Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Tras la victoria sobre el Daesh en Mosul, el futuro es incierto

La victoria sobre el Dáesh ya ha sido asegurada en Mosul, pero muchos de los casi un millón de desplazados por los combates aún no están de humor para celebrarlo.
Unos soldados iraquíes patrullan en las calles durante la operación para recuperar Mosul de Daesh en el barrio de Al-Shifaa en Mosul, Irak el 12 de junio de 2017 [Yunus Keleş / Agencia Anadolu]

La victoria sobre el Dáesh ya ha sido asegurada en Mosul, pero muchos de los casi un millón de desplazados por los combates aún no están de humor para celebrarlo.

En uno de los campos de desplazados, que aloja a una pequeña fracción de aquellos que abandonaron sus hogares tras 8 meses de combates entre las fuerzas iraquíes y los militantes del Dáesh, la mayor preocupación mantenerse fresco a pesar de no tener acceso a electricidad, con las temperaturas superando los 40 grados centígrados. Algunos de los desplazados que viven en el campo de Hassan Sham, al este de Mosul, están vendiendo sus raciones de comida a cambio de un bien mucho más preciado: hielo. Un pequeño bloque de escasos 30 cm de largo se vende a 500 dinares iraquíes (0,43 dólares).

De pie en la cola para conseguir hielo, algunos de los residentes del campo dicen que estarían contentos con el regreso de los milicianos del Daesh. El grupo los sometió a tres años de violencia y privaciones, pero ahora la incertidumbre es mayor, y se preguntan cómo podrán reconstruir sus vidas en una ciudad devastada por la guerra.

La mayoría ha perdido sus medios de vida , muchos han perdido sus hogares y familiares también. “No hay nada que [los milicianos de Daesh] no nos arrebataran”, dice Mohammed Haji Ahmed, que llegó al campo hace cinco días, procedente del barrio de Souq al- Shaareen, en Mosul, donde las fuerzas iraquíe seguían luchando para desalojar a los últimos yihadistas.

El que fuera vendedor de ropa ha perdido su casa, su coche, su negocio y a 15 miembros de su familia a causa de la ocupación de Mosul por parte del Dáesh. Según él:

¿Si no se reconstruye la ciudad y la gente no puede volver a sus hogares y recuperar sus objetos preciados de qué importa la liberación de la ciudad?

‘Estamos más seguros aquí que allí’

Después de tres semanas de combates en las estrechas calles de la ciudad vieja, donde el Daesh libró su última batalla, la televisión estatal ya informaba el sábado de que la victoria de la fuerzas iraquíes era inminente

La última fase de la batalla fue la más sangrienta, con Daesh atrapado en un rincón de la ciudad que se iba reduciendo poco a poco.

Para los desplazados, el calvario ya ha terminado, pero el futuro sigue siendo incierto

“Allí [en Mosul] no hay trabajo, y la situación sigue siendo inestable”, afirma Hussein, de 18 años, que ha huído de Mosul dos veces en lo que va de año. Primero abandonó el barrio de Tanak, cuando la zona se convirtió en un frente de batalla, pero regresó. Sólo para tener que volver sobre sus pasos hace tres semanas, cuando el Dáesh llevó a cabo un contraataque en el área unos días después. “Estamos más seguro aquí que allí”.

Muchos de los residentes en el campo de Hassan Sham proceden de la mitad oriental de la ciudad de Mosul, a pesar de que esa parte de la ciudad fuera tomada en enero y que hasta cierto punto la vida normal ha vuelto a ella.

Aziz Ahmad, de 43 años, dice que volvería a la ciudad si pudiera, pero que no puede permitirse regresar, simplemente alquilar un piso para vivir se ha vuelto imposible, pues la creciente demanda de vivienda ha llevado a una subida de precios.

Younis Idrees, de 20 años, huyó del distrito de Adén hace cuatro meses temiendo los bombardeos y a las milicias del Estado Islámico.

“A no ser que mejore la situación, no regresaremos” dice. “No está claro qué va a pasar”.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIrakOriente MedioReportajes y Análisis

Isabel Coles es corresponsal para Reuters con base en el Kurdistán, Irak.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines