Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

“Jugar con arena en una tormenta de arena”: Opiniones palestinas sobre el Walled Off Hotel de Banksy

El Walled Off Hotel de Banksy se inauguró en marzo de 2017 en Belén, Palestina.
El Walled Off Hotel de Banksy en Belén abrió sus puertas en Marzo de 2017 [Naima Morelli / Middle East Monitor]

 

¿Alguna vez has salido a tomar un café con alguien y, tras unos minutos de conversación, te has dado cuenta de que a la otra persona no le interesa lo más mínimo lo que estás diciendo? Cada vez que intentas comunicarte es como si estuvieras hablándole a una pared. Es confuso. ¿Por qué pedirme un café si no va a haber una conversación? En su lugar, se produce un monólogo y sientes que simplemente eres un espejo para el ego del otro. No es agradable.

Muchos palestinos sienten lo mismo respecto al artista grafitero Banksy y su nuevo proyecto, el Walled Off Hotel (“Hotel Amurallado”). Comercializado como “el hotel con las peores vistas del mundo”, se encuentra a cuatro metros del muro de apartheid israelí en Belén. La intención del hotel es atraer a turistas a la Cisjordania ocupada y educarles sobre el arte y el conflicto.

 

Atrayendo a un nuevo tipo de visitante a Palestina

Giulia Riva – bloguera en blocal-travel.com – visitó hace poco el Walled Off Hotel. Observó que el proyecto de Banksy le da a otro tipo de audiencia la oportunidad de ser testigos de la vida palestina bajo la ocupación. Para llegar el hotel, los visitantes deben pasar por un punto de control militar -los famosos check-points-, atravesar la entrada del muro y observar la impotencia de los palestinos y los abusos de los soldados israelíes.

Ella no cree que Banksy concibiera el hotel como un negocio. Para ella, no hay nada de malo en usar su nombre para llamar la atención sobre asuntos importantes. “Es algo que Banksy puede hacer muy bien, y la parte del ‘marketing’ es una parte integral de su arte.” Señala que, al fin y al cabo, muchas ONGs intentan llevar a famosos para proporcionar testimonios o actuar como embajadores. “Por lo tanto, no creo que Banksy esté ‘utilizando’ el conflicto entre Israel y Palestina para hablar de sí mismo.”  

El Walled Off Hotel de Banksy se inauguró en marzo de 2017 en Belén, Palestina.

El desapego postmodernista no es el camino a seguir

El grafitero palestino Hamza tiene una opinión muy diferente. “Construir un hotel para mostrar el muro de apartheid es como establecer un hotel al lado del campo de concentración de Auschwitz durante la II Guerra Mundial”, argumenta. Cuando descubrió el Walled Off Hotel, su reacción inmediata fue pensar que Banksy estaba intentando capitalizar el sufrimiento de los palestinos. “No por fama – no lo necesita -, sino para ‘estar allí’”.

Aunque existen opiniones como la de Guilia entre sus amigos, señala que todos ellos son artistas, cineastas o personas con lo que ella llama “trasfondos intelectuales”. “Creen que el hotel destaca el apartheid y llama la atención sobre él. Sin embargo, para mí, está claro que Banksy está hablando del conflicto sin adoptar ninguna postura, es como jugar con arena en una tormenta de arena.”

Esta visión postmodernista desapegada del conflicto es lo que más critica Hamza. “Está considerando la lucha – no el conflicto – como si fuese un pequeño malentendido entre dos vecinos. No es la realidad”. La mayoría de las obras de arte son un juego y carecen de radicalidad, insiste. “Claro, puede que la ironía atraiga a los visitantes, pero, según mi punto de vista, el hotel es sólo otra obra de arte de un famoso.”

Igualando a la víctima y al verdugo

La trabajadora social Shatha Safi vive en un campamento de refugiados en Belén. Ha estado interesada en todo tipo de arte desde que era muy joven, desde el más sofisticado a la cerámica. Siempre ha sido muy fan de Banksy, especialmente de su grafiti en el muro de segregación. Sin embargo, cuando descubrió el Walled Off Hotel, su primera reacción fue de sorpresa. “No sabía qué pensar, porque esta vez no es sólo arte callejero, es un hotel real que contiene el arte de Banksy, así que es más un negocio, que no beneficia a la economía local, sino más bien a los pocos hombres de negocios involucrados en el proyecto.”

Aunque considera que Banksy es un gran artista que no necesita más fama o dinero, sospecha que su interés en construir el hotel deriva de su necesidad de permanecer constantemente en primer plano.

“Existen dos tipos de palestinos pro-Banksy: uno es el artista y otro es el hombre de negocios.” Shatha cuena que el artista cree que el arte de Banksy es importante y representa una gran expresión de nuestra lucha, y espera poder contactar con él y su trabajo en el futuro. “Por otra parte, el hombre de negocios en Palestina se interesa por los aspectos comerciales y turísticos que surgirán del hotel.”

Respondiendo a la crítica de que las obras de arte del hotel se centran en la violencia más que hablar de esperanza, sugiere que a la gente no le importaría mucho el arte de Banksy si representara la esperanza. “El conflicto es más fuerte que la esperanza”, añade.

Este ethos subyacente se deja ver en las obras exhibidas en el hotel. Aunque Banksy intenta mostrar simpatía por los palestinos, está claro que piensa que los palestinos son igual de violentos que el solado israelí. Por esta razón, muchas de las obras del hotel no lograron impresionar a Shatha, la gran fan de Banksy. “Muestran las dos partes del conflicto israelí-palestino, ‘igualando a la víctima y al verdugo’”, explicó.

El Walled Off Hotel de Banksy se inauguró en marzo de 2017 en Belén, Palestina.

Shatha Safi cree que este tipo de arte – tremendamente irónico – necesita de una audiencia bien informada sobre el conflicto y capaz de entender y analizar el arte contemporáneo. Por esto mismo cree que el Walled Off Hotel no causará un gran impacto.

Más allá de la representación de la lucha

Marck Emaya estudia Bellas Artes en Palestina, y se introdujo en el arte gracias al grafiti. Es bastante crítico con Banksy; cree que es un “vendido”. “Mi opinión sobre su obra en general es que roba el estilo del artista francés Blek Le Rat, y sigue los temas más candentes en las noticias”, explica. Según Emaya, Banksy busca, básicamente, ser el foco de atención y crear imágenes provocativas para sorprender al espectador. “Y esto”, insiste, “es una forma barata de conseguir fama.”

Cuando se enteró de la existencia del Walled Off Hotel, Marck pensó que tan sólo era otro artista intentando sacar dinero de la lucha palestina. Su visita al hotel confirmó esta opinión. “Es obvio que el hotel sólo está hecho para el negocio y para atraer a turistas, no para los palestinos. ¿Por qué iba a ir un palestino a un hotel que muestra algo que ve todos los días?”

Señala que es irónico que la obra de Banksy predique una ‘ideología revolucionaria’, pero que sea exhibida en un hotel; una actividad capitalista destinada a sacar dinero. “Es como si exhibieras retratos de Lenin o Marx en un banco. No funciona así.”

Las obras de arte exhibidas en el hotel no hacen más que reiterar una conocida imagen de Palestina, sólo que en el ‘estilo de Banksy’. Además, como señalan Hamza y Shatha, desvirtúa a las partes del conflicto, presentando una visión superficial del asunto; ,algo en lo que Marck coincide.

“De verdad creo que la gente tiene que ver la realidad de la situación en Palestina”, insiste, “y darse cuenta de que aquí el problema no trata de un conflicto inherente entre religiones o grupos de personas. Necesitarían bucear en la historia y darse cuenta de que los judíos eran parte de la sociedad palestina hasta que irrumpió el sionismo”. La sugerencia de Marck a Banksy es que deje de considerar el conflicto desde fuera y que, en su lugar, produzca obras sobre la vida diaria de la población. “No digo que los palestinos ya no sufran bajo la ocupación, pero hay otros muchos aspectos de la vida palestina de los que nadie habla y nadie conoce.” Señala que la lucha de los palestinos contra la ocupación ha sido representada a lo largo de los últimos 50 años. “Así que representarla otra vez no será de ayuda, a menos que un artista tenga algo nuevo que decir, lo que dudo que sea posible”.

 

El arte necesita ser más humano

El Walled Off Hotel es un acontecimiento menor tanto en el mundo artístico como en la historia de Palestina; igual que tomarse un café con alguien que necesita liberar su ego no es una experiencia inolvidable. Sin embargo, el hotel de Banksy nos brinda la oportunidad de reflejar el papel del arte en contextos delicados, como es la situación en la Palestina ocupada.

El arte no necesita ser más ingenioso o irónico. Tampoco debe ser didáctico o tomar partido. Los artistas tienen que tener corazón, empatía; la capacidad y la voluntad de escuchar. Aunque para ello tienen que salir de la jaula de su propio narcisismo. Esto no hará un arte más ‘cool’, pero sí más significativo. Más humano, de hecho.

El Walled Off Hotel de Banksy se inauguró en marzo de 2017 en Belén, Palestina.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónBlogsBlogs- CulturaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba