Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

Amnistía denuncia crímenes contra la humanidad por parte del régimen sirio

 Vista general de un campamento de tiendas de campaña que acoge a sirios desplazados en el interior del país, el 5 de noviembre de 2017 [Mohamad al abd Lla / Agencia Anadolu]

La estrategia del gobierno sirio de “o rendición o morir de hambre” que ejecuta contra las poblaciones civiles en áreas controladas por la oposición equivale a un crimen de lesa humanidad, según anunció hoy Amnistía Internacional.

En un nuevo informe, el organismo de defensa de los derechos humanos examina la campaña de asedios, asesinatos ilegítimos y desplazamientos forzosos del presidente sirio, Bashar Al-Assad, en regiones que supuestamente habían negociado acuerdos de reconciliación entre las fuerzas gubernamentales y los grupos opositores.

“En la mayoría de los casos, los desplazamientos no se llevaron a cabo por la seguridad de los civiles o por una necesidad militar imperativa. Esto significa que se violó la prohibición del desplazamiento forzado en virtud del derecho internacional humanitario, lo que equivale a un crimen de guerra”, apunta el informe.

Amnistía ha realizado entrevistas a 134 personas desde abril de este año, incluidos residentes desplazados, funcionarios de la ONU y trabajadores humanitarios, así como  revisó docenas de vídeos y analizó imágenes de satélite para corroborar los relatos de ciertos testigos. Las autoridades sirias y rusas rechazaron realizar comentario alguno.

Leer: Mueren 7 niños tras el bombardeo de un colegio

También se reveló que el gobierno sirio ha estado privando a los civiles de alimentos, medicinas y otras necesidades básicas, en al menos seis áreas sitiadas, a saber, Daraya, la ciudad oriental de Alepo, Al-Waer, Madaya, Kefraya y Foua.

Mientras que el informe concluye que todas las partes en el conflicto han violado el derecho internacional de diversas maneras, enfatiza que la estrategia del régimen de Assad de impedir sistemáticamente que la ayuda entre en áreas civiles, mientras simultáneamente monta implacables campañas de bombardeo, equivale a crímenes de guerra y de lesa humanidad.

El mes pasado se destacó la difícil situación de los atrapados en las zonas asediadas de Siria, cuando apareció una foto de Sahar Dofdaa, residente del este de Ghouta, que con poco más de un mes pesaba menos de dos kilogramos y a la que se le podían ver claramente los huesos debajo de la piel antes de morir, acontecimiento que produjo una gran indignación. Alrededor de 400.000 personas se enfrentan en la provincia a una grave falta de alimentos básicos y medicamentos, con 1.200 niños que sufren desnutrición severa y otros 1.500 en riesgo inminente.

Leer: Red Siria para los Derechos Humanos: 1000 civiles asesinados en Siria el mes pasado

A pesar de que Ghouta es una de las cuatro zonas de desescalada de la violencia establecidas en mayo por Rusia, Irán y Turquía, la provincia sitiada también está sujeta a ataques aéreos regulares del régimen sirio; siete niños fueron asesinados la semana pasada después de que una escuela fuera bombardeada.

La ONU advirtió la semana pasada de que la situación en Siria está volviendo a la de los “días más sombríos” del conflicto, ya que la guerra civil en curso supera la duración de la Segunda Guerra Mundial.

Amnistía hizo hincapié en que los abusos contra civiles están siendo ignorados, y pidió un cuerpo independiente para investigar y enjuiciar a los responsables.

“Todos los Estados deberían cooperar para poner fin a la oscura mancha en la conciencia mundial que supone la actual impunidad de tales crímenes”, dijo Philip Luther, investigador y director jurídico para Oriente Medio de Amnistía.

 

 

Categorías
Amnistía InternacionalNoticiasOrganizaciones InternacionalesOriente MedioRegiónSiria