Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

La interpretación de Ankara de los últimos sucesos en Arabia Saudí

El príncipe heredero Mohammed Bin Salmán asiste a su ceremonia de coronación el pasado 21 de junio en La Meca, Arabia Saudí [Bandar Algaloud/Anadolu Agency]

Arabia Saudí sorprendió al mundo entero el pasado fin de semana al detener a docenas de príncipes, oficiales y empresarios bajo diversas acusaciones, entre ellas: sobornos, malversación, extorsión, lavado de dinero y tráfico de influencias para cumplir intereses personales. Estos arrestos se produjeron tras formarse un nuevo comité para combatir la corrupción, dirigido por el príncipe heredero saudí, Mohammad Bin Salman.

Todos los observadores coinciden en que los sucesos de Arabia Saudí forman parte de un conflicto puramente político, a pesar de las afirmaciones de que su objetivo es “combatir la corrupción”. Están de acuerdo en que es un intento del príncipe heredero de estrechar su control sobre todas las instituciones de seguridad, militares, económicas y mediáticas, así como un ajuste de cuentas antes de que el joven príncipe suceda a su padre en el trono.

Esto sucede en uno de los países más importantes de la región y, de hecho, de todo el mundo musulmán; todo lo que ocurre en Arabia Saudí afecta a sus vecinos. También afecta a otros muchos temas de actualidad. Por lo tanto, Ankara y la mayoría de las capitales de la región están supervisando de cerca los sucesos en Arabia Saudí y tratan de interpretarlos con exactitud para predecir sus resultados potenciales.

Leer: Las detenciones podrían sacudir la confianza de los inversores en Arabia Saudí

En sus primeros comentarios oficiales sobre estos acontecimientos, el portavoz presidencial de Turquía, Ibrahim Kalin, declaró que su país “espera que este proceso contribuya a la estabilidad, la paz y la prosperidad en Arabia Saudí”. También dijo que las últimas decisiones del líder saudí son asuntos internos, añadiendo que “a corto plazo, estos sucesos parecen violentos, pero, al considerar el panorama general, me pregunto si estos acontecimientos son pasos hacia una revolución social”. Con esto se refería a la transición hacia un entendimiento más abierto del islam que aborde específicamente a la sociedad saudí.

Hay quien predice que el príncipe Al-Waleed Bin Talal fue detenido por apoyar al presidente turco, Recep Tayyip Erdogán, después del golpe de Estado fallido del año pasado, y por invertir su riqueza personal en Turquía. Esta especulación no puede demostrarse o refutarse sin pruebas. Además, la razón detrás del arresto de Bin Talal podría tener que ver con sus diferencias con el príncipe heredero respecto a otros temas; sus tweets sobre el presidente estadounidense Donald Trump antes de que ganara las elecciones, por ejemplo, o cualquier otra cosa.

El empresario saudí Al-Waleed Bin Talal

En los últimos años, la relación entre Turquía y Arabia Saudí ha pasado por varias crisis, con subidas y bajadas debidas a sus diferencias respecto a temas regionales, como el golpe de Estado de 2013 en Egipto contra el presidente Mohamed Morsi, elegido democráticamente, en el que Ankara apoyó a este último, mientras que Riad se dejó millones en respaldar al líder del golpe, Abdel Fattah Al-Sisi. Sin embargo, la relación entre los dos países ha mejorado considerablemente desde que el rey Salmán ascendió al trono.

Sin embargo, a día de hoy, Turquía y Arabia Saudí difieren sobre el boicot contra Qatar, liderado por los saudíes. Turquía apoyó a Qatar inmediatamente en esta crisis, llegando a enviar tropas como parte del acuerdo de cooperación militar con el gobierno en Doha. A pesar de esto, Ankara y Riad han conseguido separar esta diferencia de su relación en general.

La parte que más le preocupa a Ankara respecto a los sucesos en Arabia Saudí tiene que ver con la política exterior y con la opinión de Mohammad Bin Salman sobre el futuro de la relación turco-saudí. El gobierno de Erdogan es aprensivo sobre el papel de EAU en los últimos sucesos saudíes y su potencial influencia en la relación de Turquía con Arabia Saudí.

“Los desarrollos en nuestra región y en el mundo demuestra que estamos pasando por un proceso de reestructuración que se moldeará en el próximo siglo”, dijo Erdogan a los miembros del Partido por la Justicia y el Desarrollo en una reciente reunión parlamentaria. “Quizá, por primera vez desde la Guerra de Independencia, durante este proceso crítico, Turquía haya asumido una postura centrada en su propia voluntad en lugar de aceptar su papel en situaciones ya escritas”.

En resumen, Turquía supervisa las declaraciones del príncipe heredero saudí y los sucesos de su país, intentando comprenderlos y medir el alcance de sus efectos en el desarrollo regional e internacional. Ankara quiere mejorar su relación con Riad a todos los niveles, pero también quiere estar preparada para todas las posibilidades.

Este artículo se publicó originalmente en Arabi21, el 8 de noviembre de 2017

 

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónBlogsBlogs- PolíticaEuropa y RusiaOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisTurquía