Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

Soprano copta: ‘Se nos sigue olvidando que el cristianismo nació en Oriente Medio’

¿Conoces los cantos cristianos de Oriente Medio?

 

 

Cuando Merit Ariane Stephanos era sólo una recién nacida, su madre le cantaba la misma melodía una y otra vez siempre que la amamantaba. Según un método japonés, si le cantas a un niño pequeño la misma canción cada vez que le amamantas, cuando crezca tendrá oído absoluto.

“No tengo oído absoluto”, admite Merit. “Tengo muy buen oído, pero no puedo decir ‘esta nota es un la’ o ‘esto es un si’- los músicos con oído perfecto sí pueden. No tengo eso, pero tengo muy buen oído relativo, así que sí lo tengo muy desarrollado”.

La madre de Merit, alemana, es en realidad psicoanalista, pero le encantaba la música, mientras que el padre de Merit, que es un egipcio copto, fue a una escuela sólo para chicos en la que le daba miedo cantar, pero, según Merit, también tiene muy buena voz. Su madre le cantaba canciones populares por la mañana, y su padre la observaba tocar el violín, animándola a ponerle dar toda su energía en su actuación.

Muchos años después, Merit ha asumido la pasión de sus padres por la música, ha fundido su descendencia alemana y egipcia y ahora es cantante y compositora, actuando en festivales y conciertos por todo Reino Unido. Al principio, Merit estudió música clásica occidental, antes de aprender y ejecutar melodías árabes tradicionales para un público occidental. “Cuando llegué este punto me dije, ‘eso no soy yo, y eso tampoco’. Soy un híbrido. No estoy enraizada en una cosa, pero lo que realmente me gusta es contar una historia.”

Hace 3 años, Merit recibió la beca Gerald Finzi para estudiar los cantos cristianos de Oriente Medio en el Líbano. Como manera de adoración, los cantos forman parte del oficio cristiano, por lo que hay canciones diferentes para las distintas épocas del año. “Es música devota”, explica Merit. “Ni siquiera dicen que la cantan, dirían más bien que “rezan” la música.”

Varios artistas los han incorporado en su música; e inspirada a hacer lo mismo, Merit descifró el arameo con la ayuda de un sacerdote en los monasterios de Líbano, y después regreso y tocó en concierto lo que había aprendido. “Sentía que de verdad necesitaba aprender más sobre esta música, porque aquí no es muy conocida, y es preciosa y cuenta con muchas tradiciones ricas que tienen que resucitar. Por eso fui.”

Existen tres tradiciones cristianas principales en Oriente Medio, cada una con su propio canto. Está la tradición bizantina, en la que los cantos están en árabe y griego, y la música de las iglesias siríacas, construida igual que la música árabe pero cantada en siriaco, un dialecto del arameo. Merit describe los cantos ortodoxos de la tradición siríaca como más ornamentados y melódicamente desarrollados, y los cantos maronitas tan simples como hermosos.

Por último, están los cantos coptos, acompañados únicamente de símbolos y triángulos, que Merit también considera preciosos, aunque muy largos. “Los cantos coptos son un poco complicados”, y añade: “muchos los cantan hombres, y los que no, son coros.”

A pesar de que existen diferentes denominaciones a lo largo de la región, cada una con sus tradiciones únicas, Merit afirma que están unidos: “Hay un sentimiento de que somos cristianos de Oriente Medio en conjunto, incluso aunque tengan distintos Papas.”

La palabra ‘copto’ proviene de la palabra gibt, que es el término para los egipcios desde la edad de los faraones. “Son unos de los habitantes más antiguos”, cuenta. “Se dice que los coptos estábamos al principio, que el país era copto antes de ser islamizado. Los coptos conforman una parte muy importante del tejido de Egipto.”

Incluso algunos de los cantos son anteriores al cristianismo. “Para mí es como un diálogo con la historia”, dice Merit. “Mantener este vínculo y no la idea de que todo está dividido, sino de que hay una continuidad.”

 “También el vínculo entre el hecho de que el cristianismo se originó en Oriente Medio, lo olvidamos constantemente. Se sigue diciendo que están ‘ellos’ y ‘nosotros’; no es cierto.”

Tampoco es cierto que el cristianismo y el islam sean dos entidades separadas. “Cantas esta música y es música compartida. Estos cantos utilizan los mismos modos que la llamada a la oración. Es el mismo lenguaje musical. Aunque, por supuesto, los cantos de la iglesia no estaban originalmente en árabe; existen cantos de iglesia en árabe. Sé lo que la gente sabe de los cristianos en Oriente Medio, pero, cuando escuchan esta música, creen que es como los rezos islámicos, que debe ser música árabe. No se dan cuenta de que es música tradicional de la iglesia.”

Sin embargo, esta historia en común casi se ha olvidado en ciertas partes de Egipto – en los últimos meses, Wilayat Sinai, el afiliado del Daesh en Egipto, ha aumentado los ataques contra los coptos en el país. Cientos de ellos han huido a sus hogares en el norte de Sinai tras sentirse amenazados por el grupo terrorista y, el Domingo de Ramos, más de 40 personas murieron tras dos ataques bomba en dos iglesias, la de San Jorge, Tanta, en la delta del Nilo; y en San Marcos, Alejandría, la sede del papado copto.

“Los coptos de Egipto tienen una gran identidad, a pesar de que son una minoría. Quizá por eso les amenazan, para erradicarlos.”

“Después de la revolución ya hubo mucha gente que se marchó, porque la situación se hizo muy difícil.” Los coptos hacían mucho comercio antes del levantamiento, pero la situación empeoró después, ya que se les asociaba con el antiguo régimen.

“Hubo en un momento en el que 1,5 millones de coptos habían abandonado el país. Ya existe una enorme diáspora copta en Canadá, Estados Unidos y Australia; están dispersos. Mucha gente se marchó porque su situación empeoraba cada día más. Fue trágico.”

Tal vez esta constante amenaza contra su existencia ha ayudado a mantener vivas e íntegras las tradiciones cristianas dentro de la comunidad, sugiere Marit. “Se aferran a quiénes son. Para mí, también es una toma de conciencia, ya que vivo aquí.”

A pesar de que tantos coptos hayan huido de Egipto, algunos familiares de Merit se han quedado en el país. En una visita particularmente memorable, Merit fue invitada a la casa de Abdo Dagher, el primer violinista de Oum Kalthoum. Dagher también ha tocado junto a los iconos egipcios Abdel Wahab y Abdel Halim Hafez. “Halim era del tipo que hace que cuando muere, muchas chicas se suiciden”, explica Merit. “Era un galán egipcio, básicamente el Frank Sinatra egipcio.”

La música de Merit está en parte inspirada por estos grandes músicos egipcios y, aunque ella no actúa en Oum Kalthoum – “tienes que estar muy metido en la tradición para hacerle justicia” – Abdel Halim y Abdel Wahab fueron músicos de los 50 que cantaban en árabe, pero jugaban con las tradiciones europeas e incorporaron tangos y valses en sus obras.

Cuenta que su parte egipcia adora comunicarse, pero, en última instancia, como dijo antes, es un híbrido. Por lo tanto, sus actuaciones tratan de estar en un lugar en el que no importa qué idioma hable:

“Cuando hablas varios idiomas, vibran cuerdas diferentes de tu cuerpo, y sacas partes diferentes de tu carácter. Se trata de incorporar estos distintos caracteres en la historia y hacerlos parte de este mundo de ensueño. Aún estoy trabajando en ello, pero simplemente quiero hacerles viajar conmigo.”

Merit Ariane Stephanos cantará el 13 de julio en la ópera de Bushra El-Turk ‘Mujer en punto zero’ – una adaptación de la novela de la escritora y doctora feminista Nawal El-Saadawi – en el festival Shubbak.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónBlogsBlogs- CulturaEgiptoEntrevistasIsraelJordánLíbanoOriente MedioPalestinaRegiónVideos y Fotos Historias

MEMO Staff Writer