Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El rey saudí destituye a sus principales ministros para dar más poder al príncipe heredero

El rey Salman bin Abdulaziz Al Saud de Arabia Saudí habla durante una reunión con el primer ministro ruso Dmitriy Medvedev en Moscú, Rusia, el 6 de octubre de 2017 [Bandar Algaloud / Consejo Real de Arabia Saudí / Folleto / Agencia Anadolu]

El rey saudí Salman Bin Abdulaziz nombró el sábado a dos nuevos ministros para puestos clave de seguridad y economía, eliminando como jefe de la Guardia Nacional a uno de los miembros más prominentes de la familia real e impulsando al joven príncipe heredero del reino, su hijo Mohammed Bin Salmán.

El rey también anunció la creación de un nuevo comité anticorrupción presidido por el príncipe heredero, que ya ha ordenado la detención de 11 príncipes, cuatro ministros actuales y decenas de ex ministros. No se filtraron los nombres de los sospechosos.

En la reorganización del gabinete el príncipe Miteb bin Abdullah fue reemplazado como ministro de la Guardia Nacional por Khaled bin Ayyaf, mientras que el ministro de Economía Adel Fakieh fue destituido a favor de su viceministro Mohammed al-Tuwaijri, según un decreto real de los medios estatales.

El príncipe Miteb, hijo preferido del difunto rey Abdullah, fue considerado uno de los principales contendientes al trono antes del inesperado ascenso del príncipe Mohammed hace dos años.

Miteb había heredado el control de la Guardia Nacional, una fuerza de seguridad interna de élite construida a partir de unidades tribales tradicionales, de parte de su padre, que la dirigió durante cinco décadas.

El príncipe Miteb fue el último miembro restante de la rama de la familia de Abdullah en ocupar un puesto en los escalones superiores de la estructura de poder de Arabia Saudí.

Leer: Arabia Saudí interroga a los príncipes detenidos por corrupción

Este movimiento consolida el control de las instituciones de seguridad del reino por parte de Mohammed Bin Salmán, instituciones que durante mucho tiempo habían estado encabezadas por distintas ramas, muy poderosas, de la familia gobernante.

El príncipe Mohammed, de 32 años e hijo del rey, ya ejerce como ministro de Defensa y en junio fue nombrado heredero al trono en una inusual remodelación que perjudicó a su primo mayor, el príncipe Mohammed bin Nayef, quien también había ejercido como ministro del Interior.

Mohammed Bin Salman ha sido responsable al mismo tiempo de dirigir la guerra de Arabia Saudí en Yemen, ha dictado una política energética con implicaciones globales y ha estado a su vez detrás de los planes para que el reino construya su futuro más allá del petróleo.

El príncipe Mohammed, que se ha comprometido a perseguir la corrupción al más alto nivel, encabezará ahora también el nuevo organismo anticorrupción, al que se le otorgaron amplios poderes para investigar casos, emitir órdenes de arresto, imponer restricciones de viaje y congelar activos.

"La patria no se desarrollará a menos que la corrupción se desarraigue y los corruptos rindan cuentas", se leía en el real decreto.

 

 

Categorías
Arabia SauditaNoticiasOriente MedioRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines