Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

Qatar y EE.UU. firman un acuerdo para combatir la financiación del terrorismo

El secretario de Estado de EE.UU, Rex Tillerson, manda así un mensaje de confianza en Qatar en medio de la crisis del Golfo
 El secretario de Estado Rex Tillerson (Izq.) se reúne con el ministro de Relaciones Exteriores de Kuwait y Viceprimer Ministro Jeque Sabah Khalid Al-Hamad Al-Sabah (Dcha.) en el Palacio de Bayan en Hawally, Kuwait, el 10 de julio de 2017 [Jaber Abdulkhaleg / Agencia Anadolu]

Estados Unidos y Qatar firmaron el martes un acuerdo para combatir la financiación del terrorismo, aprovechando que el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, visitó Doha para intentar poner fin a la crisis, que dura ya más de un mes, entre los estados árabes aliados de occidente.

Arabia Saudí, Bahréin, Emiratos Árabes Unidos y Egipto impusieron el mes pasado sanciones a Qatar, acusándole de financiar grupos extremistas y de aliarse con Irán, el enemigo de los Estados árabes del Golfo, denuncias que Doha niega.

Tillerson dijo que el acuerdo firmado con su homólogo de Qatar, el jeque Mohammed bin Abdulrahman al-Thani, había sido negociado durante semanas.

“El acuerdo que ambos hemos firmado en nombre de nuestros gobiernos representa semanas de intensas discusiones entre expertos y revitaliza el espíritu de la cumbre de Riad”, dijo Tillerson en una conferencia de prensa conjunta con el jeque Mohammed.

El presidente estadounidense, Donald Trump, se reunió en mayo con representantes de los estados árabes durante una visita a Arabia Saudí.

Leer: La batalla dialéctica entre Qatar y Arabia Saudí

“El memorándum establece una serie de pasos que cada país tomará en los próximos meses y años para interrumpir y desactivar los flujos de financiación del terrorismo e intensificar las actividades de lucha contra el terrorismo en todo el mundo”, agregó Tillerson.

Los cuatro estados árabes que boicotearon a Qatar dijeron el martes que las sanciones permanecerían en vigor hasta que se cumplieran sus demandas y que permanecerían muy atentos a los esfuerzos de la monarquía del Golfo para combatir la financiación del terrorismo.

En un comunicado conjunto emitido en medios estatales, Egipto, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Bahréin dijeron que apreciaban los esfuerzos estadounidenses en la lucha contra el terrorismo, pero que supervisarían de cerca el comportamiento de Qatar.

El Jeque Mohammed dijo que el acuerdo no estaba vinculado a la crisis con los cuatro países árabes, que hace temer a Estados Unidos que afecte a sus operaciones militares y antiterroristas y así como que produzca un aumento de la influencia de Irán en la región.

Teherán envió suministros de alimentos a Qatar y permite a la compañía aérea del país que vuele a través de su espacio aéreo.

Qatar niega que apoye a organizaciones militantes y dice que el boicot es parte de una campaña para controlar su política exterior independiente.

“Hoy, el estado de Qatar fue el primero en firmar el programa ejecutivo con Estados Unidos para combatir la financiación del terrorismo”, dijo el jeque Mohammed en la conferencia de prensa.

Tillerson dijo que el acuerdo incluye hitos para asegurar que ambos países sean responsables a través de sus compromisos.

“Estados Unidos y Qatar juntos harán más por rastrear fuentes de financiación, harán más por colaborar y compartir información y harán más por mantener la región … segura”, dijo Tillerson.

Egipto dijo posteriormente en una reunión en Washington de la coalición contra el Estado Islámico encabezada por Estados Unidos que la coalición no debería incluir a los estados miembros que apoyen el terrorismo, como Qatar.

Un funcionario estadounidense que tuvo conocimiento de las deliberaciones en la reunión dijo más tarde que “los otros países del grupo de trabajo rechazaron la demanda egipcia”.

“El terrorismo es un problema global que requiere una respuesta global – y todos tenemos trabajo que hacer”, dijo el funcionario estadounidense, quien habló bajo condición de anonimato.

Acompañado por mediadores kuwaitíes, Tillerson viajó a Doha el martes para conversar sobre la crisis con el emir de Qatar, el Jeque Tamim bin Hamad al-Thani. Dijo que debía viajar a Arabia Saudí para conversar con funcionarios de los cuatro países árabes.

El lunes, él y el asesor de seguridad nacional británico, Mark Sedwill, se reunieron con funcionarios de Kuwait para reparar la disputa entre los países aliados de occidente.

Después de esas discusiones, Estados Unidos, Gran Bretaña y Kuwait instaron a todas las partes a resolver su disputa rápidamente a través del diálogo, informó la agencia estatal de noticias kuwaití KUNA.

El gobernante de Kuwait, el Jeque Sabah al-Ahmad al-Jaber al-Sabah, expresó “amargura” el martes por lo que describió como una brecha sin precedentes en el Golfo, pero dijo que tenía la intención de seguir adelante con los esfuerzos de mediación.

Los ministros de Relaciones Exteriores de los cuatro estados árabes que dirigen el boicot a Qatar se reunirán el miércoles con Tillerson en la ciudad saudí de Jeddah.

Procedente de algunas de las potencias más influyentes en la disputa, la solicitud de una solución negociada puede estar relacionada con una negativa anterior por parte de los adversarios de Qatar para discutir la renovación de los lazos con Doha hasta que primero ejecutara una lista de demandas. Éstas incluían el cierre del canal de televisión Al Jazeera, el cierre de la base militar turca en Qatar y la ruptura de los lazos con Irán.

Qatar alberga la Base Aérea de Udeid, la instalación militar más grande de Estados Unidos en Oriente Medio, desde la cual los aviones de la coalición dirigida por Estados Unidos realizan incursiones contra el Estado Islámico en Siria e Irak.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha expresado su apoyo a Arabia Saudí en la disputa.

 

Categorías
Asia y AméricaNoticiasOriente MedioQatarRegiónUS