Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

Miles de manifestantes en Túnez contra la amnistía fiscal

El proyecto de ley permite a los empresarios revelar los fondos robados y legalizarlos

 

Varios miles de tunecinos marcharon el domingo por el centro de Túnez capital para protestar contra el proyecto de ley que viene a otorgar la amnistía a los empresarios acusados ​​de corrupción durante la etapa del autocrata Zine El-Abidine Ben Ali en el poder.

Los críticos con el proyecto de ley de Reconciliación Económica dicen que ésta representa un paso atrás del espíritu de la revolución tunecina de 2011, que logró derrocar a Ben Ali, pero los funcionarios del gobierno argumentan que es una manera necesaria de conseguir que los empresarios inyecten parte del dinero ganado irregularmente en la economía legal.

El proyecto de ley permite a los empresarios revelar los fondos robados y legalizarlos. No hay cifras exactas para la cantidad de injertos durante los tiempos de Ben Ali, pero basándose en investigaciones anteriores, los funcionarios dicen que unos 3.000 millones de dólares podrían aflorar de aprobarse la ley.

Con banderas y pancartas con el lema “No al perdón” y “Basta de corrupción”, unas 5.000 personas acompañadas por líderes de partidos de la oposición y activistas marcharon por la avenida Habib Bourguiba.

Seis años después del levantamiento contra Ben Ali, se elogia a Túnez como un modelo de transición democrática, pero el pequeño país magrebí todavía está luchando contra la corrupción, el malestar económico y las frustraciones juveniles que desencadenaron la revuelta.

 

Ley de Essebsi
Para muchos críticos, la ley -que ha estado atrapada en el parlamento durante dos años desde que el presidente Beji Caid Essebsi la propuso- es simplemente una amnistía para criminales y una forma de rehabilitar a los aliados de Ben Ali en la sociedad tunecina.

“Estamos aquí para decirle a Essebsi y a sus secuaces que la ley caerá en la calle como lo hace en todas las democracias”, dijo el líder de la oposición del Frente Popular, Ammar Amroussia, a Reuters:

Quiere aprobar esta ley corrupta, pero estas protestas muestran que decimos que no.

Essebsi, un ex ministro de Ben Ali, envió la ley al parlamento en 2015, aunque el proyecto  se retrasó después de las críticas recibidas por el presidente de que estaba hecha para beneficiar a las élites empresariales vinculadas al gobierno. Ahora se está debatiendo en una comisión y luego se llevará a una sesión plenaria.

A pesar del consenso entre partidos seculares e islamistas que ayudaron a mantener a Túnez estable después del levantamiento, el proyecto de ley ha dividido a los tunecinos entre aquellos que quieren olvidar el pasado y aquellos que dicen que no se puede tolerar la corrupción.

A pesar de su progreso democrático, elecciones libres y nueva constitución, Túnez sigue haciendo frente a fuertes disturbios sociales protagonizados por muchos jóvenes desempleados que sienten que su revolución contra los abusos oficiales y la corrupción no ha generado las oportunidades económicas que esperaban.

La manifestante Sabra Chrifa, que llevaba una camiseta con el lema “No hay perdón”, agregó:

Hoy estamos diciendo que los defensores de la revolución todavía están aquí … No podemos aceptar algo que blanquee la corrupción.

 

Categorías
ÁfricaNoticiasRegiónTúnezVideos y Fotos Historias