cientos de palestinos se manifestaron para apoyar al pueblo de Gaza, pero fueron reprimidos por las fuerzas israelíes; docenas de personas resultaron heridas.

¿Qué pasó después?

El bombardeo de la Franja de Gaza continuó durante el fin de semana. La armada israelí también atacó al enclave y el bombardeo naval acabó con la vida de una niña de 13 años y su tío la tarde del domingo. Dos edificios en los que se encontraban periodistas de Sky News, ITN, Al-Quds TV y Press TV también fueron alcanzados por las bombas israelíes, hiriendo a varias personas. La ONG Reporteros Sin Fronteras condenó las acciones de Israel y la Asociación de Prensa Extranjera publicó un comunicado sobre su preocupación por los ataques, señalando a un comunicado del Consejo de Seguridad de la ONU que prohibía todo ataque contra periodistas en las zonas de combate.

Ese mismo día fue testigo del mayor número de víctimas de un solo ataque durante la operación, cuando un misil destruyó el hogar familiar de Jamal Mahmoud Yassin Al-Dalu, asesinando a doce personas; diez miembros de la familia, entre ellos cinco niños y una anciana y dos vecinos de la familia, incluida otra anciana. Después, Israel adimitió que el ataque contra el edificio residencial había sido intencionado y que el objetivo era Mohamed Al-Dalu, un policía que murió en el ataque; los vecinos insistieron en que no tenía afiliaciones políticas.

Durante los siguientes días, las bombas israelíes mataron a docenas de personas en Gaza, y otras muchas resultaron heridas en Israel debido a los cohetes disparados por los sitiados palestinos. Hillary Clinton, secretaria de Estado de EE.UU., viajó a Tel Aviv el martes 20 de noviembre para tratar de conseguir una tregua. Discutió la situación con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, pero no se reunió con Hamás debido a la descripción estadounidense del grupo como “organización terrorista”.

Al día siguiente, el ministro de Exteriores egipcio, Mohammed Kamel Amr, se unió a Clinton y anunció un alto el fuego en las hostilidades entre Israel y Gaza programado para las nueve de la tarde (hora local). La tregua se consiguió tras horas de intensas conversaciones diplomáticas que involucraron a Clinton, así como al entonces secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

Antes del comunicado, se produjeron ataques a ambos lados de la frontera. En Israel, una explosión en un autobús en el centro de Tel Aviv hirió a 28 personas, tres de gravedad. En la ciudad de Gaza, el bombardeo recibió la aprobación del portavoz de Hamás, Sami Abu Zhuri, que lo consideró una venganza por las muertes de civiles en los últimos días en Gaza, particularmente la de la familia de Al-Dalu. En respuesta, llovieron bombas israelíes sobre el territorio.

Después de que las fuerzas de ocupación israelíes acordaran la tregua, los residentes de la Franja de Gaza disfrutaron de su primera noche en paz en una semana. Cuatro israelíes y unos 174 palestinos, de los cuales 107 civiles, fueron asesinados durante los ocho días de la ofensiva contra el pueblo palestino del Estado colonial de Israel.

Netanyahu declaró la ofensiva israelí como un éxito, afirmando que sus fuerzas habían asestado un duro golpe contra Hamás, destruyendo miles de misiles y asesinando a muchos “comandantes terroristas”. Hamás también declaró la victoria a pesar de las pérdidas palestinas.

Según el acuerdo de tregua, Israel debía “frenar todas las hostilidades terrestres, marítimas y aéreas en la Franja de Gaza”. Lo mismo se le requirió a las facciones palestinas. Sin embargo, las regulares incursiones de Israel contra civiles de la Franja de Gaza, así como el permanente bloqueo, suponen que, cinco años después, los palestinos del enclave aún no viven en paz.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEn ese díaIsraelOriente MedioPalestina