Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

La batalla oculta entre Ennahda y Nidaa Tounes

Ennahda se diferencia de Nidaa Tounes en que quiere demostrar, a través de las elecciones municipales, que es la principal fuerza política en Túnez
El líder del movimiento Ennahda de Túnez, el jeque Rachid Ghannouchi [Foto de archivo]

En Túnez se habla mucho estos días de una posible reestructuración gubernamental debido a las vacantes en ministerios clave, como los de Educación, Planificación y Finanzas. Este artículo podría ser publicado simultáneamente con una declaración del primer ministro Youssef Al-Shahed con respecto a su nuevo gobierno, pero mi propósito aquí es buscar el árbol que no deja ver el bosque.

Los dos principales partidos gobernantes discrepan sobre la naturaleza de la reorganización del Ejecutivo. El liderazgo de Nidaa Tounes -partido más votado, de corte secularista liberal- pretende que sea un cambio radical y que incluya a una amplia gama de ministerios. Ennahda -islamista moderado, de corte más socialdemócrata- se opone a esto e insiste en que sea una remodelación parcial. Ha pedido que los cambios en los otros ministerios se pospongan hasta después de las elecciones municipales de diciembre.

Nidaa Tounes no está contento con esto. “Esta vez”, insiste Hafiz Caid Essebsi, director ejecutivo del partido e hijo del jefe del Estado, “Nidaa Tounes no aceptará otro golpe contra la elección del pueblo representada por los resultados de las elecciones de 2014.” Exigió que su partido tomara la mayor parte de los ministerios, basándose en el hecho de que su partido ganó las elecciones hace tres años.

Leer: Túnez: Essebsi y Ghannouchi tratan la situación económica y se preparan para las elecciones municipales

Sin embargo, no parece tener en cuenta los importantes  cambios que se hicieron después de las elecciones, el más importante de los cuales (en este contexto) fue la división de Nidaa Tounes en tres escisiones distintas. Esto básicamente se tradujo en la pérdida de la primera posición en el parlamento a favor de Ennahda, que terminó con mucho más diputados. La legitimidad popular mencionada por Essebsi es historia y ha perdido su significado político; todo lo que queda es el aspecto constitucional.

A pesar de esto, Nidaa Tounes sigue siendo un partido importante y un socio necesario en el gobierno, sin importar el hecho de que está sufriendo una crisis estructural compleja. El temor es que la reorganización del gobierno se convierta en un medio por el cual pueda aliviar la gravedad de esta crisis, transfiriendo así sus conflictos internos al próximo gobierno. Esto es temido por el líder del partido, el primer ministro Al-Shahed, a diferencia de Essebsi Junior y otros miembros clave. En consecuencia, esta puede ser la razón por la que el próximo gobierno pueda ser defectuoso, si no está paralizado desde dentro.

Por su parte, Ennahda se siente incómodo con el deseo de Nidaa Tounes de controlar la nueva estructura del gobierno. Sin embargo, sigue deseando mantener al partido como socio en el gobierno, pero se niega a ser atraído en una dirección desconocida.

Sin embargo, Ennahda también parece estar progresando sin una brújula precisa, cuando las declaraciones hechas hace algún tiempo por el líder del partido, el jeque Rashid Al-Ghannouchi, todavía tienen efecto y cuentan en su contra. Su relación con Ennahda es cautelosa, y se ve cuestionada por muchos.

Leer: La polémica de Ennahda

Ennahda se diferencia de Nidaa Tounes en que quiere demostrar, a través de las elecciones municipales, que es la principal fuerza política en Túnez que puede declarar un veto frente a su principal socio en el gobierno. Por esta razón, se niega a cambiar los ministerios soberanos, empezando por el Ministerio del Interior, del cual Nidaa Tounes quiere hacerse cargo; afirmando que el ministro del Interior quiere renunciar. Sin embargo, el propio ministro ha desmentido este extremo. 

Por lo tanto, la reorganización ministerial se ha convertido en una prueba de poder entre los dos socios gobernantes. Cualquier partido que imponga sus condiciones controlará las ecuaciones en el período que queda antes de las elecciones legislativas y presidenciales, lo que puede revelar un nuevo equilibrio de poder.

Esto a su vez podría resultar en el final de esta extraña alianza que vio a Ennahda y Nidaa Tounes unirse. Si Al-Shahed acelera esta remodelación, según lo informado por algunas fuentes, o la pospone, es poco probable que acepte todas las condiciones establecidas por los principales actores en Nidaa Tounes; si lo hace, habrá perdido el control de su equipo de gobierno. Por otra parte, no cortará todos los lazos que lo unen a Ennahda, porque al hacerlo, pondría a su gobierno en un mar agitado.

La principal carta que el Primer Ministro tiene que desempeñar en este momento es la confianza que el Presidente tiene en él y su apoyo en esta difícil etapa. Algunos analistas creen que esto traerá dificultades económicas y sociales sin precedentes – quizás incluso problemas de seguridad – durante los días, semanas y meses que vienen por delante.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Araby Al-Jadeed el 5 de septiembre de 2017. 

 

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónBlogsBlogs- PolíticaRegiónReportajes y AnálisisTúnez